<
>

Diego Simeone fue expulsado y sería sancionado hasta con tres partidos

play
Simeone y una catarata de insultos contra el árbitro (1:12)

El DT de Atlético Madrid reclamó una amarilla y se fue expulsado ante Arsenal. (1:12)

MADRID -- El técnico del Atlético de Madrid, Diego Simeone se ha expuesto a recibir un castigo de hasta tres partidos de suspensión en las competiciones de la UEFA, por lo que no volvería al banquillo rojiblanco hasta la próxima temporada, perdiéndose la vuelta de la semifinal de Europa League y una hipotética final.

El entrenador rojiblanco fue expulsado al minuto 12 del encuentro de ida de semifinal contra el Arsenal de la Europa League disputado este jueves en Londres.

Simeone protestó la expulsión del lateral Sime Vrsaljko antes de que se cumplieran diez minutos por doble amonestación, la primera por una falta sobre Wilshere, y la segunda por un pisotón a Alexandre Lacazette.

El técnico se dirigió al árbitro Clemet Turpin con gritos e insultos, acción que de quedar reflejada en el acta, podría ser castigada hasta con tres partidos de suspensión.

Después de jugar más de 80 minutos en inferioridad numérica, el Atlético de Madrid logró dejar la eliminatoria abierta para la vuelta, a disputarse el próximo jueves en el Wanda Metropolitano, tras firmar el empate 1-1.

No es la primera vez que el técnico rojiblanco ve la roja tras una acción polémica en un partido crucial para los rojiblancos.

Simeone fue expulsado en la final de Champions League de 2014 cuando el Atlético de Madrid cayó ante el Real Madrid al intentar entrar al terreno para encararse con el central merengue Raphael Varane después de que Cristiano Ronaldo pusiera el 4-1 definitivo.

La Comisión de Control y Disciplina de la UEFA impuso entonces un partido de sanción al técnico, y una multa de 21,000 euros al club por "conducta inapropiada del equipo", tras acumular más de cinco tarjetas amarillas durante el encuentro, así como "de sus aficionados", tras el lanzamiento de bengalas al campo.

La última expulsión polémica del técnico rojiblanco ocurrió en enero pasado, cuando vio la roja por protestar y aplaudir al árbitro en el encuentro de vuelta de cuartos de final de la Copa del Rey ante Sevilla en que su equipo fue eliminado tras sufrir una derrota por 3-1.