WWE
Tim Fiorvantti | Escritor de ESPN 69d

¿Qué depara el futuro para ganadores y perdedores en el HIAC?

Pocos habrían podido predecir que Sami Zayn sería sido la persona que habría tenido el mayor impacto el domingo en el PPV Hell in a Cell, especialmente teniendo en cuenta que ni siquiera estaba en la cartelera. Pero después de pasar la mayor parte de sus últimos dos años en la lista principal en un relativo purgatorio, Zayn hizo su declaración más grande ayudando al único hombre en la tierra que nadie esperaría que él salvaría.

Los destinos de Zayn y Kevin Owens han estado inextricablemente unidos desde mucho antes de que cada uno se uniera a la WWE. Ellos comenzaron juntos en la misma organización independiente en Montreal y disfrutaron de sus mayores éxitos para empresas como Ring of Honor y Pro Wrestling Guerilla juntos, ya sea como un equipo o en lados opuestos del ring.

De todos los resultados que podrían haber ocurrido el domingo, este fue uno de los que podría conducir al caos más potencial en los próximos meses. Sin PPV de SmackDown hasta el Survivor Series en noviembre, las próximas seis semanas deberían ser una fascinante oportunidad para explorar cualquiera de las decenas de direcciones potenciales para los mejores amigos.

Esta clase de imprevisibilidad es especialmente importante debido al estado del campeonato de WWE, y la dificultada de que Jinder Mahal lo pierda en cualquier punto antes del Royal Rumble. Hubo momentos de duda y argumentos a favor de que Shinsuke Nakamura lo ganara en Hell in a Cell, pero con una gira de publicidad a la India en la próxima semana y los eventos en vivo altamente publicitados pautados para diciembre, el gran impulso de la WWE detrás de Mahal parece poco probable que termine antes de esa ventana.

Con la asociación Owens-Zayn, casi todo lo demás está en juego. Dependiendo del nivel de su amistad y de su relación -- que podría caer en cualquier parte del espectro de aliados a amigos cercanos --, deberían servir como agentes de caos para el resto de la lista.

•  ¿La actual historia del campeonato de los Estados Unidos con Baron Corbin, AJ Styles y Tye Dillinger? Zayn y Owens podrían lanzar fácilmente una obstáculo a ello.

•  ¿El título en parejas? Podrían fácilmente hacer un papel similar a Dean Ambrose y Seth Rollins y ayudar a llevar adelante la corrida increíble de la división de parejas que SmackDown ha tenido de los últimos tiempos.

•  Dependiendo de cuánto tiempo Shane McMahon esté fuera de acción, hay una trama obvia para ahondar allí también. ¿Podría ser una guerra completa entre este dúo y la familia McMahon entrando en Survivor Series, especialmente teniendo en cuenta el momento entre Owens y Stephanie McMahon después del ataque de Owens contra Vince McMahon? ¿Se involucrará Triple H?

La demostración del martes debe ser muy indicativa de la dirección que van las cosas, aunque podría también ser una quemadura lenta hacia una reunión. Zayn, hace sólo unas semanas, profesó su deseo de "hacer las cosas de la manera correcta" al confrontar a Owens sobre sus atajos a la cima. Ya sea que se tratara de demasiados powerbombs en el borde del ring, o la insistencia de Shane en tomar las oportunidades que Zayn mismo había codiciado, SmackDown se vuelve a ser televisión obligada mientras el viaje hacia Survivor Series continúa.

Si bien esta historia debe dominar la programación de WWE durante el próximo mes y más, hay mucho que digerir sobre el resto de los resultados de Hell in a Cell.

- Nakamura necesita encontrar algo grande que hacer, y rápido. Puede obtener una última oportunidad ante Mahal y el campeonato de la WWE debido a la interferencia de los hermanos Singh en la lucha del domingo, pero otra derrota añadiría una devastadora post-data a una rivalidad que le ha hecho absolutamente ningún favor. Ambas luchas por el título entre Mahal y Nakamura han sido ambiciosos, pero en gran parte planos. A la vez que Nakamura busca establecerse como un verdadero talento y un personaje en el que vale la pena invertir, necesita encontrar una rivalidad y una oportunidad en la que pueda hundir los dientes y salir como ganador.

Al igual que Asuka, fue construido como una máquina prácticamente indestructible hasta el final de su corrida en NXT. Si él pasa a través de mucho más de lo que ha pasado con Mahal, el brillo se apagará a toda prisa.

- En una noche en la que ya estaba sucediendo tanto, no era una mala idea echar a un lado el resultado final entre Natalya y Charlotte Flair. Un final de DQ en un PPV siempre va a ser insatisfactorio, pero sirvió el objetivo de tres cabezas de hacer que Natalya parezca la ruda cobarde tomando la salida fácil, manteniendo a Charlotte como una técnico directa que fácilmente podría haber ganado e impidió una situación clara para que Carmella cobrara su maletín de Money in The Bank. Ya sea en Survivor Series o, con los dedos cruzados, una decisión de última hora de transmitir el próximo Starrcade en Carolina del Norte, Charlotte y Natalya tendrán un escenario adecuado para una lucha partido que significará mucho para el futuro de la división femenina en SmackDown.

- Los Usos conectaron otro golpe en su guerra a largo plazo con The New Day, y hay al menos un capítulo más para ser escrito. Con los nuevos campeones, que han ganado las correas en pareja de SmackDown tres veces, con cinco reinados en total, son el único equipo con el pedigrí (fuera de The Hardy Boyz en Raw) para comparar con lo que New Day ha hecho. Estos dos equipos tomaron grandes expectativas y volaron la tapa del PPV Hell in a Cell. Esta rivalidad finalmente tendrá que terminar, o al menos enfriarse, pero por ahora, hay mucho que esperar en otra futura lucha.

- La incorporación tardía de Dillinger al campeonato de Estados Unidos hizo que el cambio de título fuera una gran posibilidad. Fue una buena demostración para los tres luchadores, pero sin duda otra actuación magistral de Styles, que estaba en su mejor momento. Styles y Corbin lo volverán a hacer, y Dillinger podría mantenerse involucrado, pero un enfrentamiento de Styles contra Nakamura, con un título involucrado o no, parece un algo lógico en términos de una rivalidad que podría beneficiar enormemente a ambas superestrellas.

- Rusev está caminando sobre hielo fino, e igual que Bray Wyatt en Raw, rara vez termina en el lado correcto de un feudo. Si esta rivaidad con Randy Orton continúa o no, es duro decir hacia qué dirección se dirigen ambos a futuro.

- Bobby Roode y Dolph Ziggler pudieron tener una lucha mucho mejor de la que presentaron en Hell in a Cell, por no decir que esa lucha fue especialmente mala. Si no consiguen por lo menos una oportunidad para ir de 15 a 18 minutos en SmackDown o un PPV, eso sería clasificado como desilusión severa.

- La escritura está en la pared para los Hype Bros, a menos que dejen que su asociación poco a poco se desvanecezca. Teniendo en cuenta dónde estaban antes de la última lesión de Zack Ryder, y que hace sólo seis meses Mojo Rawley ganó el Andre el Gigante Memorial Battle Royal, su estado actual es decepcionante. Chad Gable y Shelton Benjamin, por otro lado, parecen listos para iniciar un empuje en el listado de parejas en SmackDown.

- ¿Y qué de las superestrellas olvidadas de SmackDown, que no jugaron un papel el domingo?

•  Becky Lynch parece ser una de las más propensas a hacer algo a corto plazo, y Carmella está a un cobro del campeonato.

•  Breezango trajo de vuelta los Fashion Files, y eso le daría a The Ascension algo que hacer.

•  Pero para todas las demás superestrellas que se revuelcan sin mucha dirección, lo que sigue siendo incomprensible es Luke Harper. Fue algo natural para disputar el campeonato de la WWE en WrestleMania este año y sin duda lo habría hecho mucho mejor, pero desde la sacudida de superestrellas y la salida de Wyatt, apenas ha tenido un impacto. Tiene la habilidad y el tamaño para hacer algo realmente especial, y si eso significa cambiar su apariencia o poner a la persona adecuada frente a él, Harper es un talento demasiado especial para echarlo a un lado.

^ Al Inicio ^