Fútbol
Rafael Ramos Villagrana, ESPN Digital 380d

Osorio espera soluciones ante Nueva Zelanda

NASHVILLE -- Experimentos. Descubrimientos. Soluciones. Alternativas. Oportunidades. Eso y más espera Juan Carlos Osorio del enfrentamiento de este sábado cuando México enfrente a Nueva Zelanda ante más de 40 mil aficionados en el Nissan Stadium.

Se le pregunta sobre la posibilidad de haber aprovechado a los jugadores que “han perdido la idea de juego” y “la memoria operativa”, en partidos oficiales y que no fueron llamados para aprovecharlos en este campamento de diez días de trabajo y 180 minutos de juego.

“Estoy de acuerdo”, dijo. “Estoy totalmente de acuerdo con esa pregunta que es su opinión, pero si no hacemos esto, cómo puedo ver el rendimiento de algunos jugadores con respecto a los que no se convocó”, subrayó Osorio.

Citó como ejemplo, el querer indagar las distancias y similitudes de aporte, y la cercanía de rendimiento entre Orbelín Pineda y Héctor Herrera. O las afinidades y distancias entre Erick Gutiérrez y Andrés Guardado, o hasta dejó entrever su personal test entre Hedgardo Marín y Héctor Moreno.

En ese afán de encontrar respuestas, Juan Carlos Osorio indica que buscaría soluciones, seguramente para una tabla comparativa de sus pretensiones entre los que considera titulares y los eventuales opciones.

Más allá de insistir en que se encuentra feliz y con la sensación de gran fortuna por dirigir a México y regresar a la cancha, defendió que para el cuerpo técnico, siempre cabe la posibilidad de aprovechar estos encuentros.

“Hay razones muy valederas para hacer estos juegos. Cinco días, seis sesiones de trabajo, de poder ver las características de los muchachos y saber en qué posición puede jugar cada uno de ellos. Por razones estrictamente futbolísticas nos ofrece cosas importantes estos juegos”.

Además, asegura que las tormentas mediáticas que se desaten fuera de la concentración de la selección, no tienen goteras al interior del Tri.

“Han sido extraordinarios estos cinco días con los muchachos, para nosotros lo más importante era identificarse con la idea de juego”.

Por otro lado, Osorio indicó que el balance, las conclusiones que saque de los juegos ante Nueva Zelanda y Panamá, deben darle un saldo no sólo en lo individual, sino también en la capacidad del grupo de entender lo que quiere y aplicarlo en la cancha.

“El futbol no se puede desasociar. Es un deporte colectivo. La capacidad individual va a salir a flote en el momento preciso, pero como parte del trabajo de todo un colectivo”, indicó Osorio.

La selección mexicana trabajó ste viernes por la noche en el Nissan Stadium, sin quejas por el estado de la cancha y a la espera de que cerca de 40 mil aficionados se den cita.

^ Al Inicio ^