Fútbol
Nayib Morán 66d

El Tri vive numerosas mejores desde su última visita a San Luis

MÉXICO -- Cuando se anunció que el último partido como local de México en el hexagonal final sería en el Estadio Alfonso Lastras de San Luis Potosí, tomó a muchos por sorpresa.

En cierta medida, llevar a la selección a un club que está en la segunda división de México es un poco difícil de entender. Sin embargo, este partido de eliminatoria mundialista contra Trinidad y Tobago puede representar lo lejos que el Tri ha llegado desde su última visita a San Luis Potosí en 2007.

Este estado es el nuevo hogar del Atlético de San Luis, el nuevo miembro de la familia Atlético Madrid.

El último rival que llegó a San Luis Potosí para enfrentar a México fue Irán previo a su participación en la Copa de Oro de 2007 y la plantilla azteca ganó 4-0. 

En ese equipo de México, sólo dos elementos jugaban en Europa: Nery Castillo (Olympiakos) y Carlos Salcido (PSV). Tres ya habían jugado en el Viejo Continente: Jared Borgetti (Bolton) Gerardo Torrado (Tenerife, Poli Ejido, Sevilla y Racing Santander) y Francisco "Kikin" Fonseca (Benfica).

Además, cuatro terminarían viajando al Viejo Continente: Guillermo Ochoa, Andrés Guardado, Francisco Javier "Maza" Rodríguez e Israel Castro.

En esa generación del Tri también se encontraban Rafael Márquez (Barcelona), Ricardo Osorio (Stuttgart) y Pavel Pardo Stuttgart), los cuales vivían sus mejores años en Europa.

Estos tres no participaron en el amistoso de San Luis Potosí, pero más tarde se unirían al equipo en la Copa Oro.

Hace una década, el grupo de jugadores de México constaba de cinco jugadores que militaban en Europa. Ahora el número es 12 y si incluimos el número de jugadores con experiencia europea, el número sube a 15.

Es un salto significativo en un lapso de 10 años, lo que destaca los pequeños pero importantes pasos que el Tri ha realizado.

El viernes, jugadores como Diego Reyes, Héctor Herrera, Giovani dos Santos, Javier Aquino, José de Jesús Corona, Nestor Araújo, Raúl Jiménez y Oribe Peralta podrían tener minutos. ¿Y qué tienen en común estos ocho jugadores? Fueron capaces de lograr una de las mayores hazañas del fútbol mexicano: ganar la medalla de oro olímpica en Wembley contra la Brasil de Neymar en Londres 2012.

Actualmente el progreso del fútbol mexicano a nivel juvenil se puede apreciar en la lista actual de Juan Carlos Osorio. Los nombres de Hirving "Chucky" Lozano, Jesús "Tecatito" Corona, Erick Gutiérrez, Jesús Gallardo, Edson Álvarez y Carlos Salcedo son la prueba de que desde 2007 los equipos juveniles de México han dado grandes pasos.

El Tri de Osorio quiere hacer historia. Quiere conseguir seis de los seis puntos en los próximos días y así establecer un nuevo récord de puntos en el Hexagonal, pero todavía hay trabajo por hacer. Por ejemplo, determinar quién se convertirá en el líder a nivel defensivo, cómo Osorio puede integrar a Gutiérrez en el equipo y hacerle entender que es un jugador vital en su esquema, especialmente si alguien como el Guardado se lesiona y cómo puede Giovani cosechar mejores actuaciones como la que brindó en la visita de México a Costa Rica el mes pasado.

Hay razones para creer que Osorio usará su mejor once disponible contra Honduras el martes porque el juego tendrá ese nivel de dificultad que se necesita con el equipo preparándose para su participación en Rusia 2018. ¿Eso significa que en San Luis Potosí, Giovani y Carlos Vela serán los que acompañarán al centro delantero? Y contra Honduras, ¿los acompañantes del delantero serán "Chucky" y "Tecatito"?

Miguel Layún, que no hizo el viaje a los duelos clasificatorios del mes pasado, es otro jugador que necesita pelear por su lugar en el once. Su versatilidad es esencial en un equipo que tiende a hacer cambios tácticos a medida que avanza el juego. ¿Layún jugará en ambos partidos, o sólo uno? ¿Será utilizado en el centro del campo o será uno de los "marcadores defensivos" de Osorio? Son todas las preguntas que todavía están en el aire.

Contra Costa Rica, el México de Osorio dejó una buena impresión, incluso en aquellos analistas que han sido muy críticos con su estrategia, pero también vale la pena señalar que esos últimos minutos en San José fueron un poco frustrantes porque Costa Rica creó muchas oportunidades que al final le valieron para igualar el marcador a un gol. En estos partidos contra Trinidad y Tobago y Honduras, México no puede perder el control; necesita encontrar ese equilibrio que le permitirá ganar seis puntos.

^ Al Inicio ^