<
>

Por Jiménez, fans se aficionan a Lucha Libre y venden máscaras para obras benéficas en Inglaterra

play
Pequeño aficionado inglés se cambia a la selección mexicana por Raúl Jiménez (0:44)

El joven seguidor del Wolverhampton habló sobre su ídolo mexicano. (0:44)

Los aficionados de los Wolves, Manny Singh Kang y Jason Guy no sabían mucho sobre la lucha libre o las máscaras antes de que Raúl Jiménez se uniera al club, pero el interés en el deporte fue despertado por la celebración del mexicano Jiménez en la semifinal de la Copa FA, cuando anotó el primer gol contra Watford y se puso la máscara creada por su amigo Sin Cara.

"Seamos sinceros, ninguno de Wolverhampton era exactamente un experto en lucha libre", dijo Singh Kang, hablando con ESPN el miércoles. "Lo buscábamos en Google como locos después... tratamos de convertirnos en expertos de la cultura mexicana".

La famosa celebración de la máscara del delantero mexicano fue la comidilla de la ciudad en Wolverhampton. Singh Kang y Guy capitalizaron, encabezando una campaña de venta de máscaras a los aficionados para recaudar fondos para organizaciones de caridad locales: hasta el momento se han acumulado cerca de 600 libras (15,000 pesos u 800 dólares).

Las máscaras se compraron en cinco libras cada una y se están vendiendo en 10, con todas las ganancias divididas entre el Birmingham Children's Hospital, Cure Leukemia, Dementia UK y Breast Cancer Now.

Singh Kang y Guy no ponen mucha atención a los comentarios negativos del delantero de Watford Troy Deeney sobre el hecho de que Wolves y Jiménez habían perdido el partido después de su gol y celebración, porque quieren enfatizar que se trata más de recaudar dinero para buenas causas.

"Lo estamos haciendo todo para las organizaciones benéficas", dijo Guy. "Es un poco de diversión. Los aficionados de los Wolves son muy buenos en eso. Hemos abrazado a los portugueses y ahora lo mismo con nuestro mago mexicano".

No se necesita estar mucho tiempo en Wolverhampton para ver el impacto que Jiménez ha tenido y cómo los aficionados han adoptado al mexicano de 27 años del estado de Hidalgo.

El joven inglés Noah se sentó con su padre Ally en las afueras de Molineux antes de la victoria por 3-1 de los Wolves sobre el Arsenal el miércoles, con una camiseta verde de la selección mexicana que en la espalda tiene escrito "Raúl".

"Dice que apoya a México sobre Inglaterra", exclamó el padre Ally.

"¡Sí!", Respondió Noah.

En Molineux, hay una bandera de México en el techo del estadio, las camisetas de Raúl se venden en el exterior y la hinchada cantaba su nombre desde el segundo minuto contra el Arsenal. El delantero falló un par de oportunidades en el partido, pero recibió una gran ovación cuando salió del campo faltando ocho minutos para el final.

Y la “Raúl-manía” parece ser mutua. El mexicano no ha sido hermético, no se ha mantenido lejos de la gente en su nuevo hogar; por el contrario, ha estado visitando sitios locales y familiarizándose con los Midlands.

"Ha estado en West Park, ha estado en (West Midlands) Safari Park, ha estado en Drayton Manor, en el castillo de Warwick", dijo Singh Kang. “Él ama este lugar. Si miras sus historias de Instagram, no creo que alguien le diga que vaya a alimentar a los camellos en el parque safari, pero estuvo allí el otro día".

"Él ha adoptado lo que es Inglaterra y, obviamente, para alguien que viene de un clima extranjero, estás pensando, '¿Se integrarán? ¿Interactuarán?’ Está interactuando con todos los aficionados. Interactúa, firma cosas, responde a los aficionados y lo más importante es que anota".

En una ciudad que ha abrazado a su equipo multinacional en una temporada sensacional, Jiménez se ha convertido en uno de los jugadores más populares.

"Lo bueno de Wolverhampton es que es una ciudad muy diversa", dijo Guy. "La Universidad de Wolverhampton es una universidad especializada en idiomas, por lo que recibimos estudiantes no solo de todo el país, sino de todo el mundo".

A 5,444 millas de la Ciudad de México en Wolverhampton, parece que Jiménez ha encontrado un hogar lejos de casa.