<
>

Charlotte Flair revivirá momento de cambio ante Natalya en PPV

play
Charlotte Flair asume el legado de su padre (2:46)

La cuatro veces campeona de la WWE dijo que ahora que es luchadora entiende por qué fue tan difícil el retiro de Ric Flair. (2:46)

LOS ANGELES - Charlotte Flair y Natalya Neidhart revivirán el domingo uno de los más importantes momentos en la carrera profesional en la WWE de la hija del legendario Ric Flair.

Flair retará a la sobrina de Bret Hart por el campeonato mundial femenino de la marca Smackdown en el PPV Hell in a Cell poco más de tres años después que su lucha en la marca de desarrollo NXT la lanzara al estrellato y una corrida en el listado principal que incluye ser cuatro veces campeona de Raw.

"Natalya es muy, muy especial para mí. Lo digo en el libro y lo digo en cada entrevista", dijo Flair recientemente en Los Angeles, en donde publicitaba su primer libro junto a su padre, Second Nature. "Si no hubiese tenido esa lucha con Natalya esa noche, no sé si estaría en donde estoy en estos momentos, no solo porque me colocó en el mapa, pero me dio confianza cuando no la tenía".

Charlotte, cuyo nombre verdadero es Ashley Fliehr, apenas comenzaba en el 2014 en el negocio que llevó a su padre a conquistar 17 veces un título mundial. Junto a Bailey, Sasha Banks y Becky Lynch se conocerían como las Cuatro Jinetes (Four Horsewomen) y cambiarían el panorama de la lucha libre femenina por siempre.

"En ese momento no sabía si estaba haciendo lo correcto, no creía en mi misma, sólo había tenido algunas luchas y esa noche puso todos los ojos en mí y me dio la plataforma en donde estoy hoy día", admite Charlotte, de 31 años.

En el libro Second Nature, los Flair comparten sus experiencias. Ric habla de su salida de la lucha libre como luchador activo y Charlotte narra su entrada al negocio y cómo es hoy día la responsable de llevar el legado de su padre.

"Mi padre hizo "To be the Man", su primer libro, a comienzos de los 2000 y cada vez que tenían la oportunidad decían Ric debes hacer un segundo libro porque ha pasado tanto desde que se retiró, perdió a mi hermano y entonces se vio en un rol diferente en la compañía, ya no como una superestrella de la WWE, como luchador, pero como el manejador de su hija", relató Charlotte. "Así que dijeron, ¿qué tal si hablamos del resto de tu carrera y cómo se convirtió en el pase de batón? Yo tomé el batón y su legado".

En las tramas de la WWE, Ric era su manejador y casi dos años atrás, Charlotte lo traicionó y le dijo que no lo necesitaba más. La relación entre ambos, sin embargo, siempre ha sido sólida, admitió la luchadora. De hecho, parte de esa historia se refleja en un 30 for 30 de ESPN, que será emitido en noviembre en la cadena.

"Mi padre es mi mayor apoyo. Por ejemplo, con el venidero 30 for 30 él habla cómo quizás no fue el mejor esposo, el mejor padre, pero se recordará como la más grande superestrella en la historia de la WWE y yo no cambiaría quién mi padre es", explicó Charlotte. "El estar en casa o no estar en casa o lo que sacrificó por la industria porque ahora que estoy en la industria, entiendo su compromiso y pasión y el sentir el calor y la adrenalina de los fanáticos y es algo que aprendí en el proceso en el 2007 cuando se retiró con Shawn".

Uno de los capítulos del libro, publicado por St Martins Press y compilado por el escritor Brian Shield, es dedicado a la dificultad que tenía Ric luego de ser retirado como luchador activo por la compañía en una lucha en Wrestlemania XXIV. Luego de esto, mantuvo un rol de embajador de buena voluntad y posteriormente, renunció a la WWE para reactivarse como luchador con la compañía TNA en 2010.

En ese periodo, tuvo problemas personales y financieros que acapararon titulares en el mundo de la lucha libre, para posteriormente regresar a la WWE en el 2012.

"No entendía por qué no lo dejaba ir, por qué le estaba costando trabajo, por qué le afectaba, por qué hacía ciertas decisiones", añadió Charlotte. "No lo entendía, pero ahora que básicamente que estoy llevando su legado, ahora entiendo y comprendo por qué fue tan difícil para él".

El personaje de Charlotte en la WWE fue creado por la propia Ashley Fliehr, quien define su interpretación como un súper héroe diferente a su personalidad en la vida real. Aunque en estos momentos está en una corrida como luchadora técnica, gran parte de su tiempo en el listado principal ha sido del bando rudo.

"Yo desaría ser más como Charlotte. ¿Por qué no puedo ser como Charlotte? Ella es tremenda. Hablo de esto en Second Nature, yo creé el personaje que necesitaba, cree esta persona que necesitaba en mi vida y esta mujer que quería ser y es así como... Digo, Charlotte lleva el legado de mi padre y en mi vida personal necesitaba tener esa estabilidad y fuerza y valor... todo lo que es Charlotte es lo que necesitaba y es por eso que desarrollé mi propio súper héroe", explicó la luchadora, tercera entre los hijos de Flair que ha entrado a la industria.

Sin importar lo que ocurra en el Hell in a Cell, Charlotte asegura que disfruta lo que hace, aunque se niega a definirlo como un trabajo.
"Muchos de los talentos... mucha gente ven lo que hacen como un trabajo y para mí, esto no es un trabajo, es mi vida, y probablemente será de por vida", concluyó.