<
>

La emotiva carta de Serena Williams a su madre

play
Así fue el embarazo de Serena Williams (0:39)

La tenista estadounidense presentó a Alexis Olympia Ohanian Jr. (0:39)

Alejada del circuito por maternidad, Serena Williams compartió un sentido mensaje en redes sociales hacia su madre, Oracene.

En ella, desarticula la discriminación que sufrió en su progreso profesional, "acusada" de lucir como un hombre y de no corresponder en un deporte femenino.

"Gracias por ser el modelo que necesitaba para superar todas las adversidades que hoy contemplo como desafíos", grafica la campeona de 23 Grand Slams.


La carta:

Querida mamá,

Eres una de las mujeres más fuertes que conozco. Estaba mirando a mi hija, ¡y ella tiene mis brazos y mis piernas! El mismo cuerpo musculoso, poderoso y sensacional. No sé cómo reaccionaría yo si ella tuviera que pasar por las cosas que yo debí enfrentar desde los 15 años.

Me han dicho que era un hombre por el físico que tenía. Se dijo que usaba drogas: no, siempre he tenido la integridad como para no buscar ventaja en métodos deshonestos.

Se dijo que mi lugar no estaba en los deportes femeninos, sino en los masculinos, porque lucía más fuerte que la media de las mujeres: no, simplemente trabajo duro y nací con este cuerpo fantástico del que estoy orgullosa.

Pero mamá, no estoy segura cómo tu no explotaste contra cada periodista, persona, presentador y, sencillamente, cualquier ignorante que no entendiera la fuerza de una mujer negra.

Me enorgullece que hayamos podido mostrarles cómo lucen algunas mujeres. Que no todas somos iguales. Que somos voluptuosas, musculosas, altas, bajas y todas somos lo mismo: mujeres y orgullosas de serlo.

Tienes tanta clase, mamá. Ojalá pueda seguir tu camino. Estoy tratando, y aún tengo un largo camino por recorrer, pero gracias.

Gracias por ser el modelo que necesitaba para superar todas las adversidades que hoy contemplo como desafíos, los cuales disfruto. Espero enseñarle lo mismo a mi bebé, y tener la fortaleza que tú tuviste.

Prométeme, mamá, que seguirás ayudándome. No sé si soy todavía lo humilde y fuerte que tú eres. Espero llegar a ese punto algún día. Te amo profundamente.

Serena.