Fútbol
Sebastián Martínez Christensen 539d

Un vistazo al talento incomprendido de Wes Hoolahan

 

LILLE --Cuando uno piensa en el fútbol irlandés, automáticamente lo asocia con potencia y pasión, no necesariamente dos de los principales atributos de Wes Hoolahan.

Dos de los principales exponentes históricos de Irlanda son Roy Keane y Damien Duff, dos jugadores de mucho talento, pero también dos hombres que pelearán hasta el último segundo del partido y que se caerían a gritos con cualquiera que le diga lo contrario.

Irlanda sigue buscando sucesores de esa magnitud --Robbie Keane el más que se ha acercado--.

Si aceleramos hasta esta Eurocopa, y el partido inicial entre Suecia e Irlanda, inmediatamente se nos viene a la mente Wes Hoolahan.

El número 20 del equipo verde fue claramente el que el distinto de su equipo, anotó el primer gol de su seleccionado en el torneo continental, y seguramente sorprendió a aquellos que no están familiarizados con el fútbol irlandés.

Me imagino a un hincha neutral pensando “el 20 juega bien”, e inmediatamente buscando su nombre en Wikipedia.

Allí se dará cuenta que Hoolahan tiene 34 años de edad.

¿Dónde ha estado todo este tiempo?

La respuesta no es tan simple como parece.

Hoolahan estaba en el seleccionado irlandés sub-15, y su técnico en su momento, Vincent Butler, lo sigue llamando el “jugador más talentosos que dirigí en mi vida”.

Muchos clubes ingleses se acercaron a evaluar al en ese entonces adolescente irlandés, y todos sacaron la misma conclusión: “Es demasiado pequeño”.

Hoy mide 1,69, que no es tan bajo, pero es cierto que tenía muy poco músculo durante esos años, y los clubes de la Premier se alejaron.

Su carrera por ende comenzó en en el Shelbourne irlandés, donde jugó 133 partidos, y si bien sólo anotó 11 goles, es una leyenda en ese club al día de hoy.

Recién a los 24 años dejó la liga de su país, que no es la más fuerte, sólo para pasar al cuadro escocés Livingston, y más tarde a préstamo al Blackpool inglés, un club que hoy milita en la cuarta división de la Premier League.

A nivel selección recién lo convocaron a la mayor a los 26 años, y de hecho podríamos decir que a los 31 fue titular en el primer partido por los puntos para Irlanda.

Y lo curioso es que fue convocado gracias a que finalmente dio el salto a la Premier League a los 29 años, cuando llegó al Norwich City y encontró su lugar en el mundo; subió dos divisiones con el equipo verde y amarillo, y hasta llegó a ser capitán en un par de ocasiones.

Producto de ese éxito fue que el técnico de Irlanda Martin O´Neill, a diferencia de Giovanni Trapattoni, lo tuvo en cuenta.

El problema es que fue demasiado tarde para un jugador de su talento, sobre todo para alguien que representa a Irlanda, que no necesariamente tiene una historia de jugadores dúctiles.

Realmente creo que el prejuicio de su tamaño no lo ayudó, pero muchos de los mejores jugadores del mundo son igual o más bajos, por lo cual no termino de comprar esa teoría.

La realidad es que Hoolahan es tan brillante como intermitente, y esa la razón por la cual nunca se consolidó hasta llegar a Norwich City, y por la cual apenas tiene tres goles con su selección en 31 apariciones, de las cuales más de la mitad fueron después que pasó los 30.

La personalidad de Hoolahan es tranquila. No es un hombre combativo, y a veces eso lo confunden con falta de pasión, sobre todo para el irlandés, que toma esa virtud como condición necesaria.

Pero opiniones aparte, Hoolahan es uno de esos jugadores que se les escapó por las grietas a Irlanda, dado que en muchas ocasiones les hubiese hecho falta un jugador de su talento.

No obstante, el mediocampista no mira hacia atrás y quiere aprovechar el honor de representar a su país en una Euro.

“Estoy disfrutando cada momento al máximo”, admitió Hoolahan. "No miro hacia atrás".

Sea tarde o no, su selección necesita que vuelva a frotar la lámpara el miércoles, porque es victoria o regreso a casa para los irlandeses.

^ Al Inicio ^