<
>

Fútbol en América: Los Ángeles, donde al balón no lo detienen las leyes migratorias

play
Los Ángeles, donde el sueño americano está al alcance (4:15)

El Fútbol en América nos lleva a Los Ángeles, donde miles de jóvenes buscan, a través de las ligas locales, llegar a profesionales. Para otros, su lucha también es con las autoridades migratorias. (4:15)

LOS ÁNGELES -- Mucho se habla de la gran metrópoli de Los Ángeles como cuna de estrellas, de sueños alcanzables, de fama y fortuna para unos y de lecciones de vida para otros.

Más de 14 millones de latinos viven en California, 5 de ellos los encuentras en Los Ángeles, y todos ellos cargados de ilusiones, algunos han buscado traer sus tradiciones a las calles que llevan el nombre en su idioma y se mimetizan para darle un pincelazo de cultura a esta ciudad.

Inmigrantes como Alberto Villegas, quien desde su natal México quiso ponerle el picante a los parques de su vecindario instalando canchas de fútbol que luego verían nacer a su propia academia de entrenamiento.

"Fue el más grande de los retos, no solo venir a este país, si no traerle la cultura a estos jóvenes... el fútbol no se vive igual en Estados Unidos, pero desde hace más de una década tuve el sueño de fomentar la pasión por este deporte y poco a poco se recogen los primeros frutos”, comenta Villegas mientras a la distancia sus pupilos se preparan para su práctica.

La academia de Villegas de nombre Tiburones Rojos USA fue bautizada así en honor al club de fútbol profesional de su natal Veracruz. El semillero de jóvenes promesas del fútbol local ha sacado grandes jugadores a la cancha, entre ellos el propio hijo de su fundador, Daniel Villegas, quien se dio el lujo de ser parte de las menores del LA Galaxy, además de vestir la camiseta de la Sub-17 de las barras y las estrellas.

"Nací en México, y mi madre vino conmigo a EE.UU. cuando tenía 8 años, no conozco otro país que no sea éste" Daniel Villegas, jugador de Tiburones Rojos USA

"Para mí es un honor ser mexicano, pero al mismo tiempo tener la fortuna de representar al país que me vio nacer... Estados Unidos ha sido cuna de mis esfuerzos personales, y también testigo de mi crecimiento como futbolista, llevo las dos playeras bien puestas”, resaltó el joven futbolista.

Daniel Villegas ha sido afortunado en no tener que lidiar con las pericias con las que algunos de sus compañeros viven a cuestas; tres de ellos son “Dreamers”, nacieron en México y fueron traídos a la tierra del “Tío Sam” cuando apenas eran unos niños. Villegas, de 18 años, reconoce que incluso en algunas ocasiones delanteros como Juan González juegan mejor que él, pero al no contar con documentos y estatus legal en el país les impide avanzar en sus carreras profesionales.

"Nací en México, y mi madre vino conmigo cuando tenía 8 años, no conozco otro país que no sea éste, es una lástima que vivamos en estos tiempos, por eso me escudo en el fútbol que se ha convertido en mi fortaleza para no rendirme, a pesar de toda esta adversidad, al balón no lo detienen las leyes migratorias", aseveró González, quien su gran sueño es portar la camiseta de las barras y las estrellas.

El equipo amateur de la liga United Premier Soccer League (UPSL, por sus siglas en inglés) en la Conferencia South-Western se reúne semanalmente en la cancha de una escuela secundaria en el sector de Rosemead, allí una improvisada iluminación de torres de construcción cumple con la tarea de iluminar el campo. La academia que ha llegado a tener más de 400 jóvenes entrenando, trabaja en la actualidad con niños entre los 8 y 19 años.

"Entrenamos a los chicos porque hemos visto que el futuro del fútbol en este país se fomenta desde aquí, estamos trabajando con toda la disciplina que cualquier club puede exigir, aquí no hay banderas, solo ganas de hacer las cosas bien y llegar lejos”, asevera Walter Loyola, ex jugador argentino quien a su vez es scout de la Federación Estadounidense de Fútbol y reparte su tiempo libre asistiendo a los alumnos de Tiburones Rojos USA.

Loyola, quien además fungió como entrenador en las divisiones básicas del River Plate argentino, viendo a jugadores de la talla de Matias Almeyda o el propio Javier Saviola; dice que aprovecha su tiempo en el modesto club para buscar talentos que muy posiblemente terminarán en las filas del recién nacido Los Angeles Futbol Club LAFC.

Y es precisamente esa meta la que ha ilusionado no solo a los jugadores sino a la propia comunidad hispana en Los Ángeles; la franquicia LAFC que debutará este año en su primera temporada en la MLS ya tiene una sólida barra latina en la tribuna, un numeroso grupo que por miles se prepara para alentar, en su idioma, al equipo que acaba de llegar el seleccionado mexicano Carlos Vela.

"Más del 70 por ciento de nuestra barra en LAFC es de origen hispano, muchos desde le principio adquirieron su membresía del club; aquí hay salvadoreños, mexicanos, colombianos, guatemaltecos... docenas de nacionalidades, y lo que nos une es la pasión por el fútbol”, asegura Julios Ramos, líder de la barra 3252 del LAFC. “La gente se va a acordar de lo que estamos hechos”.

Una gradería que no discrimina, estadios donde miles de inmigrantes sin estatus legal también podrán compartir la fiesta del fútbol sin temor a un arresto o a una deportación. Familias enteras continuarán llevando a sus hijos a aprender del deporte que les apasiona y las academias locales de balompié seguirán sembrando talento, un sentimiento indescriptible que comparte Brian Kleiben del cuerpo técnico del LA Galaxy.

"Nací en Estados Unidos, de padres argentinos, y les puedo decir una cosa, nada como la pasión del fútbol latinoamericano. Nuestro honor de poder llevar a jóvenes promesas en este país, ese cariño por el balón que nunca se detiene, el fútbol es un deporte que no entiende de razas ni color, aquí todos sudamos la camiseta”, concluye Kleiben.

La comunidad angelina está más que preparada para hacerse notar y en materia futbolística son los hispanos la fuerza que mueve dentro y fuera de la cancha el poder que el deporte alcanza en los Estados Unidos como ningún otro.