<
>

Juan Martín del Potro está listo para regresar... una vez más

play
Delpo ya se entrena en polvo de ladrillo (0:52)

Primeros movimientos del argentino en la superficie, a la espera de su vuelta a las canchas. (0:52)

Juan Martín del Potro pronto volverá a estar entre nosotros, deleitándonos con sus monstruosos saques, a menos que algo salga horriblemente mal. Y, en el caso de Del Potro, el peor de los escenarios siempre es una posibilidad omnipresente.

El astro argentino está anotado para el Masters 1000 de Madrid, del 5 al 12 de mayo. Dejando de lado un intento de regreso frustrado en febrero, sería su primer torneo desde octubre, cuando se fracturó la rodilla.

Del Potro cumplió 30 años en septiembre. Ha mejorado muchos aspectos de su juventud precoz en el tenis, desde esas camisetas sin mangas hasta su timidez para hablar en público. Pero "Delpo" no ha podido superar la debilidad física que ha interrumpido constantemente su carrera desde esa increíble noche de 2009 cuando, con apenas 20 años, superó al gran favorito, Roger Federer, en la final del US Open.

Ese sigue siendo su único título de Grand Slam. Delpo podría haber sumado algunos más, pero las cirugías y rehabilitaciones (sobre todo por múltiples problemas en la muñeca) comenzaron apenas cuatro meses después de su espectacular logro.

En buenas condiciones físicas, Delpo ha sido quizá una de las fuerzas más disruptivas en el tenis, un jugador muy temido incluso entre los profesionales de elite, incluyendo al Big Four. Craig O'Shannessy, un psicoanalista de la ATP que ha asesorado a Novak Djokovic y otros tenistas de alto vuelo, le dijo a ESPN.com: "Delpo puede dictar el ritmo del partido. Tiene esa potencia impresionante en el saque y la derecha, y es paciente con el revés. Tiene un buen temperamento y cuenta con todas las armas para superar a cualquiera”.

El Big Four puede dar testimonio de lo anterior. Del Potro tuvo una ventaja de dos sets a cero contra Rafael Nadal en las semifinales del US Open en septiembre, cuando Nadal se retiró por sus propios problemas de rodilla. En los Juegos Olímpicos de 2012, Delpo perdió ante Federer en la semifinal por 19-17 en el tercer set. ¿Su respuesta? Le negó a Djokovic, el otro semifinalista superado, la medalla de bronce.

Más recientemente, Delpo detuvo a Federer en un impresionante partido a tres sets en una final de Indian Wells el año pasado. Mientras que está detrás de Federer por 18-7 en su serie, tiene una ventaja por 4-2 sobre el ícono suizo en finales.

"No sé cuál es la razón de ese récord", dijo Federer a los periodistas después de su derrota de 2018 en California. "Muchos de los partidos han sido extremadamente ajustados, ha sido duro enfrentarlo”.

John Isner, quien perdió ante Del Potro en cuatro sets durante los cuartos de final del US Open el año pasado, graficó después: "Cuando logra el control del punto, es muy difícil quitárselo. Es por eso que le va tan bien”.

Debido a sus lesiones, Delpo no ha tenido la oportunidad de imponer su juego sobre una base consistente. En este momento se ubica en el N°9 del ranking y en agosto pasado fue N°3, su récord de carrera, mejorando aquel cuarto lugar alcanzado por primera vez en enero de 2010. Entre esos períodos, ha estado fuera del Top 100 por largos plazos en dos oportunidades, y fuera de los mil primeros en dos oportunidades.

¿Qué es lo que hace que siempre regrese? Si bien se ha ganado el respeto y la admiración de sus pares – así como de legiones de fans – debido a sus dificultades, por encima de todo es un guerrero. Los vibrantes colores de su mundo pasan a ser monocromáticos cuando está fuera de acción. Ha admitido entre lágrimas que ha estado a punto de retirarse más de una vez, pero lo mata la idea de no seguir en el tenis.

Delpo volvió a la acción rápidamente en Delray Beach a mediados de febrero, con esperanzas de continuar hasta marzo y defender el título que había ganado en Indian Wells en 2018. Pero el intento resultó ser prematuro. Ganó dos partidos y luego se retiró.

"Los doctores me dicen que necesito tiempo si quiero estar al 100 por ciento, pero no quiero mirar los partidos desde el sillón de mi casa”, explicaba Delpo en la semana de competencia. "Ya lo hice antes y me hace muy mal”.

No descarten las chances de Del Potro cuando regrese a la temporada de clay esta primavera. Puede que su estilo sea más productivo en las superficies duras, pero Del Potro ganó sus primeros dos títulos en clay hace una década y sumó dos más los años siguientes. Además, fue semifinalista de Roland Garros dos veces, perdiendo ante Federer en 2009 y Nadal el año pasado.

"Cualquiera que deba enfrentar a Rafa en clay estará en problemas", dijo O'Shannessy. "Pero la clave para Juan Martín estará en su movimiento, sobre todo en cómo se pueda defender y hacer cosas para que su rival deba disminuir su ataque”.

Del Potro se especializa en quitarles las raquetas de las manos a sus oponentes, pero su mayor desafío ha sido poder mantener la suya en su propia mano... Aquí vamos de nuevo.