Fútbol
ESPN 50d

Milan cerró como el rey del mercado italiano con 200 millones

MILÁN - El Milan fue el gran protagonista del mercado veraniego italiano, que concluirá oficialmente esta noche, al haber revolucionado a su equipo con una inversión que supera los 200 millones de euros para incorporar a once futbolistas.

El club milanés, cuyo fichaje estrella fue Leonardo Bonucci, reinó en una sesión que vio al vigente campeón Juventus apostar por la rapidez del brasileño Douglas Costa y Federico Bernardeschi y al Nápoles confirmar a su plantilla tras el gran fútbol practicado el curso pasado.

También fue el primer mercado de fichajes planeado en Italia por el director deportivo del Roma, el español Ramón Rodríguez "Monchi", que financió sus inversiones gracias a tres ventas millonarias: el egipcio Mohamed Salah, el argentino Leandro Paredes y el alemán Antonio Rudiger.

En las últimas horas previas al cierre oficial del mercado, el Torino pagó 20 millones de euros al Milan por el francés M'Baye Niang e incorporó al argentino Cristian Ansaldi, mientras que el Inter formalizó el fichaje del también francés Yann Karamoh, del Caen.

La entidad "nerazzurra" también anunció la cesión del brasileño Gabriel Barbosa al Benfica, que contará con una opción de compra a título definitivo al finalizar la próxima campaña.

El Sampdoria se reforzó con el delantero colombiano Duván Zapata, procedente del Nápoles, y el Lazio anunció la llegada de los jóvenes portugueses Bruno Jordao y Pedro Neto, ambos crecidos en el Braga.

Fue una sesión de mercado que estableció además el récord absoluto de gastos en la historia de la liga italiana, al alcanzar los 850 millones de euros y al superar el registro de 2016, cuando se invirtieron cerca de 790 millones.

El Milan fue protagonista ya desde junio, cuando empezó las negociaciones para la renovación de contrato del joven portero Gianluigi Donnarumma, internacional italiano pretendido por los principales clubes europeos, entre ellos el Real Madrid.

Tras unas bruscas rupturas entre el club y el agente de Donnarumma, Mino Raiola, las dos partes volvieron a acercarse y anunciaron la permanencia del jugador, lo que abrió una triunfal sesión de mercado para los "rossoneri".

En pocas semanas, la nueva propiedad china del Milan fichó a Leonardo Bonucci, Fabio Borini, Antonio Donnarumma, Andrea Conti, los argentinos Mateo Musacchio y Lucas Biglia, el portugués André Silva, el suizo Ricardo Rodríguez, el marfileño Franck Kessie y el turco Hakan Calhanoglu.

El delantero croata Nikola Kalinic cerró los fichajes de un club que proporcionó a su técnico, Vincenzo Montella, una mezcla de jugadores jóvenes y de experiencia que convierten a los milaneses en un equipo que puede complicar el dominio del Juventus.

Los propios turineses aceptaron la salida de Bonucci, cuya relación con el entrenador Massimiliano Allegri se había roto, e invirtieron sobre todo para reforzar sus bandas y favorecer el 4-2-3-1 ofensivo utilizado en la última campaña.

Gastaron más de 80 millones de euros para incorporar a Douglas Costa y Bernardeschi, mientras que reforzaron las otras zonas del campo con el medio francés Blaise Matuidi, el lateral Mattia De Sciglio y el defensa alemán Benedikt Howedes.

Si Milan y Juventus realizaron gastos significativos, el Nápoles fue el club que, entre los grandes, llevó a cabo menos cambios.

Los "azzurri" ficharon al argelino Adam Ounas y al portugués Mario Rui, dos futbolistas que salen como sustitutos de los interpretes que alcanzaron la tercera plaza liguera y los octavos en la Liga de Campeones en la última positiva campaña.

El Roma de Monchi ganó más de 100 millones de euros gracias a las ventas de Salah, Rudiger y Paredes y selló además el fichaje más caro de su historia, al pagar 42 millones de euros al Sampdoria para hacerse con el checo Patrick Schick.

Por su parte, el Inter apostó por el español Borja Valero y el uruguayo Matías Vecino en el centro del campo, mientras que reforzó su defensa con el eslovaco Milan Skriniar, el brasileño Dalbert Henrique y el portugués, exjugador del Valencia, Joao Cancelo.

No fue un verano de grandes gastos para el club "nerazzurro", que prefirió limitar el número de cambios e incorporar a un técnico de gran experiencia como Luciano Spalletti, que se desvinculó entre polémicas del Roma.

Entre las demás operaciones, los argentinos Giovanni Simeone y Germán Pezzella dejaron al Génova y al Betis, respectivamente, para pasar al Fiorentina, el uruguayo Martín Cáceres fichó por el Hellas Verona mientras que su compatriota Gastón Ramírez se incorporó al Sampdoria.

También destaca el fichaje del internacional portugués Luis Nani por el Lazio, el del internacional costarricense Giancarlo González por el Bolonia y el del exjugador del Osasuna Alejandro Berenguer por el Torino.

^ Al Inicio ^