Fútbol
Paola Núñez, ESPN Digital 134d

España no subestima a Macedonia

MADRID -- El encuentro de clasificación a la Copa del Mundo de 2018 ante Macedonia es “demasiado importante para pensar en otra cosa”, señaló el entrenador de España Julen Lopetegui en la rueda de prensa celebrada previa al último entrenamiento de su equipo en Skopje.

Importante, y peligroso.

España e Italia, actualmente empatadas a 13 unidades, se jugarán el ‘desempate’ del Grupo G en septiembre. Lo normal es que Italia triunfe sobre Liechtenstein el domingo, por lo que España deberá hacer lo propio con Macedonia si quiere conservar esa primera plaza. Y para llegar a punto, Lopetegui y su cuerpo técnico han tenido que realizar un arduo trabajo en la preparación física y psicológica para minimizar factores de riesgo: las’ distracciones de final de temporada, la falta de ritmo y la amenaza de sanción para varios jugadores que de ver una amarilla podrían perderse el próximo partido.

La mayoría de titulares del cuadro español dieron por cerrada la campaña hace más de dos semanas; del once ‘fuerte’ de Lopetegui – De Gea, Carvajal, Ramos, Piqué, Alba, Busquets, Iniesta, Thiago, Silva, Vitolo y Diego Costa – solo dos han tenido actividad de alta competencia recientemente, los merengues Dani Carvajal y Sergio Ramos, quienes disputaron la final de la Champions League.

El resto ha estado parado durante más de tres semanas a excepción del amistoso frente a Colombia a media semana. Y aún más. David De Gea apenas se ha recuperado de una grastroenteritis que le privó de participar en el trabajo grupal los últimos dos días y Thiago, aunque recuperado, aún tiene molestias en una pierna, por lo que no sería descartable que terminara cediendo su lugar al merengue Isco Alarcón, que por otro lado llega en su mejor momento de juego.

El riesgo era tan grande, que el cuerpo técnico de Julen Lopetegui puso especial cuidado en el trabajo físico desde que iniciara la concentración de la Roja el pasado 31 de mayo. El entrenador dijo este sábado no estar “preocupado” por el estado físico de sus jugadores y en su lugar, recalcó la gran “motivación” por disputar el encuentro.

El temor español abarca también a las consecuencias que puede traer el desarrollo del mismo. Seis hombres están a una amarilla de cumplir ciclo, lo que significaría perderse el juego frente a Italia de ser amonestados. Los seis, vitales para Lopetegui: los centrales titulares Piqué, Ramos, los mediocampistas Sergio Busquets y Thiago, además de los atacantes Vitolo y Diego Costa.

“No vamos a pensar en eso, vamos a pensar en ganar el partido. Si el resultado es positivo y se puede ganar sin tarjetas, muchísimo mejor para llegar a Italia completos”, dijo Busquets.

Se da la situación de que el encuentro de mañana bien podría ser el último para Diego Costa con la selección hasta 2018 debido a su ambigua situación.

Y es que el atacante no sabe qué será de él en septiembre. Antonio Conte, técnico del Chelsea, le ha informado que no cuenta con él para el próximo año por lo que dice “buscar equipo”, si bien su deseo es ir al Atlético de Madrid – que empezará a negociar a la baja luego de que el delantero revelara las intenciones del entrenador y podría ficharlo por menos de 30 millones de euros.

En ese caso, Costa no podría ser inscrito hasta enero y se quedaría seis meses sin jugar. Y aunque según la prensa española Lopetegui le habría dicho que lo esperará, sería un riesgo altísimo alinearlo en septiembre.

El caso de Costa es un perfecto ejemplo del problema latente para Lopetegui: en pleno junio y con el futuro en el aire, necesita trabajar más que nunca en el aspecto psicológico para evitar distracciones entre sus jugadores.

Y es que también Álvaro Morata se encuentra preocupado por su futuro, pues Real Madrid difícilmente lo soltará por los 73 millones de euros que según el Telegraph está dispuesto a pagar el Manchester United. Después está Gerard Deulofeu, igual de angustiado, o más, pues aunque desea permanecer en el Milan, actualmente pertenece al Everton y su futuro de cualquier manera depende directamente de Barcelona, que tiene una opción de recompra por 12 millones de euros.

Lopetegui, de momento, confía en que la incertidumbre, sobre todo la de Diego Costa, no interfiera en sus planes.

“Es lógico que por el momento de temporada en el que estamos haya jugadores inmersos en una situación inestable, pero los que están con nosotros todos tienen equipo, que es el equipo de España. Y en eso estamos focalizados con un objetivo claro, de lograr la clasificación”, señaló el entrenador.

^ Al Inicio ^