WWE
Matt Wilansky | Escritor de ESPN.com 67d

Charlotte Flair regresa y se agencia oportunidad por el título

Durante un buen rato la noche del martes, parecía que la estrella de SmackDown Live no iba a ser otra que... ¿Aiden English?

Sí, el desajustado operático tuvo una buena noche, dominando al 13 veces campeón Randy Orton durante la mayor parte de su lucha antes de que un impresionante RKO arruinara su impulso. Unos minutos más tarde, English se anotó una asistencia clave en la victoria precipitada de Rusev sobre Orton, que acababa de acordar a una segunda lucha corrida.

Pero vamos a ser reales aquí: El hecho de que el nombre de English se mencione tan alto en el artículo habla de lo lento y prosaico que fue SmackDown fue durante la mayor parte de la noche.

En última instancia, la actuación de English fue ensombrecida por Charlotte Flair, que regresó al ring por primera vez desde el 8 de agosto. Había tomado bastante tiempo para estar con su padre, Ric Flair, que fue hospitalizado el mes pasado.

Charlotte ha sido la portaestandarte de la división de las mujeres durante gran parte de su reinado en la WWE, pero en los últimos meses -- especialmente desde que la sacudida de súper estrellas la trasladó a SmackDown -- ella no se había destacado entre el grupo de luchadoras que buscaban salir de la cartelera media luego de mucho tiempo.


El martes por la noche, Charlotte se dirigió a la multitud, agradeciendo a todos por sus pensamientos y oraciones mientras su padre continúa recuperándose. A continuación, dejó en claro que de ahora en adelanta iba a aprovechar cada momento que le reste en la WWE -- es decir, que está buscando volverse a ceñir el cinturón alrededor de su cintura de nuevo tan pronto como sea posible. Pero su mensaje fue interrumpido por la campeona de SmackDown, Natalya, que vino al ring para darse una palmadita en la espalda y revelar un retrato de sí misma en la primera celebración de la mujeres en la WWE.

Becky, Naomi y Tamina eventualmente llegaron al ring para declarar interés en el título femenino, antes que Daniel Bryan saliera de tras bastidores para anunciar un Fatal Four Way el martes. La ganadora recibiría una oportunidad por el título de Natalya en Hell in a Cell el 8 de octubre.

Mientras que la lucha, el evento principal del martes por la noche, fue una de alta energía, a menudo se sintió apresurada y una repetición de la dinámica de las mujeres en SmackDown en los últimos meses con todos las competidores disponibles lanzadas al ring a la misma vez.
Al final, Charlotte conectó un moonsault en Naomi y Tamina, y a continuación, momentos después, colocó súper patada a esta última para el conteo de tres.

La pregunta ahora, por supuesto, es si Charlotte saldrá del próximo PPV como campeona de Smackdown por primera ocasión para sumarlo a los cuatro títulos que ganó en Raw.

En este panorama actual, en donde estrellas de alto perfil competirán en luchas dignas de Wrestlemania y el propietario Vince McMahon haciendo una rara aparición en televisión, el equipo creativo de la WWE ha hecho un esfuerzo firme para maximizar sus personalidades y rivalidades, incluso en este lento período entre SummerSlam y Survivor Series. Una construcción glacial buscando una recompensa a largo plazo no es realmente la manera de operar en este momento.

Natalya es una buena historia, y ella ganó su tan esperado título, pero ella no es Charlotte.

Para el récord, tampoco lo es Aiden English.

FALLOS Y ACIERTOS

•  La retórica gobernó la noche en SmackDown, ya que tanto Shane McMahon como Kevin Owens se refirieron a la golpiza de la semana pasada a Vince McMahon. Si no lo supieses, pensabas que la hostilidad hacia el otro era genuina. Shane evitó su habitual samba al ring, y de una manera muy Undertaker, condenó a Owens a una "golpiza brutal de estas manos". Él continuó: "Te prometo esto: Cuando alguien menosprecia a alguien de mi familia, lo condenaré con una venganza masiva".

Owens fue igualmente auténtico en una entrevista fuera del ring, disculpándose por el bárbaro golpe que le dio a Vince, a quien siempre respetaba, pero notó que Shane "me hizo querer agolpear a tu padre". De alguna manera, en su emocional y enfurecido estado de ánimo, "[Tu padre] se convirtió en tí". Si su lucha actual es la mitad de lo bueno que han sido las amenazas, Hell in a Cell será un tremendo un evento.

•  Por otro lado, y en una desafortunada repetición de la semana pasada, Jinder Mahal vomitó más insultos contra Shinsuke Nakamura, lo que llevó a los aficionados a gritar que el campeón lo había llevado demasiado lejos. Simplemente no hay lugar para la dirección de la xenofobia de estas promociones. Eres mejor que esto, Jinder. ¿O no?

•  No estoy seguro qué entender con la interferencia de Tye Dillinger en una lucha que nunca se inició entre AJ Styles y Baron Corbin. ¿Está la WWE apuntando a una lucha de triple amenaza por el título de Estados Unidos en Hell in a Cell? ¿Y es realmente una mejor opción que ver a Styles y Corbin enfrentarse uno-a-uno? Dillinger tiene mucho aspecto positivo, pero hasta la fecha, ha sido poco más que un elemento básico en la construcción de la cartelera media. La única conclusión que puedo tener es que de alguna manera Corbin saldrá como el nuevo campeón al planchar a Dillinger, permitiendo así que la rivalidad entre The Lone Wolf y Styles continúe.

•  Como se mencionó anteriormente, Aiden English nos mostró más que el carácter sanano en el que se había convertido con una actuación estelar contra Randy Orton. El ex miembro de los Vaudevillians se fue de tú a tú ante Orton, destacado por una gran patada voladora y un conteo de dos. Aunque al final fue la tercera rueda en la saga de Orton-Rusev, English podría tener un futuro en el cuadriláterosi, usted sabe, la ópera de Sydney no funciona.

•  OK, ya está bien Dolph Ziggler. Denuncias tan apasionadamente a las superficiales superestrellas que no serían nada si no fuera por una gran entrada, pero tu acto de imitarlas ya cansa. ¿Cuánto tiempo más hasta que estés en el ring? Y en este momento, ¿nos importa algo? Sobre este tema, oye Bobby Roode -- ¿dónde estás?

•  Zach Ryder y Mojo Rawley dieron el siguiente paso en su división, perdiendo una vez más. En una entrevista tras bastidores después de caer ante The New Day, Rawley dijo que se necesita hacer un cambio drástico. Así que a menos que Rob Gronkowski se inserte en esta historia, parece que Ryder y Rawley podrían estar dirigiéndose hacia una batalla cara a cara en el programa previo de Hell in a Cell.

^ Al Inicio ^