Fútbol
Jordi Blanco | ESPN Digital 27d

La UEFA amenaza al París Saint-Germain

PARÍS -- La UEFA mantiene especial atención en los movimientos financieros del PSG, señalado tras el fichaje récord de Neymar y denunciado a partir del truco utilizado para incorporar a Mbappé. Forzado por las circunstancias, el máximo organismo del fútbol europeo ha trasladado un aviso claro al club: o cumple el fair play financiero o será expulsado de las competiciones continentales.

Nasser Al-Khelaifi trasladó a la opinión pública su “tranquilidad” porque los informes que manejaba el PSG no le hacían sospechar ninguna dificultad, pero de puertas adentro esa calma se intuye falsa y en el Parque de los Príncipes se buscan a la desesperada aumentar los ingresos de explotación para no entrar en conflicto con el máximo organismo del fútbol europeo.

Con el Barcelona apartado del plano por ser actor directo, el Comité de Control Financiero de Clubs, órgano encargado de auditar las cuentas y velar por el equilibrio presupuestario de la UEFA, recibió las quejas formales de Juventus, Bayern y Real Madrid, entre otros, por la forma de actuar del PSG. Y advirtió a Jean Claude Blanc, director general del club, que si al finalizar esta temporada sus gastos superan en 30 millones los ingresos será apartado de los torneos europeos.

Antes de que explotase en el vestuario la guerra entre Neymar y Cavani que ha acabado por provocar una suerte de cisma entre la plantilla del líder de la Liga francesa, el club se movió para frenar cualquier riesgo por sus actuaciones financieras y su primera decisión fue, por orden del presidente y por encima del Director Deportivo Antero Henrique, poner en venta a más de media docena de jugadores de la plantilla.

Aquella decisión, apoyada en la necesidad de obtener ingresos para equilibrar las cuentas, provocó un evidente disgusto en un vestuario en el que la imagen de Neymar perdió mucho ascendente, más allá de un simple aspecto futbolístico donde su categoría está fuera de toda duda. Pero en los despachos del Parque de los Príncipes, un mes y medio después de comenzar la temporada, se sigue trabajando en aumentar en la medida de lo posible esos ingresos.

EXIGENCIA A NIKE

Y de hacerlo de manera que no considere la UEFA una operación ficticia o falseada, como se afirma fue la incorporación de Mbappé. De entrada se sabe ya que el PSG ha contactado con la multinacional Nike, con la que mantiene contrato, para mejorar de forma ostensible lo que recibe por vestir sus prendas.

El club galo recibe 25 millones de euros de Nike y argumentando su nueva imagen futbolística en Europa exige renegociar de forma urgente ese contrato,

bajo unas condiciones que se acerquen a los 100 millones anuales, cerca de lo que firmó el FC Barcelona.

El PSG, de hecho, espera un aumento de ingresos cercano al 40 por ciento a través de "ingresos internacionales, de patrocinio, marketing, entradas, derechos de televisión, beneficios ligados a los resultados deportivos, y giras” según un comunicado que el propio club dio a conocer a principios de septiembre y con lo que, entiende, no tendrá ningún problema con la UEFA.

^ Al Inicio ^