<
>

Cruz Azul y Tigres, más de una decena de transferencias en los últimos años

En los últimos 17 años, Cruz Azul y Tigres han compartido poco más de una decena de futbolistas, que en el mejor de los casos han respondido de buena manera para ambas escuadras y en el otro extremo, han fallado por cuenta doble.

Uno de los mayores casos de éxito es el de Javier Aquino, actual elemento de los felinos pero canterano celeste; el jugador oaxaqueño se estrenó con la Máquina en el Apertura 2010 y por más de cinco campañas se destacó por su regate y explosividad, que le llevaron a un doble título con los felinos.

Persiguiendo ese éxito aparece Sebastián Abreu, un 'Loco' goleador que anotó 18 goles en su primera campaña con la Máquina, para luego firmar siete tantos en 15 fechas jugando para los Tigres, su último equipo en el futbol mexicano para luego continuar con su travesía mundial.

Más cerca del bien que del mal aparecen Emanuel Villa y Óscar Pérez, atacante y portero que rindieron de gran manera con el club de la Noria, para en el futuro inmediato ofrecer gratas actuaciones con los de San Nicolás, que más temprano que tarde terminaron por venderles.

Una dupla que se marchó en 'paquete' a San Nicolás fue la de Tomás Campos y John Javier Restrepo, que por tres años compartió la media de contención en el Estadio Azul para luego coincidir en Tigres durante el Apertura 2006, su primer campaña tras el adiós celeste.

Otros dos mexicanos que cumplieron con ambas escuadras, pero que nunca fueron figuras, son Jaime Lozano y Gerardo Lugo, hombres que con más dedicación que espectacularidad pusieron un granito de arena partido a partido, sin alcanzar el nivel de referente que sí tuvieron Joffre Guerrón bajo el mando del 'Tuca' y Francisco Fonseca con la Máquina.

El 'Dinamita' fue el último hombre en vestir las dos camisetas y tras consagrarse como mejor jugador de la Copa Libertadores, llegó al conjunto capitalino, del que salió por la puerta trasera, siempre cuestionado por la afición local.

Con un breve paso por el Benfica, el 'Kikín' separó sus etapas en Cruz Azul y Tigres, a los que respondió con cuotas de goles contrastantes; en el equipo de la cementera selló dos temporadas de ocho tantos y una de siete, mientras que en los universitarios jamás pasó de las cinco dianas.

Omar Bravo, goleador histórico de las Chivas, también reforzó a los dos equipos, aunque en un total de 45 partidos disputados para ambos bandos consiguó sólo seis anotaciones, culminando cabizbajo cada faceta.