Fútbol
Paola Núñez 515d

Las claves del triunfo de Alemania frente a Eslovaquia

MADRID -- Alemania avanzó a cuartos de final de la Eurocopa con la ley del mínimo esfuerzo. El vigente Campeón del Mundo goleó 3-0 a Eslovaquia en un partido que dejó resuelto desde el minuto 40 confirmando su candidatura al título de Campeón de Europa.

Eslovaquia resultó poco rival para los de Löw, que nunca dieron visos de perder el control del encuentro. Sirvió además para sumar uno más a la colección de récords de la Mannschaft. Es la primera vez que un equipo mantiene la puerta a cero en sus primeros cuatro partidos de la Eurocopa.

1. PRECISIÓN ALEMANA
No había resultado tan evidente en los partidos anteriores; en parte porque el rival no le supuso gran reto y en parte porque ha ido afinando motores desde el inicio del campeonato. Si acaso Eslovaquia llegó a encontrar espacio para elaborar su juego fue en los primeros diez minutos. Una vez que Boateng adelantó a los germanos con un gol tempranero, no hubo manera de darles la vuelta. Los hombres de Jan Kozak disponían de recursos para poner en aprietos a los germanos y si por ahí se atrevían a probar lanzándose a la contra, eran detenidos desde la media. Fue rara la vez que Eslovaquia pudo pasar de tres cuartos de cancha. Alemania tuvo 61% de la posesión y completó casi 50% de sus 506 pases en el último tercio de la cancha (220) y menos de 30% hacia atrás (138). Naturalmente, esto les permitió tener más llegada a la puerta contraria y por primera vez en el torneo sumaron 21 intentos, siete de ellos a puerta. Importante notar la efectividad a balón parado. Aunque Özil falló desde el punto penal, el primero y el tercer tanto llegaron en un cobro –el de Boateng a los ocho minutos-, en el contrarremate.

2. LÖW ACIERTA

Joachim Löw repitió con Mario Gomez como '9', pero esta vez Mario Götze se quedó en la banca. El dominio de las bandas fue entregado a los jóvenes, los laterales Kimmich y Hector, quienes dieron profundidad al juego y abrieron el campo para los alemanes, y Draxler, quien fue un peligro constante por izquierda. Müller atacó por dentro, jugando detrás de Mario Gomez, que siempre estuvo listo buscando el remate. El juego alemán fue más efectivo, mejor organizado y las labores estuvieron repartidas de manera más homogénea. Tanto, que Toni Kroos completó 'únicamente' 87 pases -no había bajado de 100 en los tres partidos anteriores- y aun así Alemania registró números globales similares en posesión y toque a los encuentros anteriores. Cabe destacar, de nuevo, que Eslovaquia opuso mínima resistencia; apenas registró dos disparos a puerta y en ambos casos Manuel Neuer estuvo atento para salvar. Habrá que ver si la apuesta resulta frente a un rival con mayor jerarquía que no esté condicionado por un gol tempranero.

3. DRAXLER

Las piezas más jóvenes en la selección alemana están encajando a la perfección y esta vez tocó brillar al atacante del Woalfsburgo, que a los 22 años de edad se ha convertido en el jugador más joven en marcar y dar una asistencia en el mismo partido de la Euro desde que Cesc Fábregas lo hiciera a los 21 años en 2008. Y en ambos casos lo hizo con dos detallazos de calidad. Protagonizó la que probablemente fue la jugada más bonita del partido llegando hasta la línea de fondo por izquierda para poner un pase retrasado a Gomez, quien cabeceó para el 2-0. En la segunda parte, el ex jugador del Schalke dio muestras de gran técnica al marcar el tercero en un cobro de esquina de Toni Kroos. Solo en el área, se tomó su tiempo para dar dos pasitos para atrás midiendo la caída del cabezazo hacia atrás de Hummels para marcar de media vuelta.

^ Al Inicio ^