Fútbol
Paola Núñez, ESPN Digital 438d

Diego Costa rompe sequía de goles con la camiseta de España

MADRID -- Diego Costa no había visto puerta con la camiseta de España desde que se estrenó ante Luxemburgo en octubre de 2014. Su primer y, hasta hoy, único tanto con la selección. El atacante del Chelsea llegó a León con un paupérrimo bagaje como internacional: doce partidos y solo un gol y una asistencia, la que registró hace menos de una semana en el encuentro amistoso ante Bélgica. La situación del atacante generaba dudas entre afición y prensa local; a él, ansiedad.

Pero este lunes volvió a sonreír. Contribuyó al 8-0 sobre Liechtenstein con un doblete, dos cabezazos, que aumentan su cuenta a tres goles. Tras el cambio en el timón, dice sentir que por fin encaja en el juego de España, algo que ya se había hecho notorio en Bruselas. Hoy se ha quitado un peso de encima.

“Lo pasas mal (con la sequía). Un delantero necesita goles. Estoy participando mucho más en el juego y sabía que los goles iban a llegar”, dijo Diego Costa tras el encuentro.

Pese a la decepción de no poder volver al Atlético de Madrid este verano pese a los intentos de la directiva rojiblanca por cerrar su fichaje, la temporada ha comenzado de manera prometedora para el atacante, que ha firmado cuatro tantos en los cuatro partidos que ha disputado hasta el momento, contando los dos goles que ha registrado con el Chelsea.

Pero en esos dos años de sequía con España, a Diego le llovieron críticas, algo que no encajó del todo bien y de alguna manera recriminó tras el encuentro del pasado miércoles en Bruselas, cuando señaló que su buena actuación habría sido calificada como “factor decisivo” en la victoria por 0-2 “si fuese español natural y jugara en el Madrid o el Barça”. Lejos de llevarse una reprimenda pública por sus palabras, el técnico Julen Lopetegui les restó importancia y simplemente señaló que a Diego “lo queremos como es”.

Y con ese simple gesto se acabó la polémica, al menos de momento. Costa se mostró agradecido ante el espaldarazo y el hecho de que le dieran la oportunidad de jugar de inicio; incluso, alcanzó para explicar que sus palabras hace menos de una semana habían sido un “calentón”.

“De los compañeros nunca me quejo, les tengo que dar las gracias porque siempre me apoyaron y nunca me dejaron bajar los brazos. Las críticas son normales porque a los jugadores de la selección se les pide siempre más", destacó Diego Costa antes de agradecer “no sólo al míster, también a mis compañeros que nunca me dejaron y siempre me apoyaron”.

También se mostró consciente de que “un partido no va a cambiar las cosas” si no mantiene el ritmo goleador con la Roja algo que su técnico dijo confiar en que seguirá sucediendo en el futuro.

"Al final, los jugadores son los dueños de su destino, nosotros tratamos de ayudarles, pero Diego es un gran jugador y lo ha demostrado. Nos alegramos por él y también por Álvaro (Morata), que salió e hizo dos goles", dijo Julen Lopetegui en rueda de prensa tras el encuentro.

^ Al Inicio ^