<
>

Transición de Ian Desmond a los jardines ha sido más fácil que lo esperado

Desmond solo había jugado apenas dos partidos como jardinero en sus seis temporadas previas en Grandes Ligas, y en el 2016, ha tenido que jugar en el izquierdo y el central. Andrew Dieb/Icon Sportswire

Nota del editor: Pueden ver la versión en inglés de la nota aquí.

NUEVA YORK - El coach de jardineros de los Vigilantes de Texas, Jayce Tingler, ya está acostumbrado a recibir mensajes de texto por la madrugada de Ian Desmond.

Y es que si al flamante jardinero central de los Vigilantes se le ocurre un enfoque particular o algo que él cree que tiene que mejorar, le envía un mensaje de texto a su entrenador, no importa cuán tarde sea en la noche, para poder trabajarlo al día siguiente.

"Hago eso porque quiero ganar; lo que quiero es ser un ganador", explicó Desmond en entrevista con ESPN Digital. "quiero ser un ganador. Siento que tengo que hacer eso para ajustar mi curva de aprendizaje. La mayoría de los jardineros han tenido muchos años de carrera para aprender a jugar la posición".

"Quiero acortar ese tiempo de aprendizaje tanto como sea posible. Para eso se necesita trabajo adicional. Para eso se necesita trabajar horas extra. Creo que por eso es que hago esas cosas".

Tras haber jugado apenas dos partidos como jardinero en sus seis temporadas previas en Grandes Ligas, el ex torpedero Todos Estrellas con los Nacionales de Washington se ha adaptado por completo a su nuevo rol en Texas, en primer lugar en el jardín izquierdo y posteriormente desplazándose al central en reemplazo del decaído Delino DeShields.

Desmond no sólo se ha ajustado con rapidez, se ha convertido en mucho más que un jardinero simplemente satisfactorio. Y a la vez lo ha hecho parecer muy fácil.

"Ha logrado tener éxito por la persona que es", explicó Tingler. "Es un estudioso del béisbol. Tiene mucha experiencia en Grandes Ligas. Cuando se trasladó del campocorto al jardín izquierdo y ahora al central, utilizó toda esa experiencia. Llega temprano todos los días. Es el primero en ponerse el uniforme. Siendo un estudiante del juego y la persona que es, creo que por eso ha tenido una transición tan rápida".

Precisamente por sus habilidades físicas y sólido brazo, Tingler siempre pensó que la curva de aprendizaje de Desmond sería menor. Pero no fue hasta que el seis veces ganador del guante de oro Dwayne Murphy, ahora coach con los Vigilantes, le dijo que la transición de Desmond a los jardines era la mejor que jamás había visto que supo que el "experimento" había sido todo un éxito.

Su transición ha sido tan eficiente que cuando los Mets de Nueva York firmaron al abatido campocorto dominicano José Reyes a un contrato de ligas menores con la esperanza de trasladarlo a tercera base y al jardín izquierdo, el gerente general Sandy Alderson citó a Desmond como el mejor ejemplo de lo que un gran atleta puede lograr.

No obstante, Desmond dice que no tiene los instintos de cualquiera de los otros 29 jardineros centrales titulares en Grandes Ligas, por lo cual los tiene que compensar trabajando más fuerte que nadie.

"Esos instintos que creo que todos los demás tienen no me nacen de forma natural todavía. Eso es lo que quiero que suceda", destacó. "No tengo ningún instinto al que pueda recurrir a excepción del mes y medio o dos meses que he estado jugando la posición. Es algo que quiero ir adquiriendo a través de la práctica de bateo y preguntándole a gente más inteligente que yo".

"En los jardines realmente no puedes reaccionar. Puedes adelantarte en defensa, pero todo tiene que basarse en conocimiento", agregó. "Cuando empecé a jugar ahí por primera vez, hacía un movimiento defensivo y pensaba que lo estaba haciendo en la dirección correcta, pero luego tenía que corregirlo. Se trata de saber leer la bola cuando sale del bate y hacer el movimiento defensivo correcto y tomar la ruta correcta a la par con el swing. Eso todavía es difícil para mí".

Desmond, quien creció queriendo ser como el 10 veces ganador del Guante de Oro Andruw Jones, dice que disfruta al ver jugar a jardineros atléticos que no reciben mucho reconocimiento, como el dominicano Juan Lagares, al igual que aquellos cuyas espectaculares jugadas frecuentemente se destacan en la televisión, entre ellos Kevin Pillar y Kevin Kiermaier.

"Casi todo el mundo es mejor que yo... ¡pero yo sigo tratando de alcanzarlos!"