Golf
Ignacio Colombo 52d

Estados Unidos volvió a triunfar en la Presidents Cup

Una placa más para el equipo de Estados Unidos en la Presidents Cup, y ya van 12 en total. El resultado de 19 a 11 es elocuente. La supremacía de los estadounidenses se demostró sin contemplaciones en la cancha de Liberty National.

Al terminar los tres primeros partidos del domingo, Estados Unidos ya era el campeón. La ventaja de 13 y medio a 3 y medio, con la que empezaron el día en que se disputaron los 12 partidos individuales, era demasiado amplia como para una remontada. Se vieron sin embargo, cuando ya era tarde, buenas actuaciones de algunos jugadores Internacionales.

El caso más llamativo fue el del japonés Hideki Matsuyama, que superó con comodidad a la estrella de la escuadra estadounidense, Justin Thomas, por 3 & 1. Este fue el mejor partido del día, con siete birdies y un águila de Matsuyama, y siete birdies de Thomas.

Otros triunfos internacionales notables fueron el del australiano Adam Scott sobre Brooks Koepka (3 & 2), y el del venezolano Jhonattan Vegas sobre Jordan Spieth (1 & 2). El sudafricano Charl Schwartzel, que había jugado muy mal el sábado por la mañana, pareció otro jugador el domingo, y ganó bien su partido frente a Matt Kuchar. El otro sudafricano, Louis Oosthuizen, despertó también del letargo y ganó un gran partido frente al otro emblema de los estadounidenses, Patrick Reed.

El argentino Emiliano Grillo, que había empezado bastante bien su partido con Rickie Fowler, fue perdiendo fuerza y terminó cediendo en el final, cuando Fowler ganó 5 hoyos seguidos para derrotarlo por 6 & 5. Un buen balance sin embargo para Grillo, que debutó en esta edición al ser elegido por el Capitán, Nick Price.

Cada vez que termina una Presidents Cup flota en el aire la misma pregunta: ¿tiene relevancia esta competencia? Para demostrar que sí, muchos ponen como ejemplo a la Ryder Cup, que hoy es la competencia más importante del golf mundial. Sin embargo, durante los primeros 45 años de su historia y hasta 1973, Estados Unidos dominó la competencia, perdiendo solo en una oportunidad. Fue recién a partir de 1979, con la inclusión de jugadores del resto de Europa, gracias al español Severiano Ballesteros, que la Ryder Cup se transformó en un evento realmente competitivo.

La realidad es que en esta edición la Presidents Cup, desde el viernes por la tarde con un parcial de 8 a 2 a favor de Estados Unidos, la competencia estaba muerta. Y todos, el público, la prensa y los jugadores, hicieron un esfuerzo enorme para que pareciera lo contrario.

Sería quizá necesario ver un triunfo épico del equipo Internacional en la Presidents Cup, para que la temperatura de la competencia suba y se genere la rivalidad necesaria para llevarla a otro nivel. Pero ese escenario no se vislumbra en el corto plazo, con la nueva generación de estrellas que ha producido Estados Unidos.

No sería raro que se sigan haciendo cambios en el formato. Habrá que darle crédito al PGA Tour y confiar que, en el algún momento, consigan que la Presidents Cup, ideada en 1994 para darle a los jugadores del resto del mundo, excluyendo a Europa, la posibilidad de competir en la modalidad match play en una contienda entre equipos, pueda lograr un lugar importante y ser un clásico que alterne con la Ryder Cup año tras año.

^ Al Inicio ^