<
>
World Cup - Germany 2006, Fase de grupos
  • Jan Polak (45'+2')
  • Marco Materazzi (26')
  • Filippo Inzaghi (87')

Italia consiguió lo que quería

HAMBURGO (AP) -- Un gol del defensor Marco Materazzi, quien acababa de entrar por un compañero lesionado, y la expulsión de un rival al final del primer tiempo allanaron el camino para que Italia derrotase el jueves 2 a 0 a la República Checa y terminase al tope de su grupo de la Copa Mundial.

Materazzi ingresó a los 17 minutos por una lesión de Alessandro Nesta y diez minutos más tarde anotó de cabeza. Filippo Inzaghi aumentó a los 86.

La tarea de los italianos se simplificó cuando el checo Jan Polak fue expulsado por doble amonestación durante el descuento del primer tiempo.

Italia cosechó siete puntos y finalizó primera en el Grupo E. Enfrentará el lunes al segundo del F en los octavos de final.

La República Checa había hecho un prometedor debut, en el que goleó 3-0 a Estados Unidos, pero perdió sus dos partidos siguientes y fue eliminada, con tres puntos.

Ghana, que venció 2-1 a Estados Unidos, sumó seis unidades y avanzó junto con los italianos. Su rival será el primero del F, probablemente Brasil.

Estados Unidos quedó afuera con un punto.

Italia, a la que un empate le bastaba para clasificarse, salió con Alberto Gilardino como único delantero nato, decidida a explotar el error del rival más que a buscar empeñosamente la victoria. Luca Toni, máximo artillero del campeonato italiano, quedó en el banco.

La República Checa, por su parte, alineó un solo delantero pues tenía a Jan Koller lesionado y a Vratislav Lokvenc suspendido. El técnico Karl Bruckner debió apelar a Milan Baros, quien no está del todo repuesto de una lesión y no había jugado hasta ahora.

Los checos tuvieron un primer cuarto de hora prometedor, en el que Baros hizo trabajar a la zaga italiana y disparos de media distancia de Pavel Nedved motivaron dos esforzadas atajadas de Gianluigi Buffon.

Alessandro Nesta debió ser reemplazado a los 17 minutos tras sufrir un aparente tirón y el técnico Marcello Lippi mandó a Materazzi al campo.

El espigado defensor hizo sentir su presencia diez minutos después, cuando superó netamente a Polak al saltar en busca de un tiro de esquina de Francesco Totti y anotó con un frentazo abajo, junto a un poste que no cubría nadie.

Italia no había hecho nada para justificar la ventaja, pero a partir del gol tomó el control del partido, ya que pudo hacer el juego que más le gusta, replegada, sin correr riesgos en la defensa, y lanzando contragolpes.

Los italianos recibieron otro golpe de la fortuna cuando se jugaba tiempo de descuento del primer período. Polak bajó a Totti y el árbitro mexicano Benito Archundia le mostró su segunda tarjeta amarilla, con lo que la República Checa se quedó con diez hombres.

Pese a la desventaja numérica, los checos no se entregaron y a poco de iniciado el complemento otra subida de Nedved por el medio motivó una nueva atajada lucida de Buffon.

De todos modos, los italianos mantuvieron el control del juego, con Andrea Pirlo muy retrasado, parado delante de su línea de cuatro, distribuyendo balones y lanzando contragolpes.

En uno de ellos Totti remató desde afuera del área y la pelota fue desviada con la punta de los dedos por el portero Pter Cech.

En el equipo checo creció la figura de Tomas Rosicky, quien había pasado inadvertido en el primer tiempo. Los intentos checos, no obstante, tropezaron con una defensa bien parada, y perdieron fuerza tras la salida de Baros, visiblemente fundido. Nedved hizo temblar nuevamente a los italianos con otro remate desde fuera del área a los 70, y volvió a tropezar con la oposición firme de Buffon.

Inzaghi, quien había entrado por Gilardino, desperdició dos buenas ocasiones en la recta final del partido, pero no falló en la tercera, cuando escapó libre de marcas en un contragolpe, eludió al arquero y anotó con el arco vacío.