<
>

Usain Bolt revela que no se divertía conforme envejecía

MÉXICO -- Usain Bolt se convirtió en el hombre más rápido de la historia y uno de los deportistas más dominantes en su deporte, pero el trabajo para poder llegar a lo más alto del podio olímpico, en nueve ocasiones, en tres Juegos Olímpicos, no fue sencillo para el jamaiquino y los entrenamientos tampoco.

“Mientras más envejezco, menos me divierto”, dijo el nueve veces medallista olímpico de oro en el documental dirigido por Benjamin Turner y Gabe Turner, I am Bolt, que saldrá a la venta el próximo lunes 28 de noviembre en DVD y Blu-Ray.

“Al envejecer, no puedes irte tanto de fiesta”, algo que no oculta que le encanta.

Nació con un don natural para correr, pero tuvo que complementarlo con entrenamientos duros día con día, cosa que no disfrutaba, pero a la hora de ganar, sabía que todo el esfuerzo había rendido frutos.

Detestaba tener que seguir una dieta rigurosa, cuidarse para estar en lo más alto de su deporte e incluso no estaba motivado para los Juegos Olímpicos de Río después de una lesión que acarreó mientras estaba en una fiesta, en el 2015.

Ese envión anímico llegó cuando vio a Justin Gatlin, en una entrevista asegurando que se iba a colgar la presea de oro y Bolt, soberbio pero carismático, comenzó a entrenar para evitar que eso pasara en Río.

“¿Va a ganarme? Por supuesto que no, no es nadie”, dijo Usain.

Ya en sus últimos Olímpicos, el jamaiquino cumplió su cometido: 9 medallas de oro en tres justas olímpicas (Beijing 2008, Londres 2012 y Río 2016).

I am Bolt es un documental que va más allá del tartán y de lo que es con los medios de comunicación, se ve lo que sufrió para poder estar en lo más alto del olimpismo e introduce a las personas a distintas facetas que se desconocían de él.

Usain Bolt, sin tapujos, ahora intenta vivir una vida normal como los demás. “Estoy triste pero aliviado de lo que logré. Solo comer chatarra y vivir. Soy el mejor, recuerden eso, lo soy”.