<
>
2017/18 Spanish Copa del Rey, Cuartos de final
  • Karim Benzema (47')
  • Javier Eraso (31')
  • Gabriel (55')
Vuelta - Empatado 2-2 marcador global
Vuelta - Empatado 2-2 marcador global

Real Madrid recibió un 'pepinazo' en el Bernabéu

play
FDJ: Retumba el mal momento del Real Madrid (1:56)

Debacle merengue en Copa del Rey. Analizamos la eliminación del conjunto de Zidane. (1:56)

MADRID -- (Paola Núñez | ESPN Digital) Leganés consiguió una histórica clasificación a la semifinal de la Copa del Rey tras vencer por 1-2 al Real Madrid en el Santiago Bernabéu.

Leganés quiso hacer historia. Garitano mandó a la cancha lo mejor que tiene en ataque, un equipo acorde a una eliminatoria de cuartos de final de Copa, para remontar el gol en contra de la ida lo más pronto posible. Sin el menor atisbo de verse intimidados por el peso de la historia. Y con un juego sobrio y bien elaborado, acabaron con lo que quedaba de ese halo de feudo impenetrable para los pequeños del Santiago Bernabéu.

Cumplió con su cometido. Consiguió un histórico boleto a su primer semifinal de la Copa del Rey y, por primera vez, salió vencedor ante el Real Madrid.

Fue el buen hacer del conjunto pepinero, que de principio a fin trabajó con un objetivo en mente. Pero también la nulidad merengue.

Real Madrid no pudo (ni quiso) entender para qué había salido a la cancha. Tiró la Copa sin razón. Empecinado Zidane en dar 'descanso' a los hombres de peso aunque en Liga no se juegue más que amarrar puesto de Champions. De premiar el esfuerzo del interescuadras cotidiano con minutos importantes para jugadores sin ritmo o temple para una eliminatoria de cuartos de final.

Madrid ofreció un juego nulo y cometió un error defensivo tras otro hasta sumirse en la nada. Demasiado jugoso el regalo como para que un equipo de cierta calidad y cargado de ilusión lo desperdiciara.

Leganés y no Madrid era el que llevaba peligro. Amenazó Beauvue en los primeros minutos con un disparo al poste y concretó, pasada la media hora, Javi Eraso. El ex jugador del Athletic, sin marca y viendo a la defensa campando a sus anchas en cualquier lugar menos donde debía, marcó el 0-1 que ponía las tablas en el global con un golazo de larga distancia imposible de atajar para Kiko Casilla.

Al Madrid no se le hundió el espíritu porque lo había dejado en el vestidor. No tuvo ni la menor idea de cómo volver al juego. Ni siquiera con Isco y Asensio en la cancha se vio algo de esa 'magia', que resultó más fantasiosa que nunca.

Empezaron las rechiflas a todos y cada uno. Karim Benzema, por una vez, se salvó de la quema durante un rato cuando puso el 1-1 apenas comenzada la primera mitad. Pero era un espejismo.

A los pocos minutos era claro que Leganés debía ir ganando por 1-2 de tantos errores que cometía el Madrid en defensa. Solo había que seguirlo intentando hasta cazar a cualquiera de los defensas merengues. Mal parados y erráticos todos. Así, en un tiro de esquina, Gabriel remató de cabeza para sentenciar.

Ya no había como hundir más al Real Madrid. No supo cómo reaccionar en busca de esos dos goles que debía marcar para volver a la pelea. En la grada, reclamos sonoros hasta al niño mimado de toda España, Marco Asensio, que salió cabizbajo sin haber podido hacer mucho más que un acto presencial. Como Isco. Como Ramos. Como Zidane. Como los Bale o Cristiano Ronaldo, que por tozudez del técnico vieron, desde la grada, cómo se escapaba la penúltima esperanza de salvar la temporada.

Noticias - Copa del Rey