Fútbol
Paola Núñez | ESPN Digital 15d

Incomodidad y gran tensión en la selección española

MADRID -- La tensión en torno de Gerard Piqué “incomoda” a los jugadores de la selección española. La situación ha llegado a tal punto, que ya no saben cómo protegerlo sin dar una imagen de estar tomando una posición en torno a la crisis política y social que se vive en el país. Y están “cansados”, casi angustiados, porque los encuentros ante Albania e Israel de clasificación al Mundial que se celebrarán esta semana han pasado a un segundo plano.

“A Gerard (Piqué) lo vemos con el compromiso de siempre; la misma alegría dentro del vestuario. Nos aporta esa alegría diferente a las demás. Pero nos apena que venimos aquí a hablar de futbol y jugar futbol, yo no vengo aquí a hablar de la vida de Koke (sentado a su derecha). Nos apena no estar cómodos y no poder hablar de Albania e Israel que es lo fundamental ahora mismo”, dijo Thiago en rueda de prensa celebrada el martes tras el entrenamiento del equipo de Julen Lopetegui.

El defensa del Barcelona fue recibido el lunes con insultos y rechiflas apenas pisar el terreno de juego para participar el primer entrenamiento de la semana frente a más de 1,000 aficionados. Pero la tensión, y el comportamiento del público, que en su mayoría había asistido expresamente para mostrarle su repudio, impidieron que se llevara a cabo con normalidad. Los hombres de Julen Lopetegui acabaron por retirarse antes de que se cumpliera media hora.

Piqué, con 91 partidos de la selección nacional a las espaldas, lleva dos años aguantando todo tipo de insultos, desde que en el verano de 2015, vistiendo de blaugrana, se mofó del Real Madrid y aquella fiesta de Cristiano Ronaldo que detonó una crisis blanca. Aquel “Kevin Roldán, contigo empezó todo”.

Pero el defensa ya no va de bufón y se ha olvidado del Real Madrid. Ha tomado conciencia de lo que ocurre en su tierra y abiertamente ha criticado al gobierno español después de que las cargas policiales dejaran 893 heridos en Cataluña durante la jornada del domingo mientras se celebraba el referéndum por la independencia.

Y nada incomoda más al resto de futbolistas españoles concentrados en Las Rozas que tener que tomar una postura. “No nos sirve de nada hablar; nos perjudica a todos hablar”, dijo Thiago Alcántara.

“Las opiniones personales son de cada uno y las dejamos en casa, no estamos aquí para dar nuestra opinión sobre debates políticos y públicos. Estamos aquí para hablar de la selección. Os agradecería que todos tomemos el mismo rumbo”, agregó el futbolista del Bayern Munich.

Pero del encuentro frente a Albania del próximo viernes, crucial para llegar a Israel prácticamente con el boleto a Rusia asegurado, o las bajas, más que sensibles, de los lesionados Dani Carvajal y Álvaro Morata, poco o nada.

En España prevalece la “preocupación” de la manera en que la situación ha afectado internamente al equipo, pues desde hace días se rumora en que la relación entre Piqué y el capitán Sergio Ramos se ha visto afectada al grado de llegar casi a la ruptura. O la manera en que la presión pública puede afectar al jugador.

Koke, obligado este martes a salir a dar la cara por los demás y calmar las aguas, negó cualquier tipo de conflicto interno en la Roja. Pero hasta el habitualmente mesurado mediocampista del Atlético se dijo “cansado”.

“Dentro (del vestidor) siempre ha sido el mismo (Piqué). No ha cambiado nada, estamos centrados en el partido ante Albania, pero es verdad que cansa un poco hablar de lo mismo. Somos profesionales y sólo pensamos en el futbol”, dijo Koke.

^ Al Inicio ^