<
>

El Ranking ESPN FC 100 se trata de los equipos, no solo de las estrellas

play
¡El FC 100 está aquí! (2:18)

Echa un vistazo de quién ocupa el primer lugar de cada posición. (2:18)

La génesis del ESPN FC 100 reside en reconocer a los especialistas y en tratar de comparar manzanas con manzanas de una manera distinta a la que adoptan otros. El hecho es que el fútbol tiende a considerar solo a los que atacan, anotan goles y existen en el último tercio del campo de juego. Los premios y los rankings del fútbol siguen esa tendencia.

No podemos evitarlo. Estamos obsesionados por los tipos que anotan los goles y los que hacen los pases que preceden a los goles. Es casi un instinto primario y vivimos en un mundo que resalta todo lo que tenga ese fin. La claridad de criterio de un defensor central o la marcación exacta de un mediocampista no gozan de popularidad, y mucho menos aquellos capaces de interceptar un pase a tiempo o retroceder con inteligencia.

Es por eso que 12 de los 23 hombres de la lista final para el premio Jugador del Año (o "The Best" [El Mejor] como lo llaman ahora) de la FIFA son atacantes de la clase que anota muchos goles. Adivinen qué otro puesto está representado en exceso. Sí, los guardametas: Hay tres de ellos. Y probablemente no sea una coincidencia que este puesto también se presta a visualizaciones destacadas y difusión en los medios sociales.

Es por eso que nosotros hacemos esto de manera diferente. Separamos a los jugadores en categorías que no solo reflejen las posiciones básicas – defensor derecho, ala, etc. – sino lo que hacen en el campo de juego. Tanto N'Golo Kante como Kevin De Bruyne son mediocampistas, pero lo que hacen y cómo desempeñan esa función es muy diferente. Es un ejercicio imperfecto; pero esa es la naturaleza del juego.

No todas las posiciones son igualmente influyentes en todos los clubes, pero la meta principal del ESPN FC 100 era considerar que los equipos exitosos son, esencialmente, máquinas y, como tales, tanto los grandes engranajes como las piezas más pequeñas y la grasa que las mantiene en movimiento merecen el reconocimiento.

Es posible que los lectores disientan y cuestionen algunas de las categorías y algunos de los jugadores. Eso está bien. Eso es lo que se logra cuando uno tiene a 22 tipos en el mismo campo practicando un juego dinámico y multifacético. Los directores técnicos exigen y prueban a los mejores jugadores que aparentemente pueden ofrecer lo que se les pide.

A diferencia de muchos otros deportes, muy pocas situaciones se repiten una y otra vez y, con ellas, las reacciones de los jugadores. Eso es parte de la atracción.

Para hacer nuestra encuesta recurrimos a la mayor diversidad de fuentes dentro de la familia ESPN, consultando a redactores, expertos, ex profesionales, editores y productores. Contactamos a personas de seis continentes diferentes, incluyendo a los que les aportan contenidos regularmente. Algunos mirarán dos docenas de partidos por semana, otros menos, pero el amor por el deporte es una constante en todos ellos.

¿Y qué fue lo que encontramos? Que los jugadores de los clubes más grandes generan mayor amor. Las reputaciones perduran incluso más allá de que el desempeño decaiga, pero el hecho de que casi un tercio de los hombres de nuestra lista (con inclusión de los directores técnicos) no estuviera en ella el año último es una prueba de la capacidad de perduración que el fútbol tiene, al renovarse año tras año.

Como dije, hay muchos puntos en los que se podrá disentir, desde las mismas categorías hasta las clasificaciones dentro de ellas. Y, en parte, ese es el punto. Luego de haber pasado dos décadas informando sobre este deporte y tratando a jugadores, directores técnicos y buscadores de talentos, les garantizo que si se hubieran tomado a los 10 mejores directores técnicos del mundo (ya sean los que están en nuestra lista u otros) y se les hubiera pedido que clasificaran a los mejores de este deporte, se comprobaría que ellos también tendrían opiniones distintas entre sí.

Y esa es la otra gran moraleja de esto. El fútbol es global y nuestro ranking también lo es. Pero eso significa que tenemos amplitud aunque no tanta profundidad. Los equipos más grandes de las ligas más grandes logran la mayor exposición y, mientras hay soberbios jugadores fuera de las principales ligas, no siempre reciben la atención que merecen. Esto es simplemente un hecho.

Lean el ranking. Enójense e insúltenos, si quieren. Pero por favor, mientras lo hacen, recuerden algunos de los talentos de esta lista y, tal vez, tómense un momento para apreciar lo que el fútbol y los jugadores que lo hacen posible, aportan a su vida.

El ESPN FC 100 es, por sobre todas las cosas, una celebración de estos tipos. No solo de los astros que ocupan las portadas, sino de los que se esfuerzan para hacerlos lucir.

Y una vez que terminen con la celebración, siéntanse con libertad de decirnos lo que piensan. Podemos aceptarlo.