Fútbol
Sebastián Martínez Christensen, Enviado 488d

Que no panda el cúnico

LILLE -- Entiendo que Italia jugó con apenas dos de sus habituales titulares ante Irlanda, una movida con la cual coincido para preservar piernas y evitar potenciales suspensiones, pero el nivel desplegado en el último partido de grupos, fue extremadamente pobre.

Patearon una sola vez al arco en el primer tiempo, recién al minuto 43, y totalizaron apenas cinco disparos en todo el partido.

Su híbrido 3-5-2 se transformó más en un 5-3-2 con Thiago Motta metiéndose entre los centrales, y Angelo Ogbonna tirándose hacia la izquierda, y pareció estar constantemente en puntas de pie a pesar de enfrentar a una Irlanda, que no necesariamente es muy dúctil en ataque.

De esta forma, el técnico Antonio Conte, perdió el invicto al frente de Italia aunque no puso excusas.

“La verdad es que ellos ganaron prácticamente todas las pelotas divididas”, declaró Conte. “Fue un partido muy físico, y hay que darles crédito porque jugaron con mucho ímpetu. A pesar de ello, creo que un empate hubiese sido lo más justo”.

Sinceramente no coincido con Conte, dado que fue incluso un planteo más mezquino que el habitual en un encuentro en el cual podías ser más agresivo sabiendo que no jugabas por nada.

Es cierto que Italia no era considerada por muchos como uno de los favoritos a quedarse con la Eurocopa, debido a un par de lesiones importantes en la previa y también un recambio generacional que lentamente se va dando en el Azurri.

No obstante, Italia siempre está en su elemento cuando se lo menosprecia, y generalmente suele sacar lo mejor de sí.

Para hacerlo tendrá que sortear un obstáculo bravísimo que es el candidato de muchos: España.

Estos dos gigantes del fútbol se verán las caras el lunes en Paris, aunque Conte alega que todavía no ha pensado en dicho encuentro.

“Acaba de terminar este partido, ya tendrá tiempo para enfocarme en España”, dijo Conte. “La realidad es que son uno de los equipos más fuertes del mundo”.

Para colmo de males para Conte, uno de los dos titulares que puso en la alineación, Andrea Barzagli, fue amonestado, y será uno de los cinco jugadores que esté a otra tarjeta de ser suspendidos.

El defensor Mattia De Sciglio, fue algo más autocrítico.

“Nos costó mucho en el primer tiempo”, admitió. “En el complemento levantamos un poco, pero hay mucho por mejorar”.

Lo bueno para Italia es que si bien el sorteo les jugó una mala pasada porque los cinco campeones del mundo europeos están del mismo lado de la llave, el mal nivel del miércoles no es para preocuparse.

Después de todo, los titulares estarán descansados y con menos presión que España, que partirá como la favorita.  

^ Al Inicio ^