Fútbol
Sebastián Martínez Christensen, ESPN Digtial 499d

La Gales de Gareth Bale muere con la frente en alto

LYON -- Probablemente lo último que quieran hacer los dirigidos por Chris Coleman, sea recordar esta dolorosa derrota ante Portugal.

Pero eso es exactamente lo que va a hacer una nación entera durante años y años.

Gales acaba de hacer el mejor campeonato de su historia y en su patria será un torneo recordado con orgullo por mucho tiempo.

“Duele mucho”, admitió el técnico Chris Coleman. “Pero los muchachos tienen que entender que todo el país está orgulloso de ellos”.

A fin de cuentas hoy se toparon con un rival superior, Portugal, que aprovechó tres minutos letales en el comienzo del complemento.

“Quiero felicitar a Portugal, porque hoy tenían un plan y lo ejecutaron a la perfección”, continuó Coleman. “Hicimos todo lo posible por generar posibilidades de gol y no pudimos. Para ganar un campeonato hace falta un equipo, y Portugal tiene buenas chances”.

Al término del partido, todos los aficionados galeses se quedaron para cantar y aplaudir a sus representantes. A varios jugadores de Gales se los vio emocionados.

“Nuestros hinchas son los mejores”, enfatizó Coleman. “La atmósfera fue increíble y ahora buscaremos clasificar al Mundial”.

Definitivamente la ausencia de Aaron Ramsey, quien en mis ojos había sido el mejor jugador del torneo para Gales hasta el momento, pesó y bastante.

“No hay dudas de que echamos de menos a Aaron”, concedió Coleman. “Cualquier equipo lo extrañaría y hoy creo que nos mostramos algo cansados”.

Gareth Bale tampoco puso excusas.

“Estamos decepcionados, pero luchamos hasta el final”, dijo Bale. “Gracias a todos nuestros hinchas, y les pido disculpas que no pude hacer más”.

Varios históricos de Gales se hicieron presentes en el estadio de Lyon, y uno de ellos fue Ian Rush.

“Sabía que necesitaríamos algo especial para ganar este partido”, declaró el ex jugador de la selección de Gales. “Portugal golpeó rápido en el complemento y no nos pudimos recuperar. A pesar de la derrota, tengo el pecho inflado”.

Otro de los grandes ídolos de Gales se llama Gary Speed, quien jugó casi dos décadas para el dragón y luego fue el técnico hasta su muerte en el 2011.

Él estuvo presente cuando apenas se presentaron siete hinchas para ver un amistoso ante Noruega en 1985. Y hoy estuvo aquí en Lyon su padre Roger, quien se puso a llorar cuando los simpatizantes galeses coreaban el nombre de su hijo.

Lágrimas de orgullo porque el sueño de su hijo se cumplió.

En esta Eurocopa, Gales se enfrentó a los mejores, y pese a quedar eliminado, se va con la frente en alto.

^ Al Inicio ^