<
>
2017/18 Copa del Rey , Ronda de 16
  • Pione Sisto (31')
  • José Arnáiz (15')
Ida
Ida

Un Barcelona experimental se conforma con el empate en Vigo

(Jordi Blanco | ESPN Digital) -- El Barcelona dio un paso hacia los cuartos de final de la Copa del Rey arrancando un empate que, pudiendo ser victoria, le dejó buen sabor de boca atendiendo a la ausencia de sus principales estrellas, con Messi al frente en Balaídos y frente a un Celta que le peleó con todo.

Se conformó con la igualada el campeón pudiendo ganar y no arriesgándose a perder, con un equipo experimental que pasó del sufrimiento al dominio, que tuvo en el excelente juego de Arnaiz una gran noticia, otra vez, y en la reaparición de Dembélé a la otra circunstancia positiva de la tarde.

Se avanzó en el marcador el equipo de Valverde al cuarto de hora de partido cuando un buen centro de André Gomes lo remachó con prestancia Jose Arnaiz, el joven llegado desde Valladolid para reforzar al Barça B y que en tres partidos con el primer equipo (todos ellos de Copa) suma tres goles.

El delantero toledano se destacó como el más bullicioso jugador del Barça en una primera mitad en que el Celta de Unzué, que no reservó apenas a ninguno de sus titulares, apretó y dominó el centro del campo, mostrando más empaque en el juego de conjunto durante media hora larga, que se concretó con el gol, afortunado, de Pione Sisto... Para, a partir de ahí, rebajar su intensidad.

Así llegó con calma el Barcelona al descanso y encaró el segundo tiempo con otra imagen mejorada. Tal fue así que el Celta acabó disfrutando del 1-1 como un premio que podría hasta considerarse inmerecido a la vista del dominio azulgrana, que tuvo ocasiones para llevarse la victoria y lamentó que la reaparición de Dembélé tuviera que coincidir con la lesión de Arnaiz.

Mostrando solidez Vermaelen en la zaga al lado de Piqué, tranquilidad André Gomes, profundidad Semedo o sobriedad Cillessen, la mejor noticia se mezcló con la peor personalizada en Arnaiz con su lesión y la reaparición de un Dembélé que en los 24 minutos que permaneció en el campo demostró estar recuperado de su lesión.

El Barcelona sobrevivió a la ausencia de Messi y sumando 26 partidos sin perder dio un paso adelante hacia los cuartos de final de la Copa del Rey, que deberá refrendar la próxima semana en el Camp Nou.