Fútbol
Jordi Blanco | Enviado 540d

Suiza-Polonia marca el arranque de los octavos del 'Torneo de la Muerte'

SAINT MARTÍN DE RÉ -- Este sábado comenzará en Saint-Etienne, con el duelo entre Suiza y Polonia, la ronda de octavos de final de una Eurocopa que en Alemania ya han bautizado como 'El torneo de la muerte'.

Desde Berlín y hasta Madrid, pasando por París, Roma o Londres se llevan las manos a la cabeza al contemplar la confección de un cuadro que coloca a 20 títulos del Mundo o de Europa por un lado... Y apenas a dos finalistas europeos por el otro.

Y ello invita a mirar con interés el lado 'débil', desde el cual comenzarán las eliminatorias para descubrir si el ganador del Croacia-Portugal (el choque que cerrará el sábado) es capaz de cumplir el pronóstico de alcanzar las semifinales frente a Bélgica, que jugará el domingo ante la sorprendente Hungría.

"Ganar en el grupo se convierte en una pesadilla", se escribió en Sport1, considerando que la campeona del mundo debería jugar ante España, Italia o Francia antes de llegar a la final, mientras la segunda clasificada de su grupo, Polonia, fue a parar al otro lado del cuadro.

"No podemos vivir de haber ganado a España, pero fue un gran golpe moral para nosotros", admitió Ante Cacic, seleccionador croata, quien avisó del peligro que entraña tanto el partido frente a Portugal, empujada por Cristiano Ronaldo, como la consideración de debilidad que se estima alrededor del campeonato.

"Vine a ganar, no a jugar solo tres partidos", avisó Gareth Bale, presentador de la candidatura galesa y coincidente con su capitán, Ashley Williams, quien admitió que conquistar la primera plaza debería ser "el comienzo del sueño".

Galeses e irlandeses del norte tomarán este sábado París en las horas previas a un partido histórico, que conducirá al ganador hacia Lille a la espera de Bélgica, siempre que Hungría, que llegó al torneo como una de las candidatas a ser eliminadas más temprano, no siga dando sorpresas.

CALENTANDO MOTORES
La capital francesa se adivina ya a estas horas un hervidero de emociones, por cuanto el lunes será el escenario del España-Italia que enviará a casa a una de las protagonistas de la final de 2012.

El domingo llegará la 'fiesta nacional' con el epicentro en Lyon, donde Irlanda buscará su revancha personal con los franceses al cabo de casi siete años de que una mano de Henry les apartara del Mundial de Sudáfrica.

Horas después, en Lille la relajada Alemania de Löw deberá cumplir la lógica frente a la Eslovaquía que dejó en la calle a Rusia.

Todo comenzará, sin embargo, con el partido entre dos secundarias de lujo como se considera a Suiza y Polonia. Clasificados ambos equipos por detrás de Francia y Alemania respectivamente, los helvéticos, que disputan su cuarta Eurocopa, nunca habían superado la fase de grupos mientras que los polacos, que siguen esperando la eclosión goleadora de Lewandowski, están presentes en su tercer torneo continental, siendo también debutantes más allá de la primera fase.

^ Al Inicio ^