<
>

Primer vistazo a la Prisión Punjabi camino a Battleground

Por tercera vez en igual número de eventos de PPV de SmackDown Live, el campeonato de la WWE estará en juego en una lucha entre el campeón Jinder Mahal y Randy Orton en Battleground. Aunque la rivalidad ha tenido sus momentos incluyendo una lucha fantástica en Money in Thr Bank, el mes pasado, él y el campeonato de la WWE se han sentido secundarios a SmackDown Live que a menudo que es ensombrecido por las luchas que involucran el campeonato de Estados Unidos.

Fue crucial para condimentar las cosas y WWE hizo lo debido al anunciar que el encuentro del domingo tendrá lugar dentro de una prisión Punjabi, un tipo de lucha que no hemos visto en una década. Pero, ¿fue esta estipulación la elección correcta?

Sólo ha habido dos luchas de prisión Punjabi en la historia de WWE y ninguna fue particularmente memorable. En el Great American Bash en 2006, The Undertaker derrotó al Big Show en una muy decepcionante lucha inaugural de Punjabi Prison y en No Mercy en 2007, Batista y The Great Khali sólo la mejoraron ligeramente.

Además de eso, como Orton aludió el martes, la selección de Mahal de la estipulación fue un poco confusa desde una perspectiva histórica. El uso de los hermanos Singh por parte de Mahal durante su ascenso a la prominencia ha sido su carta de presentación así que ¿por qué elegiría un tipo de lucha que impide su interferencia?

Echando a un lado las interrogantes, tanto Mahal como Orton son ciertamente capaces de ofrecer un rendimiento de calidad el domingo dentro de la estructura de aspecto único, una estructura a la que pudimos echar un vistazo en la noche del martes.

Con la Prisión Punjabi rodeando el ring, ambos luchadores ofrecieron su última promo antes de su gran lucha. Mientras se encontraba dentro de la prisión, el campeón afirmó: "Esta colosal estructura será el último lugar de descanso del legado de Randy Orton".

Esto llevó a Orton a acercarse a la prisión y, al subir a la cima, le recordó a Mahal: "No tengo nada que perder, tomaste mi título, avergonzaste a mi familia, trataste de tomar mi dignidad y me dejaste muerto. No tengo nada que perder, pero tienes todo que perder".

Dos luchas de Battleground se arañaron en el programa

Además de la lucha de Prisión Punjabi, otras dos de primera fila en la cartelera de Battleground verán a AJ Styles defender su recién ganado Campeonato de los Estados Unidos contra Kevin Owens, así como la primera lucha entre Shinsuke Nakamura y el ganador del maletín en Money in The Bank Barón Corbin.

En lo que se ha convertido en una de las plantillas estándar para cerrar el show camino al gran evento, los enfrentamientos se combinaron eficientemente en el evento principal de esta semana cuando Styles y Nakamura se enfrentaron a Owens y Corbin. Tan genérico como el formato se ha convertido, la lucha fue bastante buena comenzando con una lucha feroz en la rampa de entrada antes de que sonara la campana.

Cuando la lucha comenzó, los cuatro hombres hicieron lo suficiente para abrir el apetito de la audiencia para el domingo. Nakamura y Corbin continuaron mostrando la intensidad que ha sido el principal punto de venta de su rivalidad, mientras que Styles y Owens mostraron matices de la excelencia que han creado en batallas anteriores.

Owens derrotó a Styles el martes, terminando el encuentro con una patada dura seguida por un powerbomb pop-up. Ambos encuentros tienen potencial de robarse el show el domingo.

LO BUENO

• A la vez que The New Day se dirige a Battleground para enfrentarse a los Usos en su búsqueda de convertirse en el primer equipo en obtener los campeonatos en parejas de RAW y SmackDown Live, a manera de calentar el ambiente se enfrentaron Kofi Kingston ante Jimmy Uso. Ambos Kofi y Jimmy son excelentes luchadores y si se les da suficiente tiempo, tienen la capacidad de producir una lucha sólida en cualquier noche dada. Hicieron justamente eso el martes por la noche y presentaron un esfuerzo fino de 10 minutos que vio a Jimmy rodar tras un bloqueo corporal de Kofi y agarrar una victoria engañosa. Fue un buen avance para lo que deberá ser una divertida lucha de campeonato en Battleground.

• Luego del inesperado anuncio de Kurt Angle el lunes de que el ex miembro de American Alpha Jason Jordan era su hijo y el nuevo miembro de la lista RAW, su ex compañero Chad Gable se sentó con Renee Young y explicó: "Esto no solo cambió La vida de Jason y Kurt, también cambió mi vida". Cuando se le preguntó qué sigue para él y su carrera como luchador de sencillos, respondió con, "Tengo algunas ideas". Viniendo de una maravillosa lucha con Styles hace dos semanas, la corrida de sencillos de Gable en SmackDown tienen un futuro comprometedor.

• Después de múltiples cara a cara con Sami Zayn, Mike Kanellis, con su esposa María a su lado, finalmente hizo su debut en el ring. Todavía no estoy completamente vendido en el truco del "Poder del Amor", pero lo aprovecharon esta semana. Cuando Zayn estaba a punto de entregar su Helluva Kick, María entró en el ring para proteger a su hombre. Ella proporcionó una distracción suficiente para permitir que Mike conectara un Samoan Driver sentado para una victoria en su primera lucha de la WWE. Aunque no se anunció oficialmente, existe la posibilidad de que una revancha se incluya en la cartelera de Battleground. Yo dudaba al principio, pero estoy un poco intrigado para ver dónde va esto.

• A pesar de que había un solo programa de división femenina camino a Battleground, una división capaz de producir dos o tres peleas de calidad, Charlotte y Becky Lynch llegaron al ring dando una posibilidad de una futura rivalidad en una muy buena lucha llena de reversiones y caídas falsas. La química era evidente como cuando Becky eventualmente la amarró en el Dis-Arm-Her para la victoria por rendición. Esta es una lucha que me encantaría ver en una etapa mucho más grande en algún momento.

LO MALO

En primer lugar, es genial tener a John Cena y Rusev de vuelta en la televisión de WWE. Cena es sin duda uno de los grandes de todos los tiempos y Rusev tiene el potencial para serlo.

Cena tomó el micrófono esta semana para promover su lucha de banderas con Rusev en Battleground y, como de costumbre, hizo un buen trabajo entregando un ardiente promo salpicado de orgullo estadounidense. Rusev respondió golpeando a tración al 16 veces campeón de la WWE, incapacitándole con su Accolade y orgullosamente levantó su bandera búlgara.

Dicho todo eso, esto no parece ser la mejor posición para Rusev. El enfrentarlo con Cena es grande en el sentido de que el foco estará brillando, pero es un lugar en el que hemos visto anteriormente a Rusev mientras los dos se preparaban a enfrentarse en WrestleMania 31. Fue una derrota limpia de Rusev ante Cena en ese evento lo que debilitó la fuerza imparable que inicialmente crearon en él.

La construcción de su lucha para Battleground se siente extrañamente similar a la de su encuentro en WrestleMania 31. Si se utiliza a Rusev como un trampolín para que Cena vuelva al cuadro del campeonato de la WWE, sería una oportunidad perdida aprovechando el regreso del ultra-talentoso búlgaro.
El futuro es brillante para Rusev, sin duda, pero vamos a averiguar el domingo si se encontrará con otro obstáculo a medida que se embarca en esta fase de su carrera.