<
>

A un año del 7-0 ante Chile: El día que México se abandonó

play
Guardado: 'Somos seres humanos y nos equivocamos' (2:28)

Andrés Guardado charló en exclusiva con John Sutcliffe sobre la goleada que recibió México ante Chile en los cuartos de final de la Copa América Centenario. (2:28)

CIUDAD DE MÉXICO -- El futbol mexicano tiene varios pasajes oscuros a nivel de Selección Nacional, derrotas tan inexplicables como dolorosas, pero hay una muy fresca que además de los condimentos antes mencionados, se convirtió en la mayor humillación en la historia para un representativo tricolor.

El 18 de junio de 2016 quedó marcado como el día en que la Selección Mexicana de Futbol se abandonó, pues en los Cuartos de Final de la Copa América Centenario fue goleada y exhibida por un 7-0 que le propinó Chile.

En Santa Clara, California, el Tri estaba en casa prácticamente, en un escenario con más de 70 mil almas que en su mayoría vestían de verde; sin embargo, el rival fue nada menos que el Campeón de América, que desnudó las mayores carencias del entonces invicto Tricolor de Juan Carlos Osorio, y se pasó del carnaval gozoso al apocalipsis.

“Vimos un equipo chileno con ideas muy claras, abrasivo, feroz, voraz, que vio una presa muy sencilla, una presa fácil, abandonada, y decidió ‘destazarla’. Para que un partido termine 7-0 tienen que darse muchas situaciones, buenas de un lado y patéticas del otro, y ésta fue la combinación perfecta.

“Chile jugó con una verticalidad brutal y México fue un equipo totalmente confundido y luego abandonado, por ello fue una atroz exhibición del conjunto nacional y una pletórica demostración de los chilenos”, señaló en entrevista con ESPN Digital el exfutbolista Luis García, quien en la actualidad funge como analista de televisión.

García fue uno de los principales críticos de esa Selección que hace un año recibió una ‘cachetada’ fulminante, y bajo su perspectiva, la goleada pudo evitarse.

“México tenía en el campo a varios futbolistas con mucha experiencia en Selección Nacional y ese recorrido te permite identificar en muchas ocasiones que hay partidos que no vas a poder ganar, que el rival es superior, que te está sacudiendo y lastimando de forma importante; bueno, entonces es fundamental reagruparse y este equipo no lo hizo, no tomó ninguna decisión dentro del campo.

“Cuando digo tomar decisiones no significa hacer tiempo ni cometer faltas ni armar broncas, sencillamente es ‘me reagrupo, cerramos las filas, cerramos las líneas, ya no vamos a ganar el partido pero tampoco vamos a perder por una cantidad brutal de goles’. Tenían que haberse dado cuenta que el partido no lo iban a poder ganar, pero entonces no lo pierdo de forma tan grosera”, señaló el exseleccionado nacional.

El dos veces mundialista (Estados Unidos 94 y Francia 98) cuestionó la nula reacción del representativo nacional en aquel día negro.

“Cuando tú tienes un grupo que no se autogestiona, la cosa se va para cualquier parte, cuando existen futbolistas con privilegios que no saben utilizar estos privilegios y se vuelven concesiones, el tema acaba tronando, destrozando y fue lo que les sucedió. Entre ellos no fueron severos, no tuvieron rigor, no se exigieron, no buscaron soluciones, no se autogestionaron.

“Hubo responsabilidades compartidas, cuando tú ganas un partido, un campeonato o algo importante no se consigue por una sola persona, es un deporte colectivo y tiene que haber muchas voluntades que se aglutinan para trascender y lo mismo pasa cuando pierdes… Hay muchas voluntades que no están en sintonía ni armónicas y que no trabajan de forma colectiva ni inteligente para poder trascender y esto fue lo que sucedió.

“Tanta culpa tiene el futbolista como el entrenador, siempre he creído que los que tienen más responsabilidad en los triunfos son los jugadores, y los que tienen más responsabilidad en las derrotas son los jugadores. Aunque sin duda hubo parte de culpa del cuerpo técnico”.

HUBO APRENDIZAJE

Más allá de que el actual grupo de futbolistas que conforma la Selección Nacional es prácticamente el mismo que estuvo a punto de no clasificar a Brasil 2014, y después padeció el 7-0 de los andinos, García Postigo señaló que ve a un equipo más maduro, con lo que las posibilidades de volver a sufrir otro escandaloso tropiezo no son altas.

“Esta Selección ha aprendido, estoy cierto que Juan Carlos Osorio ha aprendido, fue una lección con sangre, una lección terrible, tristísima, dolorosísima en todos los sentidos para la gente que estuvo involucrada directamente en esta situación, porque aparte prevalecerá por la historia, cada que México se enfrente a Chile o cada que se hable de una Copa América habrá que hacer referencia a ese grosero resultado.

“Estoy cierto que el equipo ha aprendido, no concibo la vida sin equivocaciones, pero tampoco sin aprender de ellas, y este equipo parece que está más maduro, Osorio a través de esta serenidad, de la cautela y el discurso con el debate de las ideas, de hablar de futbol y del juego, ha logrado madurar a este equipo.

“Estoy cierto que veremos a un grupo distinto, un grupo que entendió que ese tipo de concesiones que se daban entre ellos no fueron positivas. Además hay un cuerpo técnico mucho más culto, más preparado, mucho más educado, más estudiado, más viajado, en donde este tipo de cuestiones no las va a permitir, esa es la realidad.

“No veo a Osorio como un dictador, lo veo como un tipo que impone sus ideas a través del convencimiento, entonces creo que este equipo puede volver a perder algún partido y de forma mala, pero no creo que se vuelvan a abandonar”.

Así las cosas, este 18 de junio se cumple un año de una goleada que llevó a Juan Carlos Osorio al autoexilio durante 45 días. Es una página negra en la historia del futbol mexicano, un golpe que no se olvida y que no debe repetirse bajo ninguna circunstancia.