<
>

Flores revela que fiesta del Tri en 2010, fue por molestias en Mundial

play
Flores explica lo sucedido en Monterrey hace 8 años (3:14)

Efraín Flores fue técnico interino de la Selección Mexicana en 2010 (3:14)

Efraín Flores reveló a ESPN que la fiesta que involucró a 13 jugadores de la Selección Mexicana hace ocho años en Monterrey, y que él dirigía, la cual provocó un rompimiento entre los futbolistas y directivo, además de un castigo de una suspensión de seis meses a Efraín Juárez y Carlos Vela por violación del código de ética, se debió a que los elementos del equipo, directivos y cuerpo técnico del Tri tenían diferencias tras el Mundial de Sudáfrica.

Rafa (Márquez) fue el primero que se acercó a mi me dijo, ‘profe, hubo problemas con directiva, con cuerpos técnicos, entre los jugadores, en Sudáfrica, de diferente índole’. Yo le dije, ‘mira Rafa, si están molestos, porque así los sentí en la primera concentración contra España, tristes, molestos, por lo que había pasado hace tres meses en el Mundial. Hice lo que me correspondía, le dije a Decio, Justino, Netsor de la Torre y Rafa que se juntaran y platicaran para sacar toda la problemática, que lo mejor era la comunicación. Decir si había alguna molestia”, comentó el técnico.

Al no existir un diálogo, los elementos del Tri se sintieron incómodos, y buscaron, según Efraín, una forma de ser escuchados o mostrar su molestia, la cual detonó en la famosa fiesta.

“En ese momento Rafa intentó, pero no hubo respuesta, también Nestor, pero no hubo respuesta y las tres partes dejaron transcurrir. Venimos a jugar a Guadalajara contra Ecuador y después a Monterrey ante Colombia y yo siento, después de platicar con los muchachos, les comenté que estaba bien, fue su reacción como para decir ‘nos queremos hacer escuchar’. Yo estoy convencido que no era la ruta correcta, porque había otras, pero como no los escuchaban fue un vamos a hacer algo para que nos hagamos escuchar”, señaló Flores, quien resume lo ocurrido: “Fue una cuestión de juventud, de inexperiencia, no canalizaron correctamente su enojo, molestia, frustración”.

El entrenador cree que no sólo los jugadores quedaron marcados por lo ocurrido, y él resultó uno de los afectados, sobre todo por no saber lo que ocurría hasta después de romperse la concentración. “A mí me marcó, igual que a muchos, pero yo me quedé tranquilo sabiendo que hice todo lo necesario para que se reunieran si nos e juntaron no fue por algo mío, pero me repercutió. De lo otro ni me enteré, fue una cuestión de ellos y lo único que le dije a los encargados de seguridad de la selección era que lamentaba que no me hubieran avisado, por lo menos para saber y hacer algo. Me enteré hasta que regresé a Guadalajara”, relató.