Fútbol
Jordi Blanco | Enviado 482d

Francia, favorita sin excusas ante la aguerrida Irlanda

SAINT MARTÍN DE RÉ (Jordi Blanco, enviado) -- La hora de la verdad llegó para la Francia de Deschamps. En Lyon, y ante una Irlanda con ansias de seguir haciendo historia, les Bleus deben hacer valer su papel de favoritos porque nada excusaría una eliminación este domingo.

La armada verde de Martin O'Neill se presentará en el nuevo estadio del Olympique con la ilusión por bandera, un ejército de 30 mil pacíficos pero ruidosos seguidores y un plan muy específico para hacer saltar la banca: ceder la iniciativa a los franceses pero presionarles hasta la asfixia.

Campeona mundial en 1998 y de Europa en 2000, bajo el embrujo de un Zidane que se despidió del equipo nacional de mala manera, la selección francesa ha transitado por una auténtica montaña rusa los últimos tres lutros.

Derrumbada en la fase del grupos del Mundial en 2002 y eliminada por Grecia en los cuartos de final de la Eurocopa de 2004,los penaltis le apartaron del título Mundial en 2006 antes de que en los dos siguientes torneos, Eurocopa 2008 y Mundial 2010, fuera otra vez enviada a casa a las primeras de cambio.

España y Alemania, en los cuartos de final de Eurocopa y Mundial últimos, fueron los que la dejaron a medio camino de recuperar ningún trono y volviendo a casa en un gran torneo toda la Francia futbolística sueña con reverdecer esas sensaciones...

Pero las dudas a lo largo del campeonato se han ido haciendo hueco alrededor de la selección.

ESPERANDO...
Confiando en Pogba fue Payet quien de entrada solventó la papeleta ante Rumania; Albania puso de los nervios a todo el paíshasta que Griezmann le sacó del atolladero y frente a Suiza cerró su pase como primera con una frialdad que descolocó a todo el mundo.

Deschamps ha decidido enclaustrar a sus hombres y alejarles de todo el ruido mediático por más que la pareja de la que más se esperaba que dominase el tiempo de los partidos, Pogba y Kanté, se haya mostrado muy alejada de lo esperado.

Ausente el medio del Leicester ante Suiza, todo hace pensar que recuperará su puesto ante Irlanda junto al crack de la Juve y Matuidi, confiándose en que arriba Griezmann sea capaz de enterrar definitivamente ese debate que sigue abierto por la ausencia/castigo de Benzema.

¿Y delante? Ahí emerge, orgullosa, la figura verde de Irlanda, que sobrevivió a la goleada sufrida frente a Bélgica para cerrar con heroicidad su pase con un gol tardío de Brady ante la conservadora Italia.

De la armada verde pueden no esperarse maravillas futbolísticas, pero su carácter luchador y su orgullo inabordable acuden al primer plano para presentarle como un rival temible.

Ausente de la Eurocopa desde su única participación en 1988 (eliminada en la fase de grupos), Irlanda participa en un gran torneo por primera vez desde el Mundial de 2002, cuando fue eliminada en los octavos de final por España en la tanda de penaltis.

Ahora, a los mandos de un Martin O'Neill legendario como futbolista del mejor Nottingham Forest de la historia y de la gran Irlanda del Norte que disputó el Mundial de 1982, Irlanda llama a la puerta de la historia.

Y lo hace a través de un partido con dobles intenciones: pasar una ronda que se consideraría histórica y, de paso, sacarse la espina del robo sufrido ante los franceses en noviembre de 2009, cuando una mano de Henry les apartó del Mundial de Sudáfrica.

La batalla está servida...

^ Al Inicio ^