Fútbol
Paola Núñez, ESPN Digital 410d

España domina, controla, pero... deja ir dos puntos

 

MADRID -- España tiró por la borda un partido que tenía controlado por completo por un descuido defensivo, pero también por no saber qué hacer con el balón.

El empate 1-1 ante Italia como visitante podría considerarse como gran resultado, pues el de Turín era el campo más difícil que los españoles debían visitar en los dos años de clasificación al Mundial 2018 y, han salido vivos de una cita clave, aunque se trata apenas de la segunda fecha del torneo.

Los Azzurri no han perdido en Turín en más de seis décadas y, de hecho, sólo han caído tres veces en casa en partido oficial, todos en encuentros de clasificación a la Eurocopa.

Si España tiene un rival difícil de vencer es Italia. Tanto que tiene un récord histórico perdedor en encuentros entre ellos: 15 victorias italianas, 18 empates y 12 victorias españolas.

Pero el combinado ibérico no cayó precisamente parado. El empate los privó de dos puntos que, más allá de un hipotético futuro lejano en el que podrían hacer la diferencia, por ahí de marzo de 2018, los obliga a meterse al campo de Albania, en sólo dos días, con cierta desventaja. Y es que la victoria de los albaneses sobre Liechtenstein los deja como líderes del grupo G con seis unidades, dos más que España e Italia.

Y no sobra recordar que, esta vez, la clasificación europea al Mundial saldrá carísima, pues sólo avanzarán de manera directa los primeros lugar de grupo y los segundos tendrán que jugar un repechaje.

La manera en que dejaron ir esos dos puntos deja mucha tarea por hacer para Julen Lopetegui. Fue a ocho minutos del final cuando Sergio Ramos cometió un penal absurdo (el cuarto en un mes, contando sus actuaciones con el Real Madrid).  Y de milagro no perdió, pues Italia anotó un tanto más que afortunadamente para la Roja fue anulado por fuera de lugar.

Lo sorprendente –y hasta cierto punto preocupante– fue que España había tenido a Italia completamente anulada hasta entonces. Fue hasta el minuto 76 que los locales tuvieron su primer tiro de esquina. Para entonces, la Roja llevaba más de diez. El tanto anulado a Italia a cinco minutos del final llegó como producto del primer y único disparo a puerta de los Azzurri, que en total, tuvieron sólo cuatro intentos.

España registró un aplastante 63 por ciento de la posesión con un 93 por ciento de efectividad al pase e incluso recuperó más balones que Italia, 31 por 30. Pero de nada le servirá tener un férreo control táctico si no saben qué hacer en el último cuarto de la cancha.

La Roja sólo pudo marcar gracias a un clamoroso error de Gianluigi Buffon en un mano a mano con Vitolo, pese a que en realidad fue el único equipo que generó jugadas de gol. España registró hasta 12 disparos, pero sólo tres de ellos fueron a puerta. Acabó con 13 oportunidades a balón parado por dos de Italia, pero también con más fuera de lugar, cuatro por tres.

Diego Costa, la gran apuesta de Lopetegui para liderar el ataque, volvió a ser el delantero gris que no lograba acoplarse al 4-3-3 de Vicente del Bosque y que Lopetegui volvió a emplear este martes. El peligro español vino siempre de segunda línea o desde la banda, ya fuera por las combinaciones entre Silva e Iniesta, las jugadas orquestadas por Koke para llevar peligro al área de Buffon o las carreras de Vitolo por el costado.

Es innegable que España ha mejorado mucho en menos de tres meses, sobre todo en la presión y la verticalidad, pero necesita aprender a sacar provecho de su  brillante juego si no quiere quedarse en el limbo.

^ Al Inicio ^