<
>

Resumen Monday Night Raw: Sigue el ascenso de Braun Stroman

play
Strowman ejerce su dominio sobre Lesnar (0:41)

Brock Lesnar conecta un suplex contra Braun Strowman, pero Strowman se recupera y le propina un "powerslam" a Lesnar. (0:41)

Con un roster lleno de superestrellas para apoyo y tres horas de television que rellenar, a Monday Night Raw en raras ocasiones se le puede acusar de enfocarse en un solo individuo y volcar toda la atención en él.

Aunque la edición de este lunes de Raw tuvo varias historias y levantó bastante emoción de cara al próximo evento de pague por ver No Mercy, a ustedes no se les puede culpar por pensar que, en esta rara ocasión, Raw estuvo dedicado a un solo propósito - confirmar el monstruoso estatus de Braun Strowman, y hacerle parecer como el candidato más probable a quitarle el campeonato Universal al actual monarca Brock Lesnar.

Todo comenzó tras la primera hora del show, cuando Lesnar y su portavoz Paul Heyman entraron al ring y dieron su discurso semanal sobre cómo, a pesar de los retos que Lesnar ha ido enfrentando, él ha podido salir victorioso a pesar de su estatus de desfavorecido ante Strowman. Un breve aviso fue todo lo que necesitó Lesnar para salir corriendo hacia el ring, pero por primera vez parecía que Lesnar tendría la ventaja.

Luego de varios intercambios de golpes, Lesnar lanzó a Strowman hacia un esquinero y levantó al gigante sobre su cabeza para propinarle una 'suplex'. Mientras Lesnar celebraba, Strowman logró levantarse y esperó a que Lesnar se virara para darle la mala noticia.

A medida que Strowman capturaba la atención de Lesnar, golpeó al campeón Universal con un 'chokeslam' y terminó el asunto con una 'powerslam'. Por segunda vez, levantó el campeonato Universal e dejó en claro sus intenciones.

Este momento solo habría servido como el tipo de impulso correcto que necesitaba Strowman, pero estaba lejos de haber finalizado. En un enfrentamiento que ciertamente pudo haber sido el evento principal de la noche Strowman resistió todo lo que le lanzó John Cena y le propinó dos movidas devastadoras. Todo comenzó al permitirle a Cena atacarlo mientras él estaba levantando los escalones de metal, un resultado cuestionable en términos de descalificación. Strowman no dejó ninguna duda al enviar a Cena a las escaleras con un powerslam en marcha, lo que finalmente hizo que el árbitro decretara la descalificación, y Strowman con gusto dejo que la decisión se mantuviera en deferencia a un mensaje más importante - nadie, ya se Lesnar, Cena, Roman Reigns o alguno otro en el roster - se podría medir de igual a igual con Strowman.

Esto sirvió un raro propósito al satisfacer a dos maestros diferentes.

Strowman pudo establecerse más aun como un gigante invencible, mientras que Cena tuvo un ligero choque con la realidad luego de volver a atacar verbalmente a Reigns e ir tan lejos como mencionar la suspensión por drogas de Reigns en un intento de llevar su mensaje a la multitud de Anaheim y todos los que los veían en sus casas.

El choque Strowman-Cena, que fácilmente pudo haber sido el evento principal en muchas otras noches de Raw, fue plato de segunda mesa al tope del inicio de la tercera hora del programa, encajando entre los dos partidos del Monday Night Football.

Ha habido veces que Strowman ha servido de tonto, incluyendo un par de enfrentamientos con Reigns, pero al igual que Samoa Joe se convirtió en un rival innegable al título de Lesnar en el camino hacia el evento de Great Balls of Fire, Strowman ha logrado tocar cada nota importante en su camino a retar a Lesnar en No Mercy. Hay muchas razones para creer que Lesnar continuará perseverando hasta que sea apropiadamente retado alrededor del WrestleMania del año que viene, pero pocas superestrellas han podido pararse de tú a tú con Lesnar de la forma que lo ha hecho Strowman.

Cena siempre tiene la última palabra

Jason Jordan llevó al límite a Reigns al igual que lo hizo con Cena hace una semana. El choque, que se llevó a cabo en los momentos iniciales de Raw el lunes en la noche, vio un ritmo mucho más metódico y deliberado. Jordan estuvo a la defensiva al principio, pero logró arreglarselas para tomar la ofensiva en la parte final y empujó a Reigns en una forma que lo hizo particularmente vulnerable a los ataques verbales de Cena inmediatamente luego del encuentro.

Justo como Reigns había criticado a Cena la semana pasada sobre haberse tardado tanto en vencer a Jordan, Cena retó a Reigns por la forma que su encuentro tardó tanto en terminarse. Luego de estar de acuerdo que Jordan se merecía elogios por su forma de luchar, Reigns mencionó algunos puntos sobresalientes sobre como manejó las cosas hasta un punto donde Cena ya no era un mal necesario. Incluso llegó a mencionar a The Rock, ya que llegó a mencionar los retos de Cena por entrar al mundo de Hollywood.

Mientras Reigns terminaba su alocución, Cena lanzó su ataque verbal más virulento a Reigns hasta la fecha. Catalogó a Reigns como un cienpies humano con su cabeza metida en su trasero, y entonces mencionó la suspensión de Reigns por drogas en el 2016. Se podría argumentar fácilmente que Cena se pasó más allá del alcance normal de una rivalidad en este momento, pero teniendo en cuenta la naturaleza de los ataques con meras palabras que hemos visto hasta este momento, Cena no parece demasiado fuera de su elemento. Hay que contarle otra semana más a la esquina de Cena.

Aciertos y fallos

-- El evento principal de Seth Rollins/Dean Ambrose/Hardy Boyz vs. Cesaro/Sheamus/Gallows/Anderson se sintió un poco fuera de lugar en el evento estelar, especialmente considerando el fuego desplegado en la pelea Cena/Strowman una hora antes. Con dos juegos del Monday Night Football el lunes, parecía que WWE estaba seleccionando sus batallas y eligió poner esa en el evento estelar para maximizar la audiencia que tuvo.

No debe sorprender que Rollins y Ambrose hayan colocado sus secuencias finales con facilidad y que Gallows y Anderson hayan hecho de tontos nuevamente.

-- Si el talento para ser luchador (a) se juzgara por las expresiones faciales, Alexa Bliss sería una de las tres mejores sin duda. Sus interacciones con Nia Jax, tanto en la mesa de comentaristas mientras Sasha Banks vencía a Emma y trasbastidores mientras el par se lamentaba por la llegada de Asuka al roster de Raw, prueban que Bliss tiene la habilidad de transmitir emociones poderosas ante el peligro, el miedo y un sinnúmero de emociones adicionales. La dinámica Bliss-Jax, la que será la más difícil de lidiar en No Mercy, será puesta a prueba el próximo lunes durante un choque frente a frente para este par.

-- The Miz anunció que él y Maryse esperan su primer hijo (a), lo que ofreció la oportunidad perfecta para que Enzo Amore interrumpiera las acciones. Amore volvió a hacer historia al competir contra The Miz mientras sigue siendo miembro del roster de 205 Live, un logro extraño desde el establecimiento de la división crucero.

Miz barrió el piso por completo con Amore en su choque verbal, apuntando sus paralelismos al lidiar con problemas viejos en sus relaciones con el resto del roster. Luego de ofrecerle un mínimo de simpatía, Miz apuntó a la falta de ambición de Amore cuando lo comparó con el resto de la división crucero y un deseo de compartir con raperos de tercera clase en vez de enfocarse en desarrollar su talento. A esto le siguió una pelea corta que terminó luego que Amore tomara el micrófono para comenzar un cántico de "who's your daddy (¿quién es tu papá?)" hacia Maryse y el grupo completo de Miztourage se encargara de atacar a Amore.

--Una vez más Elias logró el apoyo de la afición local, antes de que las cosas se viraran en su contra cuando la canción cambió de letra en otra dirección. Logró la victoria sobre Kalisto, y siguió su ascenso gradual en el roster de Raw.