Fútbol
Paola Núñez | ESPN Digital 15d

España cancela presentación por la polémica de su nuevo uniforme

MADRID -- La selección española ha iniciado este martes la última concentración del año en la Ciudad del Futbol de Las Rozas, Madrid, de cara a los encuentros amistosos ante Costa Rica y Rusia en que Julen Lopetegui y sus hombres comenzarán las pruebas rumbo al Mundial de 2018.

Y ha comenzado en medio de una polémica, como ha ocurrido toda la campaña, que se ha centrado esta vez en la camiseta que utilizará el combinado español en el Mundial de Rusia, y que en principio sería utilizado en el encuentro amistoso frente a Costa Rica que se disputará el próximo sábado en Málaga.

El diseño de la nueva indumentaria ha sido blanco de críticas desde que fuera develado el lunes, cuando fue puesta a la venta en todo el Mundo.

La camiseta, ‘retro’ como el resto de la línea mundialista de la marca alemana Adidas, se remite al modelo utilizado por España en la Copa del Mundo de 1994. Debido a un efecto óptico, las líneas azules se ven moradas – lo que en lugar de evocar la participación ibérica en el Mundial celebrado en Estados Unidos (que tiene poco de memorable para la Roja, eliminada en cuartos de final por Italia), recuerda la bandera de la II República Española, proclamada en los años 30 y que llegó a su fin tras la Guerra Civil Española (1936-1939).

El detalle habría pasado casi como anecdótico hace un año. Pero en tiempos de extrema sensibilidad política tras lo ocurrido en Cataluña el mes pasado, la ‘confusión’ no ha caído nada bien a un sector de la afición, que incluso ha llamado al boicot a la marca deportiva que viste a la selección.

La controversia ha crecido a tal grado que las autoridades de la RFEF han decidido cancelar el acto de presentación oficial de la nueva indumentaria, programado para éste miércoles tras el entrenamiento matinal del equipo de Lopetegui. Los jugadores saldrán a la cancha a entrenar portando el nuevo uniforme, y es posible que sean requeridos para posar para una foto oficial más, pero por primera vez no habrá acto promocional.

Hasta el momento, el plan de ‘estrenar’ su nueva piel en el encuentro del sábado no ha sufrido modificaciones, pese a que a media tarde el presidente en funciones de la RFEF Juan Luis Larrea dejó ver, en declaraciones al diario español AS, que existía la posibilidad de “utilizar el modelo antiguo” evitando así herir sensibilidades.

Siempre según AS, Larrea también habría afirmado que “al Gobierno (de España) no le hace gracia ni el lío, ni la camiseta”, lo que ha obligado a la marca que viste a la selección, Adidas, y la RFEF a emitir un comunicado conjunto para “aclarar” el significado de la camiseta y desmarcarse de cualquier “connotación política”.

“Adidas y la RFEF quieren aclarar que el lanzamiento de la camiseta de la camiseta que la Selección Española de Futbol lucirá durante el Mundial de Rusia 2018 está fuera de cualquier connotación política”, reza el escrito hecho público el martes por la noche, seguido por una escueta descripción de la línea ‘retro’ que lucirán varias selecciones, entre ellas Argentina, Bélgica, Alemania, México y Colombia.

Además, han recordado que el diseño de la equipación “es un largo proceso de colaboración entre ambas entidades, con plazos de hasta 18 meses antes de la presente competición”, en que la marca y el órgano rector del futbol español acordaron “el modelo, diseño y colores” antes de su producción.

Según ha trascendido, la marca Adidas, que por contrato seguirá vistiendo a la Roja hasta 2026, recibió el visto bueno al boceto de la camiseta para el Mundial hace más de un año, a media Eurocopa de 2016. El diseño fue aprobado por Ángel María Villar, José María Claramunt, recientemente cesada como Directora de la Selección al estar implicada en la investigación por el caso de corrupción, así como el entonces director técnico Vicente del Bosque y los entonces capitanes, Iker Casillas y Sergio Ramos.

CONTROVERSIAS
Los jugadores de la selección española están cansados de que los asuntos extradeportivos acaparen los reflectores en la sede de la RFEF, especialmente al considerar el buen desempeño del conjunto español desde que Julen Lopetegui asumió el mando en julio de 2016.

Está clasificada al Mundial tras llevarse su grupo en la eliminatoria europea con autoridad. Suma 14 partidos sin perder tras 11 victorias y solo tres empates, dos de ellos en partidos amistosos, no ha recibido gol en los últimos cuatro partidos oficiales y todo ello pese a llevar casi seis meses rodeada de un ambiente de inestabilidad por los problemas en la Federación, cuando no sometida a alta presión por parte de sus propios aficionados debido a las rechiflas a Gerard Piqué.

O que en menos de un año, Julen Lopetegui ha logrado conjuntar a un grupo tan estable, que serán pocas las caras nuevas que se verán desde este momento a los meses previos al Mundial, pues no necesita hacer pruebas excesivas más allá de los suplentes en potencia.

En esta ocasión ha convocado a Luis Alberto, mediocampista de ataque de la Lazio de Italia, el único jugador de los 23 que ha recibido su primer llamado a la selección, así como al lateral del Liverpool Alberto Moreno, quien no acudía a Las Rozas desde mayo de 2014. Ambos llegan a ‘probarse’ en lugar de Pedro y Nacho Monreal.

Suso y Kepa, por su parte, repiten en la convocatoria aunque aún esperan el turno para debutar, algo que podría ocurrir durante esta jornada internacional, sobre todo en el caso del portero ya que Pepe Reina ha llegado a la concentración procedente de Nápoles con molestias.

En año y medio, se han producido solo seis debuts con Julen Lopetegui – Asier Illarramendi, Ander Herrera, Álvaro Odriozola, Jonathan Viera, Saúl Ñíguez y Iago Aspas – pero al menos la mitad de ellos se han convertido en fijos en las convocatorias del entrenador vasco y apuntan al Mundial.

^ Al Inicio ^