<
>
2018/19 México Ascenso , Torneo Apertura 2018

De la Mano de 'D10S', Dorados golea a Tapachula

play
¡Goleada de Dorados de Sinaloa y baile de Diego! (0:26)

Ascenso MX. (0:26)

CULIACÁN-- El '10' de Dorados impulsó la primera victoria al 'Diez' más legendario en la historia del futbol que ahora es entrenador de Dorados de Culiacán. La 'Mano de Dios' festejó en su debut. Diego Armando Maradona se presentó con un triunfo (4-1) sobre Cafetaleros en su andar por el balompié mexicano. Brazos por todo lo alto, agradecimientos constantes hacia el cielo y una sonrisa notable para celebrar sus primeras tres unidades.

Maradona, lleno de pasión en cada momento, celebró su primera victoria en el Ascenso MX. Lo hizo después de que Dorados anotara en cuatro ocasiones y consiguiera con ello sus primeros tres puntos del torneo ante unos Cafetaleros indefensos que aguantaron los primeros 45 minutos con su meta imbatida, pero claudicaron con el paso del tiempo.

En Culiacán llegó el día esperado. Diego saltó al banquillo para dirigir su primer encuentro. El estadio Banorte no se llenó, pero sí presentó su mejor entrada en el torneo. Todo gracias a la presencia del argentino, quien primero se mostró precavido, analista, tranquilo y con paciencia para después explotar en júbilo y bailar tras cada anotación. Es un show aparte que terminó, al menos en esta ocasión, con final feliz.

Si Maradona brilló en el banquillo, sobre el campo lo hizo Vinicio Angulo, autor de tres de los cuatro tantos para la goleada sobre Cafetaleros. El ecuatoriano fue abrazado y besado por su entrenador después de su presentación. No era para menos. Fue quien comandó a su equipo para ganar por primera vez en el torneo. Su actuación fue crucial y por ello se lo agradeció su entrenador.

En el primer tiempo, Dorados mostró su imagen más retraída y cautelosa. Atacó, pero sin mucho peligro. Las ideas ofensivas estaban claras, pero no así los remates a puerta. Diego siempre observó sentado en su banquillo siempre con su inseparable auxiliar, Luis Islas, a su lado. Fue hasta después del minuto 30 que por fin se levantó para dar un par de indicaciones y volvió a sentarse, mientras su equipo perseguía el ansiado gol. Al final, manos vacías en la primera mitad.

Para el complemento, el rostro del equipo cambió y con ello también la actitud y el sentir de su entrenador que festejó eufóricamente todos los goles. Con una notable felicidad los suyos y con un profundo enojo el recibido.

Abrazó a sus jugadores, buscó a los anotadores y hasta se metió al campo en un par de ocasiones para celebrar, lo que requirió que los silbantes lo invitaran a no invadir el campo ni salirse de su área técnica. Maradona estaba desbordado ante las anotaciones de los suyos. Vinicio Angulo fue el más felicitado por sus tres tantos, pero también recibió su abrazo Jesús Escoboza, el autor del otro gol.

La victoria se cumplió oficialmente y los festejos fueron constantes. Maradona lo gozó como un título mundial y hasta emuló, junto con sus dirigidos y la porra de Dorados, lacción de los islandeses con su selección al aplaudir de manera pausada y de manera uniforme. El 'Diez' debutó con triunfo y empezó con su pie derecho su camino por México.