<
>

LeBron James aboga por Breonna Taylor: "Black Lives Matter no es un movimiento, es un estilo de vida"

play
La clavada de LeBron que dejó a todos con la boca abierta (0:16)

LeBron James realizó una magistral volcada que hizo poner de pie a todo el banco de los Lakers. (0:16)

Con el reloj marcando menos de un minuto antes del medio tiempo en el primer partido de los Lakers de Los Ángeles en Orlando, Florida, el jueves, LeBron James pasó a dos defensores cerca de la mitad de la cancha para hacer una clavada.

Cuando James quebró la cintura de Jerry West mientras volaba a través del enorme logotipo de la NBA en el círculo de inicio, los televidentes podían ver tres palabras en letras mayúsculas impresas en la cancha en la parte superior de sus pantallas sobre él: “Black Lives Matter“.

La frase, que entró en el léxico público después de que George Zimmerman fue absuelto por el asesinato de Trayvon Martin en 2013 y se convirtió en el título de la acción social que ha sido omnipresente en los últimos meses tras los asesinatos de George Floyd, Ahmaud Arbery, Breonna Taylor y otros estadounidenses negros, es algo que James dice que debe considerarse permanente, no pasajero.

"Mucha gente usa esta analogía, hablando de Black Lives Matter como un movimiento. No es un movimiento", dijo James después de anotar 12 puntos en 15 minutos en la derrota 108-104 de los Lakers ante los Dallas Mavericks. "Cuando eres negro, no es un movimiento. Es un estilo de vida. Nos sentamos aquí y decimos que es un movimiento y, OK, ¿cuánto va a durar este movimiento? 'No detengas el movimiento'. No, esto es un camino de la vida. Cuando te despiertas y eres negro, eso es lo que es. No debería ser un movimiento. Debería ser un estilo de vida. Esto es lo que somos...

"No me gusta la palabra 'movimiento' porque, desafortunadamente, en Estados Unidos y en la sociedad, no ha habido ningún maldito movimiento para nosotros. No ha habido movimiento".

En este momento, James, de 35 años, se encuentra a sí mismo como algo más que un jugador de baloncesto que intenta superar las piernas envejecidas y una pandemia global para acumular otro título en su currículum de Salón de la Fama.

Él representa una historia de éxito desde sus comienzos humildes, muy consciente de los escollos que esquivó para llegar a donde está hoy. Podría decirse que no solo es el mejor jugador de la liga -a Giannis Antetokounmpo de los Milwaukee Bucks le gustaría esa mención-, sino que sin duda es su voz más impactante.

"Cuando habla, mucha gente escucha", dijo su compañero de equipo Anthony Davis.

Entonces, después de que James jugó en su primer partido con un uniforme de la NBA en más de cuatro meses, sus comentarios después del juego se centraron en temas más importantes que la forma en que la defensa de los Lakers manejó a Luka Doncic o qué primera impresión hizo JR Smith.

"En primer lugar, quiero seguir arrojando luz sobre la justicia para Breonna Taylor y su familia y todo lo que está sucediendo con esa situación", dijo James en una declaración de apertura.

Escribió "# Justice4BreonnaT" con marcador en sus zapatillas para el juego y se le preguntó qué pasos quería ver para lograr esa justicia. Taylor, una técnica en medicina de emergencias negra, fue asesinada en Louisville, Kentucky, en marzo después de que agentes vestidos de civil ejecutaron una orden de "no llamar” relacionada con una investigación de narcóticos y le dispararon a la joven de 26 años al menos ocho veces, según los informes. No se encontraron drogas.

"Queremos arrestar a los policías que cometieron ese crimen", dijo James sobre los tres policías de Louisville involucrados.

El detective Brett Hankison fue despedido. Jon Mattingly y Myles Cosgrove, los otros oficiales involucrados, fueron puestos en reasignación administrativa.

"Nosotros como la NBA, y nosotros como los jugadores, y yo como uno de los líderes de esta liga, quiero que su familia sepa y quiero que el estado de Kentucky sepa que lo sentimos y queremos justicia", James dijo. "De eso se trata. Lo que está bien está bien y lo que está mal está mal. Y esta es una situación incorrecta que está ocurriendo en mis ojos y en muchos otros ojos, no solo aquí en Estados Unidos, sino que apuesto en el mundo también”.

Señaló la ironía de cuán "afortunado" fue que la muerte de Floyd, causada por un oficial de policía de Minneapolis arrodillado en su cuello, fue capturada en video, porque la tragedia era innegable.

"Quiero decir, ¿es eso lo que necesitamos ver, un video de la muerte de Breonna para darnos cuenta de lo mala que es la situación?”, James cuestionó.

Sus comentarios se sumaron al alboroto de los jugadores que llamaron la atención sobre el caso de Taylor desde que la NBA invitó a 22 equipos al Complejo ESPN Wide World of Sports para reiniciar la temporada luego de una larga pausa debido a la pandemia de coronavirus.

James dijo que esperaba que otros jugadores, individuos que normalmente se sentirían "asustados" de posibles consecuencias, se sintieran facultados para seguir hablando mientras están en Orlando.

"Porque es un momento en el que se nos escucha", dijo. "Si realmente te importa o no, nos están escuchando. Pero eso es lo más importante".

Más allá de sus pensamientos sobre Taylor, James habló con un alcance más amplio cuando se dirigió a los periodistas durante casi 15 minutos, aproximadamente el doble de su sesión normal posterior al juego, describiendo el desafío sistemático que enfrentan los negros en este país.

"Sabemos que por un paso que otra persona podría tener que dar, o por una yarda que otra persona podría tener que caminar, sabemos que tenemos que dar cinco pasos más", dijo James. "Sabemos que debemos tomar 10 yardas más para llegar a la zona final. Quiero decir, lo entendemos. Lo sabemos. Pero también es lo que nos hace tan fuertes, nos hace tan poderosos, nos hace tan únicos y unificados es que tuvimos muchas dificultades en nuestra vida.

"Es desgarrador, hombre. Ustedes no entienden. A menos que sean una persona de color, ustedes no entienden. Entiendo que podrían sentirlo, pero nunca podrían entender realmente lo que es ser negro en Estados Unidos“.

Se le preguntó a James si sintió algún progreso desde julio de 2016, cuando él, Dwyane Wade, Carmelo Anthony y Chris Paul abrieron el ESPYS llamando al cambio social.

"Quiero decir, 2016, Barack [Obama] fue nuestro presidente", dijo James. "Sabemos lo que está pasando ahora. ¿Eso es progreso? No creo, creo que todos podemos ver y decir que eso no es progreso".

El progreso, en la estimación de James, comenzará con la comunicación y la disposición y la urgencia de entenderse.

"Si pudieras sentarte allí y hablar con alguien, mirar a alguien cara a cara y decir cómo te sientes, sin importar si le gusta o no, puedes respetarlo", dijo. "Alguien podría no estar de acuerdo... Pero si puedo mirarte muerto a los ojos y tú puedes mirarme y decir: 'Escucha, a cada uno lo suyo, no estoy de acuerdo con eso', entonces yo puede respetarte por eso. Mucha gente ni siquiera puede tener esa conversación".