Fútbol
Paola Núñez, ESPN Digital 482d

Francia ofrece su platillo fuerte, los octavos de final de la Euro

Los ‘favoritos’ históricos, los denominados pesos pesados: Alemania, Francia, España e Inglaterra se eliminarán entre ellos, mientras del otro lado Croacia y Portugal apuntan como los favoritos entre ocho equipos que han sorprendido, enamorado o entretenido ya sea por su desparpajo o su coraje.

Es el rostro de los octavos de final de la Eurocopa 2016.

La Euro 2016 es un torneo que se desarrolla a dos velocidades, con goles a cuenta gotas -- 1.92 por partido, el peor promedio goleador en 40 años--.

Es también el torneo de los goles tardíos y la de los delanteros desaparecidos. La afición inglesa organiza una campaña de ‘crowfunding’ para pagarle el viaje de vuelta a casa a Raheem Sterling; Robert Lewandowski sigue sin estrenarse, Zlatan Ibrahimovic se fue sin pena ni gloria y Cristiano Ronaldo apenas va despertando.

Pero lo mejor está por venir con los encuentros que arrancan este sábado.

 

Suiza vs. Polonia

Uno de los choques más igualados del lado ‘modesto’ de la Euro. Dos equipos similares en estilo y con una historia por escribir. Ambas selecciones superaron la fase de grupos por primera vez en su historia dejando una buena impresión, al menos en defensa. Polonia continúa sin recibir gol y Suiza, apenas uno.

Los suizos le sacaron un empate 0-0 a la anfitriona Francia. Que los goles han llegado a cuenta gotas; Suiza solo ha logrado marcar en jugada a balón parado (el único de los 16 que aún está por marcar en jugada abierta), mientras los polacos han dependido de chispazos al contragolpe.

Pero talento habrá de sobra para hacer un partido vistoso. Granit Xhaka ha sido lo más destacado en la creación del cuadro suizo con 283 pases en la fase de grupos, superado únicamente por Toni Kroos.

Del otro lado, Arkadiusz Milik, Jakub Blaszczykowski y Grzegorz Krychowiak han sacado la casta para llevar a Polonia a una histórica clasificación a la primera fase de eliminación directa a falta de ayuda de Lewandowski, quien aún está por estrenarse como goleador en esta Euro.

Croacia vs. Portugal

Hay quien dice que aquí saldrá un finalista. Sin duda será uno de los choques más atractivos de la ronda de octavos. Aunque Portugal se convirtió en el primer equipo en la historia de la Euro en avanzar a base de empates y Cristiano Ronaldo apenas ha empezado a carburar; pesa la camiseta y el máximo goleador histórico de Portugal, Champions League y el Real Madrid, es un peligro latente.

Quizás al cuadro luso le falta lo que a Croacia le sobra de calidad en la media con jugadores como Ivan Rakitic, Marcelo Brozovic o Ivan Perisic, que ya demostraron que aún sin el maestro de ceremonias Luka Modric son un rival de cuidado. Croacia, que ya venció a la vigente campeona europea, cuenta además con una sólida defensa.

Eso sí, tendrá que andarse con cuidado, pues hay seis titulares a una tarjeta de cumplir ciclo (Brozovic, Ivan Strinic, Domagoj Vida, Perisic, Darijo Srna y Sime Vrsalijko). Otro inconveniente nada insignificante para los croatas es que los lesionados Mario Mandzukic y Luka Modric siguen en duda. Aún así, han demostrado que con jóvenes como Nikola Kalinic pueden compensar las ausencias.

Gales vs. Irlanda del Norte

Irlanda del Norte es uno de esos equipos románticos en peligro de extinción que nos recuerdan porqué nos gusta tanto el futbol. Sin estrellas y sin otra obligación que dejarse el alma ganen o pierdan -- aplica también para la grada. En una era donde el juego gira en torno a la mercadotecnia, los norirlandeses son puro corazón.

Con Michael McGovern, un arquero sin equipo que ha terminado la fase de grupos con 16 atajadas, más que cualquiera de los 24 participantes.

Con Will Griggs, un atacante que no ha disputado un solo minuto pero que ha conquistado Europa gracias al fervor de un aficionado de su club, el Wigan de la tercera división inglesa.

Los hombres de Michael O’Neil y su futbol rudimentario sobreviven como pueden, pero lo hacen con orgullo.

Así llegaron a los octavos en su primera participación en la Eurocopa en la historia y de igual forma piensan seguir hasta que su defensa resista.

Para lograrlo tienen que vencer al no menos refrescante cuadro galés; que con su dosis de orgullo tiró mandó a Inglaterra a la llave ‘pesada’ gracias al innegable talento de sus estrellas, Aaron Ramsey, Neil Taylor, Joe Allen y Gareth Bale, máximo goleador del torneo con tres tantos (uno por partido) y el jugador con más disparos a gol, once.

Una cosa está clara: ninguno de los dos quiere ser el primer británico, de cuatro, en volver a casa.

Hungría – Bélgica

La calidad individual de los jugadores belgas es indiscutible. Hombre por hombre, Marc Wilmots ha logrado conjuntar a un equipo temible, desde Thibaut Cortouis hasta Romelu Lukaku pasando por Eden Hazard o Axel Witsel.

Pero como equipo padece de personalidad múltiple. Como puede tener un buen día para asediar al rival hasta sofocarlo, como hizo con Irlanda, como puede sucumbir a la presión sin poder conectarse, como hizo con Italia.

Hungría presiona, y mucho. Sólo Portugal, Inglaterra y Alemania han creado más oportunidades que Bélgica (59), pero Hungría resulta mucho más eficiente. En 22 intentos menos, han realizado la misma cantidad de disparos a gol que los rivales, 17. Hungría, con el pintoresco arquero Gabor Kiraly como símbolo y jugador más veterano del torneo, y Balazs Dzsudzsak como el cazagoles más letal del torneo tras marcar dos tantos desde fuera del área, ambos a raíz de un rechace, el espectáculo está garantizado.

Dzusdsak tendrá que cuidarse de festejar con la camiseta puesta, pues está a una tarjeta de ganarse una sanción.

Alemania – Eslovaquia

El campeón del mundo no ha hecho gran cosa por dar seguridad a su afición.

Joachim Löw cuenta con el mejor pasador del planeta, Toni Kroos, quien suma 323 pases completos a un 93 por ciento de acierto, más que cualquier jugador en la Euro, y una de las defensas más sólidas.

Solo Alemania y Polonia han logrado finalizar la fase de grupos sin recibir un solo tanto. Pero le falta gol, y más grave, un referente en ataque. La Mannschaft suma apenas tres goles en el torneo, los mismos que su rival, que además ha demostrado solvencia en defensa, con solo un tanto en contra. Eso sin contar que ya despuntaban como matagigantes desde la fase de clasificación, cuando vencieron por 2-1 a España acabando así con una racha de 36 partidos sin perder del vigente monarca europeo.

Italia vs. España

Ya lo ha dicho el capitán español, Iker Casillas, en alguna ocasión: “yo de Italia no me fío nunca”. Y el sentimiento es mutuo; tanto disgusto causó a los italianos que España cayeran ante Croacia en el último partido de la fase de grupos como a los ibéricos, que verán una reedición de la final de 2012 demasiado pronto.

De los ocho emparejamientos, Italia y España probablemente son los rivales que mejor se conocen después de 34 enfrentamientos, con diez victorias por bando y 14 empates. Y esta es la tercera Eurocopa al hilo en que se tienen que ver las caras. Italia acudió al torneo con el que probablemente sea el equipo menos impresionante en su historia.

Aún así, se aseguró el primer lugar de grupo cayendo en su último partido de la fase de grupos ante Irlanda, tras dos contundentes victorias sobre Bélgica y Suecia. Como no podía ser de otra manera, la fuerza de Italia radica en su soberbia defensa y su letalidad al contragolpe, si bien todo su aparato defensivo (Leonardo Bonucci, Andrea Barzagli, Gianluigi Buffon y Girogio Chiellini) está apercibido de sanción. España también es fiel a su estampa y su eterno idilio con el balón. Iniesta mediante, son el equipo más efectivo al pase con el 93 por ciento de efectividad y un 61 por ciento de la posesión. Le falta, sin embargo, esa chispa en ataque ante los rivales de envergadura.

Francia – Irlanda

La anfitriona cumple con resultados, pero queda a deber con las expectativas de su juego.

Dimitri Payet ha fungido de héroe y salvador de la escuadra anfitriona, que no logra enamorar por más que Paul Pogba o N'Golo Kanté saquen a relucir esos detalles de calidad de jugador de otro planeta. Y es que a Francia le falta gol.

Antoine Griezmann ha resultado decisivo en un encuentro en el que entró en la segunda parte. Francia no logró pasar del empate ante una emergente Suiza y han firmado dos victorias, sobre Rumania y Albania, sobre el reloj.

Ni siquiera da para congratularse por quedar emparejado con uno de los teóricos débiles, pues el cuadro irlandés, a pesar de sus limitaciones, ya logró sacarle un disgusto ala histórica Italia.

El conjunto británico tiene, además, la ventaja de llegar libre de presión. El hecho de haber alcanzado los octavos es premio suficiente para el modesto cuadro irlandés.

Inglaterra – Islandia Lo malo para el cuadro inglés: ha quedado en la llave inconveniente, pues de vencer a Islandia, tendrá que enfrentarse al vencedor entre Francia e Irlanda en cuartos, y a Alemania, Italia o España en semifinales (suponiendo que no hay más sorpresas).

El paliativo: le tocó la ‘Cenicienta’ y en teoría no debería tener mayores problemas para avanzar a cuartos. Pero si hay algo que define a los islandeses es su ferocidad y auto respeto. Tan enternecedores o más que los norirlandeses al haber congregado al 8 por ciento de la población total del país en las gradas, como aguerridos y ambiciosos.

Su victoria sobre Austria -- un equipo que le sacó el empate a Portugal -- para avanzar a su primera fase de eliminación directa en cualquier torneo fue prueba de ello. Inglaterra, más allá de una idea que no vamos a tener vida suficiente para agradecerle, tampoco ha logrado gran cosa desde que ganara su Mundial hace 50 años, sobre todo en cuanto a la Eurocopa se refiere.

Por ejemplo, jamás ha ganado en ronda de eliminación directa jugando fuera de casa. El nombre pesa y mucho, pero ante un equipo compacto que no se acobarda ante nada, mucho tendrá que hacer Wayne Rooney en su nuevo rol de armador, o los Harry Kane, Daniel Sturridge y Raheem Sterlig de cara a gol para que no termine en una tragedia.

^ Al Inicio ^