<
>

Del archivo: Carmelo Anthony opina del racismo sistémico y los cambios necesarios en Estados Unidos

play
Flashback - Carmelo Anthony, sobre la bocina (1:38)

Presentamos una selección de las mejores canastas del veterano jugador. (1:38)

Nota del editor: Esta entrevista con Carmelo Anthony, que explora los conceptos de la superestrella de la NBA sobre el racismo sistémico, la violencia policial y Colin Kaepernick, se publicó originalmente en NBA Preview de ESPN The Magazine el 31 de octubre de 2016.

EN MOMENTOS DE NORMALIDAD, sería inverosímil sentarse con Carmelo Anthony dos semanas antes del comienzo de la temporada de la NBA y no hablar sobre baloncesto, para no escuchar una palabra sobre la temporada, su oro olímpico en Río o sus compañeros All-star. Pero no es cualquier momento en Estados Unidos. Desde principios del verano, cuando seis policías fueron absueltos en la ciudad natal de Anthony, Baltimore, luego de enfrentar cargos resultantes de la muerte de Freddie Gray en abril de 2015, el baloncesto para el jugador de la NBA se ha convertido en secundario y ha pasado a ser un ciudadano activo e involucrado, uno consciente de su poder e influencia, y a menudo las limitaciones de cada uno.

Pasamos una tarde juntos en Nueva York hablando como ciudadanos y padres negros, debatiendo sobre la raza y la seguridad, los propietarios y jugadores, y la creciente politización de los deportes en una nación tensa. Para Anthony, no hay freno.

HOWARD BRYANT: Parece que hay una especie de punto de inflexión en todo el país. Cuando hablo con personas más jóvenes, tienen esta actitud como: "Se supone que hemos pasado esto. Es por eso que estoy molesto". Y luego hablo con mis tíos y me dicen: "Mira, así es como es. Esto no es nada nuevo".

CARMELO ANTHONY: Aquí están los nuevos años 60. Todos con los que hablo, mi madre, tíos y amigos, dicen lo mismo. Ellos comentan: "Lo que estás viendo ahora, ya lo habíamos visto. Es nuevo para ti, pero no es nuevo para nosotros". Creo que es más grande y mucho más profundo que solo ver lo que está sucediendo allí. No solo la brutalidad policial, sino muchos otros problemas que se están ocultando. Nuestro sistema educativo está en mal estado. Las escuelas se están cerrando a izquierda y derecha.

HB: Lo que estás tocando es la parte que ha sido difícil para mí y para las personas que quieren hablar sobre Colin Kaepernick. No se centran en por qué está haciendo lo que está haciendo. Miran a Baltimore y no miran la fábrica de Baltimore. No tienes parques, no tienes infraestructura. ¿Cómo esperas que se viva si estás sacando todos los recursos de la comunidad?

CA: Cuando no tienes recursos, se vuelve inútil. No hay nada que esperar. Sé que cuando iba al parque era después de la escuela. Teníamos centros de recreación para visitar en nuestros vecindarios, teníamos parques para ir a jugar, teníamos campos de futbol para ir a jugar. Tenías diferentes cosas que podías hacer, siempre me parece fascinante cuando vuelvo a mi comunidad y a los niños que he conocido, o sus padres, solo los escucho hablar. Lo único que veo es que quieren una voz, solo quieren ser escuchados. Es como: "queremos que todos nos escuchen".

HB: Cuando hablas de esto, no estás hablando específicamente de la brutalidad policial. Estas diciendo: "el sistema está roto".

CA: El sistema está roto, gotea hacia abajo. Es la educación, tienes que ser educado para saber cómo tratar con la policía y la policía tiene que ser educada sobre cómo tratar con las personas. El sistema tiene que poner a la policía adecuada en las situaciones adecuadas. Como, no puedes poner al policía blanco en la comunidad negra porque no saben reaccionar, no saben cómo responder a situaciones diferentes. Nunca han estado cerca de eso, ¿sabes? Cuando era niño, conocíamos a la policía por su primer nombre, les pusimos los apodos; pero eso solo sucede porque nos relacionamos. Y cuando la policía blanca entró en nuestro vecindario, la policía negra dijo: 'Oye, tenemos esto'. Eso ya no pasa. Ahora tienes a la policía negra con miedo de entrar en comunidades negras, y la policía blanca dice: 'M---, vendré. Es un trabajo. Entraré allí y lo haré'. Sin saber lo que va a pasar.

Creo que los atletas ahora solo están saliendo a decir lo que ven, ¿qué es? Brutalidad policial, policía matando gente, pero no se ha visto algo sobre el cierre de escuelas, no hay centros de recreación. No se ha visto eso en las noticias, todo lo que ves es que la policía está matando gente. Y si estoy sentado allí viendo eso todos los días durante todo el día, voy a pensar de cierta forma contra la policía. Si mostraran escuelas y por qué las cerraron, y dijeran que no hay fondos para esto y no hay fondos para eso otro, también se sentiría de cierta manera al respecto; pero eso no es lo que están poniendo en pantalla.

HB: Lo que más me molesta de esto es que la gente cree, especialmente sobre los atletas negros y los profesionales negros en general, 'Bueno, lo lograste. ¿Cuál es el problema?' Parecen tratarte como si tener éxito perdiera tu voz, cuando en realidad debería potenciar tu voz.

CA: La razón por la que estoy convencido de mis creencias es que ha sucedido desde siempre. Luego, una parte de mí dice: "No puedo hablar sobre cada tema porque entonces sería como, 'Oh, él solo está hablando de nuevo'".

Pero cuando es importante, el tiempo lo es todo, y lo de Freddie Gray fue lo que me avisó, fue como si algo hubiera explotado. Era como pensar que ahora era el momento, es suficiente. Todos me llaman diciendo 'deberíamos hacer esto' o 'deberíamos hacer aquello', y yo decía: 'Me voy a casa'. si quieres venir conmigo, vienes conmigo, peroyo no llamo a los periodistas y estoy en las noticias. En realidad voy ahí, quería sentir ese dolor, esa tensión.

HB: Recuerdo cuando estaba en la universidad en Temple, caminando por la calle. venían unos policías y me ponían en el suelo a punta de pistola. Cuando sucede algo como ahora, no puede ser más personal.

CA: Cuando estás en ese entorno que es parte de tu vida, no puedes controlarlo. Y no es hasta que sales de ahí y comienzas a mirar hacia atrás que dices: "Oh, esto está en mal estado". Me siento con diferentes personas con las que crecí, empiezo a recordar y antes, cuando contaba esa historia era divertido. "¿Recuerdas cuando nos detuvieron? ¿Cuando la policía nos puso en el suelo o nos persiguieron?" Fue divertido, pero ahora eso ya no es gracioso.

HB: ¿Viste el video de Tulsa? (Nota del editor: el tiroteo del 16 de septiembre de 2016 captado por la cámara del tablero de un oficial de policía y que mostró a un hombre negro desarmado, Terence Crutcher, siendo asesinado a tiros por un policía blanco. El oficial, Betty Shelby, se declaró inocente de homicidio en primer grado y fue absuelto en 2017).

CA: Sí, por supuesto.

HB: Vi eso y lo primero que dije fue: "Es un asesinato".

CA: Correcto, y puedes ver eso con niños y ellos dirán eso, no hay más.

HB: Sin embargo, todavía hay muchas personas que no ven que esto es un problema.

CA: Todos saben que es un problema, pero es más profundo que eso. Es más grave que eso. El sistema está roto y seguiremos diciendo eso. ¿Cómo puedes sentarte y ver una ejecución en vivo? Y ahora está empezando a convertirse en algo normal ver eso. Lo ves ahora y dices "Otro fue asesinado. Otro hombre recibió un disparo". Y sabes, como en todo, no toda la policía es mala. Tienen buenos y malos elementos.

HB: Te has reunido con la policía. ¿Cuál ha sido la respuesta?

CA: Al hablarles directamente, te das cuenta que hay muy poco que puedes hacer. Me he reunido con muchos de ellos, en todo el país, lo entienden y dicen: "No aprobamos eso".

HB: Pero...

CA: "Pero al final del día, rodamos con el nuestro". Es como "somos los chicos del club y nos atenemos a nuestro código". Y no quiero sonar loco cuando digo que es comprensible, porque si algo le sucede a alguien de mi equipo porque se pelean, vas a protegerlos. Y desde esa perspectiva lo entiendes, pero te das cuenta de que lo que puedes hacer tiene limitaciones.

Me doy cuenta de que tienen miedo, cuando sales aquí todos los días, cuando te pones el uniforme, en ciertos vecindarios no sabes lo que va a pasar; pero eso es porque hay desconfianza.

HB: La dinámica en los deportes, sin contar a la NHL, son los propietarios blancos, los medios blancos, los entrenadores blancos, los jugadores negros. Esa dinámica hace que sea difícil de entender. ¿Cómo sientes que tu mensaje ha sido recibido?

CA: Yo controlo mi propio mensaje, no reviso los medios tradicionales para transmitir mi mensaje. Creo lo que quiero y lo publico por mi cuenta.

HB: Que decidiste hacer esta temporada en apoyo a tu mensaje, como equipo o individualmente, ¿cuál esperas que sea la reacción?

CA: La NBA es muy solidaria, quieren asociarse con nosotros y respaldar esto, pero al final del día sigue siendo una corporación, por lo que hay un momento en el que te dejarán ir, y un gesto no va a cambiar nada. Entonces, independientemente de si nos destacamos y nos abrazamos para mostrar unidad y solidaridad, en el momento en que alguien salga y levante el puño, eso será algo diferente.

Colin Kaepernick se sentó, eso causó una reacción diferente y la gente ni siquiera sabía por qué lo estaba haciendo. Simplemente pensaron que era irrespetuoso con los soldados y las personas que lucharon por el país, y que no tenía nada que ver con eso.

HB: ¿Has hablado con Colin? ¿Cuál fue tu reacción cuando lo viste?

CA: Hablé con él esa noche, se acercó a mí esa noche. De una manera muy respetuosa dijo: "di este paso y quiero tener tu opinión sobre lo que está sucediendo". Yo le dije: "Eres valiente. Solo demostraste mucho coraje en lo que acabas de hacer, pero ahora viene la parte difícil porque tienes que seguirlo haciendo. Así que si eso fue solo una vez, entonces estás jodido".

HB: Estás hablando de temas de los que la mayoría en Estados Unidos no quiere hablar, pero también jugaste para tu país y ganaste una medalla de oro. ¿Cómo te afecta ser llamado antipatriótico?

CA: Lo he escuchado, pero es absurdo. Me he comprometido con este país de muchas maneras, comprometiéndome con USA Basketball desde que tenía 19 años, jugando en cuatro Juegos Olímpicos, yendo a diferentes partes del mundo donde estaban en guerra, viajando a Turquía donde estaban bombardeando el edificio a tres puertas de nosotros.

Estás representando algo que es más grande que tú, más grande que los New York Knicks o cualquier otro equipo. Estás representando a todo el país, llevas a los Estados Unidos en el pecho y cuando escuchas ese himno nacional, independientemente de cómo te sientas al respecto, tienes una sensación especial dentro de ti. Es por eso que las emociones surgieron después del hecho, porque sabía lo que estaba sucediendo aquí en el país, en nuestras propias comunidades y para mí saber eso y aún estar allí peleando, jugando y representando a nuestro país en la escala más alta que se puede representar en el deporte, fueron muchas emociones.

HB: En la NBA parece que tienes más poder, más que los jugadores de la NFL, más que algunos jugadores de béisbol. Siempre pensé que ponerse de pie en 2014 durante el asunto de Donald Sterling era una oportunidad real para que los jugadores dijeran...

CA: Dije lo mismo, pero nunca salí ni dije nada sobre Donald Sterling porque me di cuenta que era más grande que yo. Es como la brutalidad policial con el sistema, el sistema está roto y es una entidad más grande que tú. En aquel momento no se trataba de baloncesto, fue un problema de raza.

HB: Don Yee, el agente de Tom Brady, dijo que los jugadores no tienen idea de cuánto poder tienen, que podrían derribar todo este sistema y crear algo para sí mismos si quisieran. Si acabo de pasar al sistema deportivo, ¿hay algo diferente y mejor que hacer?

CA: Creo que los recursos están ahí, creo que somos lo suficientemente poderosos. Solo puedo hablar por los jugadores de baloncesto y somos lo suficientemente poderosos como para, si quisiéramos, crear nuestra propia liga. Pero todos tendrían que estar dispuestos a hacer eso, debes que estar dispuesto a decir: "Esto es lo que voy a hacer. Estoy apoyando". Porque al final del día los atletas son la liga. Sin los atletas, no hay liga. Sin nosotros, no hay ellos; pero no piensan así. Dicen: "Somos su principal fuente de ingresos, por lo que me necesitarán antes que yo a ellos". Creo que solo tienes que estar dispuesto a hacerlo y, ya sabes, la fuerza viene en números. Si no tienes ese apoyo, no va a funcionar.

Las personas en el poder comprenden ahora más que nunca que algunos de los atletas son tan poderosos como ellos, y esa es la parte que da miedo. Es sencillo: "Alguien a quien le pago, es tan poderoso como yo; no queremos eso".

HB: Argumento que en el siglo XXI el atleta negro es el profesional negro más influyente en los Estados Unidos. Hay una historia, una herencia de franqueza; sin embargo durante aproximadamente 30 años, desde mediados de los 70 hasta finales de los 90, realmente no se dijo mucho. Entonces la gente parece sorprendida cuando te escuchan hablar ahora.

CA: Se trataba de construir esa corporación, al atleta perfecto. Michael Jordan entró y trascendió el juego a otro nivel dentro y fuera de la duela, entonces todos querían a ese atleta típico con un traje de atleta limpio, políticamente correcto y que nunca habló fuera de su mensaje. Cuando tenías atletas que hablaban, eran expulsados.

HB: Es la evolución del atleta. Ahora el atleta es como una corporación individual, pero la diferencia es que todos se enorgullecen de lo que son. Escuchas en los medios muchos escritores que dicen: "No quiero ser un escritor negro, solo quiero ser escritor". Y yo pregunto: "¿Por qué no puedes ser ambos?"

CA: Porque no es aceptado. Somos la única cultura, la única raza que no tiene la nuestra. Para nosotros no hay recursos en el barrio aparte de las drogas. O tienes un buen tiro en salto o estás vendiendo crack rock. Las otras razas por ahí, tienen sus propios barrios, tienen su propia comunidad, sus propias tiendas. Se apoyan mutuamente; y nosotros no.

HB: ¿Y de dónde viene eso? Del hecho de que hemos separado la educación de la comunidad, se marcharon de mi vecindario en Dorchester, en Boston, en Roxbury, cualquier familia negra que tuviera perspectivas. ¿Por qué? Por las escuelas.

CA: Porque no hay recursos.

HB: Y cuando la estabilidad se ha ido, ¿qué queda?

CA: Nada, desesperación.

HB: Sin embargo, escuchas esta disonancia cognitiva cuando sucede lo de Baltimore y la gente dice: "¿Por qué están quemando sus propios barrios?", sin darse cuenta de que no son nuestros.

CA: Eso es correcto, no somos dueños de nada y de eso estoy hablando cuando digo que todo es parte de algo más grande. No se trata de una cosa, el sistema está roto. Se oye a la gente decir: "Justicia u otra cosa"...