<
>

Osorio confiesa sus pecados, pero fustiga el estilo de Suecia

play
Osorio asume su responsabilidad por el resultado (1:17)

John Sutcliffe te tiene todos los detalles de la conferencia de prensa del técnico tricolor (1:17)

EKATERIMBURGO -- Primero, Juan Carlos Osorio estuvo en desacuerdo con todos los cargos. Después se fue declarando culpable de algunos de ellos.

Negó que la selección mexicana se hubiera abotagado de victoria, de confianza y que por eso cediera terreno espiritual ante la Suecia que los goleó 3-0.

Después corrigió y aceptó que pisar la cancha con la desazón de sumar seis puntos, pero no estar en octavos de final, tuvo efecto sobre ellos.

Además, estableció que no hay favores que devolver a Corea del Sur, a pesar de que su victoria por 2-0 sobre Alemania rescató el boleto tricolor a octavos de final.

“Nosotros clasificamos porque vencimos a Alemania y a Corea del Sur”, dijo Osorio, en medio de un interrogatorio en el que rechazó coincidir con los cuestionamientos.

Se culpó por querer jugar de manera purista ante un adversario que normalmente recurre a una forma de juego directa al ataque y con juego aéreo.

“En condiciones así jugamos con tres en el fondo y un medio centro, esta vez cometí el pecado de hacerlo de manera distinta para manejar el partido y me equivoqué”, comentó Osorio.

“Por eso, recurrí a una estructura y a una formación que nos había dado resultado y no funcionó”, dijo, luego de que por primera vez repitió cuadro en 51 partidos que ha dirigido.

Y aunque después aceptaría que hay lecciones que le dejan esta nueva derrota ante equipos que le complican a su selección con este estilo de juego, primero dijo que la derrota por 3-0 ante Suecia le sirve poco para su siguiente adversario.

“No estoy de acuerdo”, dijo, una frase que repitió cinco veces en la sesión. “Ningún partido es parecido a otro, ningún rival es parecido a otro”.

“Espero, en el futuro, con esta experiencia, ante un equipo que juegue igual que ante Suecia, poder mostrar que finalmente sí aprendí algo esta vez”, puntualizó.

“Cada partido tiene su propia historia. Es imposible saber qué pasará en el próximo rival. El partido me da una gran lección. Ese estilo de futbol nos hace daño siempre”.

“Tampoco estoy de acuerdo en que saquemos conclusiones para lo que viene (octavos de final). Cualquier rival que nos corresponda no va a jugar como juega Suecia. Un rival tan fuerte en el futbol aéreo y que repliega con tantos jugadores nos complica, debemos modificar entonces nuestra idea de juego”, dijo.

En tono casi de reproche, Juan Carlos Osorio respondió a un reportero sueco que le desagrada el sello de futbol de Suecia.

“No me agrada la forma de jugar de ustedes, pero respeto la forma de jugar de Suecia, aunque no la comparto. Respeto que ganan como lo han hecho, aunque nosotros preferimos jugar de una manera distinta, proponiendo siempre, no así”.

La tarjeta amarilla a los 15 segundos de juego, para Jesús Gallardo, Osorio consideró que “fue devastadora, porque si hay alguien honrado para competir es Jesús, y de esa manera lo limitaron a él”.

Y sobre el mea culpa envuelto en llanto y pucheros, por parte de Edson Álvarez, dijo que había sido un jugador considerado de mucha utilidad para lo planeado.

“Una de las formas de jugar a Suecia era interiorizar con Edson, hizo una jugada genial, dejando jugadores a su paso, pero es difícil para un jugador de 20 años haga diez jugadas iguales en un partido. Creo que para los jugadores ha sido agobiante llegar con seis puntos y sin clasificar”.

Luego aceptó que están obligados dentro de la selección mexicana a sacar provecho de la goliza que por 3-0 le recetó Suecia.

“Revisaremos el partido, tomaremos notas, quedará poco tiempo de lamentarnos, ahora veremos al próximo rival, que será muy diferente de cómo juega Suecia, este tipo de juego siempre nos ha dado muchas lecciones”, comentó.

Ahora, el Tri, como segundo de grupo, viajará a Samara, ante el líder del grupo, entre Brasil, Suiza y Serbia.