<
>

Torrado piensa que Cruz Azul debe motivarse con las burlas

Mexsport

Casi se cumple un año desde que Gerardo Torrado dijo adiós a Cruz Azul, un equipo en el que pasó más de una década, disputando finales, alzando un par de trofeos y con historias de éxito que hoy parecen lejanas.

Desde Indianápolis, a casi tres mil kilómetros de distancia, el 'Borrego' se mantiene atento al presente del club, consciente de las burlas que le aquejan y una crisis de la que saldrá más temprano que tarde, según sus previsiones.

"Me gustaría verlo arriba, en el lugar donde tiene que estar, porque tengo ex compañeros y amigos ahí que sé que deben estar sufriendo por la situación que atraviesa el club", explica en primera instancia para ESPN Digital, como un preámbulo del gris presente que atraviesa su ex equipo.

Hoy, el veterano mediocampista no comprende las risas y mofas que castigan a la institución, pero está seguro de que un jugador profesional debe sobreponerse a eso y más, ignorando a los detractores o saltando sobre ellos, como si de un trampolín se tratara.

"Muchas veces estás pensando en el qué dirán, pero al final no es bueno, siempre debes estar enfocado en tus cosas, poder crecer como futbolista y dejar esas cosas aisladas a un lado. Muchas veces, si lo quieres tomar, tómalo como una forma de motivación; que si los otros se burlan, eso me hará trabajar más para ser mejor y dar mejores resultados", añade con la sabiduría amasada en casi 20 años de trayectoria.

El tres veces mundialista sabe que hoy los mensajes de aliento deben venir de las entrañas del equipo y no de sus líderes de antaño, aunque también reconoce que no cualquiera está capacitado para los constantes retos que se presentan en la Máquina, un equipo diferente en exigencias y aspiraciones, que volverá a su grandeza.

"Cuando los resultados no se dan se forja un carácter, en base a trabajo siempre estás pensando en salir adelante, superarte y empezar a darle la vuelta a la situación, estar lo más arriba en la tabla, estoy convencido de que le darán la vuelta a la página rápidamente y se estará en los primeros planos otra vez", concluye con ilusión.

SIN SUPERSTICIONES

Torrado no cree en maldiciones, tiene fe ciega en el trabajo diario y lleva la constancia como bandera; aún con eso, no se cierra a la 'ayuda' que pudieran brindar terceras personas al cuadro celeste, incluida la 'Bruja Zulema' y su polémico ritual efectuado en las puertas de La Noria.

"Cada quién tiene una perspectiva de las situaciones y si ella cree que puede servir, adelante", declara con una dosis de escepticismo, consciente de que la verdadera solución se encuentra en cada par de piernas y en el planteamiento de Paco Jémez, con todo y las buenas referencias que le han hecho llegar hasta su nueva hogar.

A casi 12 veranos de su primer contacto con la casaca celeste, el 'Borrego' confiesa que no todos están hechos para militar en la Máquina, un club donde se puede crecer o fracasar según la mentalidad con la cuál se afronte cada uno de los retos, como las distintas finales en las que venció y cayó.

"Es una institución que te demanda una gran personalidad y carácter para poder sobrellevar, sobre todo la situación que está pasando... Mentalmente tienes que ser fuerte y luego desarrollar tu potencial como futbolista, sabiendo que estás en un club importante", agrega el de 37 años, aún reflexivo sobre su futuro profesional.