Other Sports
By Vicki L. Friedman | Especial para espnW 247d

Por qué el voleibol está desplazando en gusto popular al básquet

El baloncesto figuraba que iba a ser el juego para Micaya White. Su padre, Randy White, jugó en la NBA. Su hermano, R.J., es el pívot titular para la Universidad de North Carolina en Greensboro. Micaya se unió a su primer equipo cuando tenía 6 años.

"Todos supusieron que yo también iba a jugar", remarcó White, de 6 pies y una pulgada de estatura.

Hubo solo un problema. Ella no lo amaba.

"Cuando traté de mostrar agresividad, he terminado perjudicando a otro jugador o saliendo por faltas del juego". Más que eso, White se encogió, "Odiaba que me tocasen, soy esquizofrénica con los gérmenes, así que una persona sudorosa tocándome me asusta".

Una conversación con el entrenador de voleibol en su escuela intermedia abrió una avenida que nunca consideró. Instándola a probar en el equipo de la escuela, White vaciló.

"No quería estropearlo, y no sabía nada al respecto", dijo.

Pero dentro de una semana, White se enamoró del juego en el que la fiesta del bloqueo nunca termina. El voleibol encendió sus jugos competitivos tanto como el baloncesto, quizás más.

"Sólo había una net en el medio", comentó. "Puedes poner toda esta agresividad hacia un objeto (la bola) y dejarla salir".

La pérdida del baloncesto se convirtió en la ganancia del voleibol. White fue parte de los 12 mejores deportistas de primer año en la Universidad de Texas, que alcanzó el título de la NCAA en diciembre.

Su decisión de elegir el voleibol sobre el baloncesto sigue una tendencia nacional. Hace dos años, por primera vez, más chicas de secundaria jugaban voleibol (432.176) que baloncesto (429.504), según la Federación Nacional de Asociaciones de Escuelas Secundarias del Estado. En 2015-16, el voleibol agregó a otras 4.133 niñas a esos números, mientras que el baloncesto perdió 276 participantes.

Examinas la década pasada, y los números son más sorprendentes. Estadísticas compiladas por el NFHS muestran un aumento de más de 40.000 jugadoras de voleibol en ese lapso y una disminución de 23.000 jugadoras de baloncesto.

"Ha habido un enorme cruce de afroamericanos a nuestro deporte, y se ha convertido en la norma social ahora jugar al voleibol, mientras que hace 10 o 15 años, era básquetbol", explicó el entrenador de Texas Jerritt Elliott. "Apela no sólo a los súper altos sino a los súper pequeños, los súper pequeños tienen un nicho con la posición de líbero (posición exclusivamente defensiva) donde pueden encontrar el éxito a un nivel muy alto".

El voleibol, que tuvo sus semifinales nacionales mostradas en ESPN en diciembre, ha evolucionado mucho más allá de los días de un pasatiempo de picnic.


"Hay un montón de chicas por ahí que les gusta ser poderosas, que les gusta ser fuertes, positivas y agresivas, pero también les gusta tener una net entre ellas", indicó Kathy DeBoer, directora ejecutiva de la Asociación Americana de Entrenadores de Voleibol. "No disfrutan defendiéndose la una de la otra o boxeando entre ellas o lanzando tackles".

Mike Flynn, editor del boletín nacional de reclutamiento Blue Star Report y una autoridad de larga data sobre el baloncesto femenino, apunta a todas las opciones que las chicas tienen hoy y los retos específicos del baloncesto.

"Usted va donde ves éxito y donde tienes acceso al éxito", puntualizó. "El baloncesto es un deporte difícil de dominar: a menos que estés dispuesto a dedicar tiempo y esfuerzo y tener un cierto nivel de atletismo y habilidades de mano-ojo, de lo contrario no tendrás éxito. En voleibol y lacrosse, esas barreras son más bajas".

Jasmyn Martin echó a un costado las cartas de reclutamiento de baloncesto de Tennessee en favor de un montón de correos de entrenadores de voleibol. Martin, quien se graduó de Hopkins High en Minnetonka, Minnesota, llegó un semestre antes para entrenar con los Gophers esta primavera, prefiere la energía del voleibol a la de los aros.

"Las relaciones que construyes, cuán juntas estamos, esas cosas lo diferencian del baloncesto", apuntó. "Nos juntamos después de cada punto".

Hayley McCorkle, que terminó su carrera en el equipo de voleibol de Carolina del Norte el otoño pasado, nació a dos horas de distancia de Tobacco Road, una zona loca por el baloncesto. Una vez calificada como recluta de tres estrellas por espnW HoopGurlz, ella eligió el voleibol sobre los aros.

"Quería competir contra alguien, pero no quería ese contacto físico", remachó. "El voleibol permite ser un poco más una niña. Usted puede usar las cintas, usar de color rosa, usar el cabello como quieras y todavía ser delicada cuando se juega el deporte. Eso atrae a un montón de atletas jóvenes para el deporte".

Kara Bajema, de Washington, fue una de las muchas jugadoras de voleibol que se hizo eco de ese sentimiento. La central (posición ofensiva) de segundo año, de 6 pies y 2 pulgadas, ganó dos veces el título de MVP del estado después de liderar a la Lynden Christian High (secundaria), a unas dos horas al norte del campus de los Huskies, un par de veces campeones de baloncesto. Pero ella gravitó hacia su otro amor, el voleibol, y se comprometió con Washington al final de su segundo año.

"Honestamente, me gusta más el ambiente de voleibol, es un poco más relajado", apuntó. "El baloncesto es definitivamente más duro, y a veces me gusta ser una chica delicada".

Pero Bajema anima a las niñas a no decidir sobre un deporte demasiado pronto.

"Juega tantos deportes como puedas en la escuela secundaria, y diviértete con ellos", subrayó. "Algunas personas sienten la presión de elegir muy temprano, yo animaría a la gente a jugar tantos deportes como puedan en la escuela secundaria".

Aunque es raro, no todo el mundo hace una elección, incluso en la universidad.

Ese es el caso de Abby Cole, quien jugó voleibol durante cuatro años en Michigan y se unió al equipo de baloncesto por primera vez este invierno. Cole dijo que ambos deportes ofrecen un conjunto único de desafíos, pero se complementan entre sí.

"Nunca diría que el baloncesto es más un deporte masculino que el voleibol, no estás jugando baloncesto masculino, estás jugando baloncesto femenino", dijo. "Los lazos y el cabello y la forma en que encajan los uniformes no afectan la forma en que se practica el deporte. Jugando al voleibol, no te dicen que juegues como una dama. Se te dice que jugar es difícil, que juegues duro y seas agresiva. Ya se trate de baloncesto o voleibol, se escuchan las mismas cosas de los entrenadores".

Del mismo modo, Kathryn Plummer, estudiante de primer año que fue clave en la carrera de Stanford al campeonato de voleibol de la NCAA en 2016, se sintió atraída por su versatilidad.

"Para algunas chicas, los lazos y los uniformes son importantes cuando son más jóvenes, pero en los niveles más altos, no necesariamente quieren usar spandex (licras)", enfatizó. "Es posible que desees usar pantalones de ejercicios cuando estás practicando, en el nivel más alto, los atletas son atletas, es todo sobre el deporte".

Con 6 pies y seis pulgadas de estatura, Plummer sería una bendición para Tara VanDerveer, cuyo equipo Cardinal de baloncesto carece de jugadoras de tamaño significativo. Plummer jugó baloncesto en su juventud, pero decidió no seguirlo en la escuela secundaria.

"Me encanta el baloncesto -para ver", dijo. "Me gusta jugar al voleibol, en el baloncesto, puedes subir y anotar, en el voleibol tienes que ser bueno en todo, tienes que trabajar más en conjunto " (en el baloncesto puedes ser dueño de la cancha, puede ser tu show pero para el voleibol, necesitas a todo el mundo".

Bryon Larson, cuyo Dynasty Volleyball Club en Kansas City es uno de los de mayor élite en la nación, señala que las habilidades para los dos deportes son similares.

"Estamos compitiendo por el mismo atleta: los muchachos delgados, largos y rápidos", explicó. "Ese es el sueño del prototipo de jugador".

Hace una década, los programas juveniles de voleibol eran escasos. Larson comenzó su club en 2009 con un sistema de captación para el equipo de la escuela secundaria que estaba entrenando. Ocho años más tarde, el club cuenta con 25 equipos.


"No podemos colocar suficientes equipos", dijo. "Podría agregar seis o siete más, pero para mí, es una cuestión de intentar ser de Macy's -no Walmart".

Cuando Troy Tanner comenzó Tstreet Volleyball Club hace una década en Irvine, California, se debió en gran parte al interés de su hija Bailey en el deporte. Ahora se ha expandido a una segunda locación en Laguna Beach. Él funciona programas para los pequeñitos, niños y adolescentes, y las palabras "Tstreet Club" se encuentran en muchas biografías del voleibol de la NCAA. Eso incluye el roster de la Universidad de Washington, en la que Bailey juega junto a las alumnas del Tstreet Club: Crissy Jones y Tia Scambray.

Tanner atribuye gran parte del éxito del deporte al simple hecho de que el voleibol es divertido y las oportunidades en la universidad son abundantes. La NCAA reconoce 334 equipos de voleibol; el voleibol de playa, totalmente avalado en 2015-16, es el deporte de más rápido crecimiento de la NCAA.

La exposición añadida ha venido con las redes Big Ten, SEC y Pac-12.

"Tengo una pequeña prima que vio el torneo", comentó McCorkle. "Ella no sabía nada sobre el voleibol hasta que lo vio en la televisión. Tenerlo ahí para que más chicas jóvenes vean les permite estar más atraídos por el juego".

El entrenamiento de alto rendimiento puede ser costoso -los jugadores de voleibol de élite pueden gastar más de $ 7,000 al año. Pero esa es una cantidad que un montón de padres pueden desembolsar para ver a sus hijas lograr el éxito.

Tan saludables como los números de voleibol son, DeBoer ofrece un optimismo cauteloso.

"No quiero que las chicas o el baloncesto femenino fracasen porque eso sería horrible para los deportes femeninos", remarcó. "Nosotros convirtiéndonos en el mejor deporte de equipo fue una combinación de crecimiento en el voleibol y contracción en el baloncesto femenino. Cuando en el deporte que es tu vaca sagrada -y el baloncesto es nuestro fútbol- la participación disminuye, eso es motivo de preocupación".

En los focos de voleibol como Texas y California, el crecimiento continúa, pero donde el voleibol es el deporte más importante por un 15 a 20 por ciento de diferencia, incluyendo a Nebraska, Iowa y Michigan, "estamos comenzando a ver un descenso", afirmó DeBoer.

Parte de ello se debe a los recortes presupuestarios y la fusión de los sistemas escolares. El auge en lo que ella llama "paga por jugar" voleibol juvenil hace cada vez menos probable que una chica con experiencia mínima estará disponible para jugar en su escuela secundaria.

"Y eso es lo que pasó en el baloncesto", dijo.

A finales de este año, Flynn planea introducir una nueva versión del baloncesto - un juego de siete en siete con un enfoque en la participación y el desarrollo -a nivel de club para atraer a más jóvenes.

"Los jugadores abandonan cuando no juegan", subrayó. "Vamos a cambiar el juego con esto".

Predecir cómo evolucionarán los números está entre aquellas áreas oscuras que mantienen a DeBoer despierto por la noche. Pero los entrenadores de los clubes de voleibol no están demasiado preocupados ni tampoco las chicas que siguen descubriendo el atractivo del deporte.

Takaira Flemons, estudiante de primer año en la Redan High School (Georgia), descubrió el juego en un campamento de verano en el estado de Georgia. Su entrenador de secundaria quería que probara; ahora está trabajando para una beca de voleibol.

"El voleibol es un juego de la mente", dijo Flemons. "No es fácil, pero no es difícil, no me gusta el baloncesto, el baloncesto parece ser lo mismo cada vez, no me gusta estar debajo de la canasta, no me gusta correr. Es la misma cosa repetitiva: en el voleibol, es algo nuevo, cada set, cada juego".

^ Al Inicio ^