<
>

Duda razonable para Yankees, ¿perseguir a los Medias Rojas o asegurar el comodín?

play
Lo Mejor del Día en BBEN: Chris Sale regresó intraficable (0:59)

El lanzador de los Medias Rojas volvió de la lista de incapacitados y abanicó a 12. Los Cubs dejaron en el terreno a los Nacionales 4-3 con Grand Slam de David Bote, haciendo historia. (0:59)

NUEVA YORK – Matemáticamente hablando, sólo hay un equipo eliminado en la División Este de la Liga Americana.

Se trata de los Orioles de Baltimore.

Sin embargo, viendo la manera en la cual los Medias Rojas de Boston ampliaron su liderato sobre el segundo equipo del Este de la Americana, barriendo en cuatro encuentros a los Yankees de Nueva York hace una semana, es fácil pensar que los Bombarderos del Bronx no tienen oportunidad de arrebatarles a los Medias Rojas la corona de su división.

Antes de la jornada del lunes, tras una semana en la cual los Yankees tuvieron marca de 6-1 y no recuperaron terreno, el déficit de los neoyorquinos es de 9 ½ juegos.

Partido por el comodín, ahí van los Yankees.

Sin embargo, no les digan eso. Porque aún hay tiempo y oportunidad en lo matemático de remontar y ganar la división (algo que hicieron de forma célebre exactamente hace 40 años), los Yankees no dejan de creer.

No obstante, ¿deben seguir con esa actitud? A este punto, ¿vale la pena seguir persiguiendo con todas las fuerzas a los Medias Rojas, en busca de la corona divisional? O, ¿valdría la pena que los Yankees concentren todas sus energías en asegurar un puesto del comodín?

Al asumir la última opción, los Yankees podrían ir de forma más lenta y segura en su búsqueda del regreso de sluggers lesionados como Aaron Judge y podrían darle un buen descanso a su cerrador Aroldis Chapman, quien está lidiando con tendinitis en una de sus rodillas. Chapman pitcheará de esa forma por el resto de la temporada. Sin embargo, en recientes salidas, ha tenido dificultades con su dominio y experimentado decrecimiento de su velocidad.

Quizás, algo de descanso extra sería beneficioso para los abridores Luis Severino y CC Sabathia. Los Yankees quieren vigilar de cerca la carga de trabajo de Severino mientras nos acercamos al mes de octubre y Sabathia sigue lanzando a pesar de los problemas en su rodilla que han requerido de tratamiento durante toda la temporada.

Si bien unos conteos de pitcheos menores e imponer límites de innings para Severino y Sabathia en las próximas semanas afectaría una búsqueda del título divisional, posiblemente sean de ayuda con miras a los playoffs.

Por supuesto que conformarse con un puesto de comodín haría que los Yankees pusieran todas sus cartas en el destino de un solo partido, que podría poner fin a su postemporada a un par de horas de haber comenzado.

Ventajas de perseguir a los Medias Rojas

Calendario favorable

El calendario, tal como ha sido durante la segunda mitad de la temporada, sigue siendo amigo de los Yankees. Entre este momento y el final de la campaña regular, 26 de los 45 encuentros que le quedan por disputar a Nueva York serán contra equipos que actualmente ostentan récord negativo. De esos partidos contra equipos con registro ganador, tres serán contra Tampa Bay, quien apenas roza los .500 y seis serán contra los Medias Rojas,

El calendario de los Yankees es tan favorable para ellos que, antes de la jornada del domingo, se ubicaba como el quinto más fácil de todo el béisbol. Por su parte, los Medias Rojas tendrán un panorama por venir más retador. Con sus futuros oponentes mostrando en conjunto porcentaje de triunfos de .499 antes de la jornada del domingo, los Medias Rojas tienen el calendario número 12 en términos de facilidad. Los oponentes que quedan por enfrentar a los Yankees llegaron al domingo con porcentaje de triunfos de .476.

Nueva York ha tenido algo de buena fortuna en cuanto a su calendario en días recientes, tal como lo ha mostrado victorias en series sobre los modestos Medias Blancas de Chicago y Vigilantes de Texas . Desde que perdieron la serie en Boston, los Yankees tienen récord de 6-1 contra par de equipos con desventajas superiores a 21 juegos en sus respectivas divisiones.

“Es una temporada larga. Tendrás altibajos y en lo que respecta a este equipo, sabemos que tenemos que disputar un partido mañana, sin importar lo que pase”, dice Sabathia. “Debes salir y jugar duro, sin importar lo que haya ocurrido en la noche anterior y pasar la página. Somos muy buenos en eso”.

Es cierto que el éxito de Boston contra equipos buenos y otros no tan buenos en la presente campaña podría hacer inútil que los Yankees tengan un calendario más sencillo por disputar. Los Medias Rojas, que mantienen ritmo para terminar con la mejor temporada regular en la historia de la franquicia, han sido capaces de vencer a cualquiera que se les cruce enfrente.

Sin embargo, debido al hecho que los Yankees tienen seis partidos más que jugar contra los Medias Rojas, mantienen oportunidades de cerrar la gran brecha en su división en las próximas semanas. Al contrario de lo ocurrido el fin de semana pasado en el Fenway Park, los Yankees tendrán que aprovechar todas y cada una de esas oportunidades si tienen intenciones de ser verdaderos contendores en su división.

Jugadores clave de los Yankees prontos a regresar

Parece que, dentro de muy poco, los Yankees tendrán de vuelta a dos de sus mejores toleteros de poder. ¿Qué tan pronto, exactamente? Aún es incierto. Sin embargo, a medida que los días progresan y avanzan las recuperaciones de Judge y Gary Sánchez, es probable que dos de los más importantes bateadores de los Yankees estarán de vuelta vistiendo el clásico uniforme, justo a tiempo para los días clave de septiembre.

Los seis partidos que le quedan a los Yankees contra Boston se escenificarán en septiembre, al igual que seis más en la carretera en Oakland y Seattle, dos equipos que persiguen a Nueva York en la carrera por el comodín. Sin duda, la temporada de los Yankees parece que se definirá en el último mes.

"Siempre estamos buscando la división. Tenemos aún lo que resta de agosto y todo septiembre para intentarlo. Han sucedido muchas cosas locas. Para nosotros nuestro objetivo siempre ha sido la división. No importa cuántos juegos tengamos. Estamos de vuelta. Vamos a seguir luchando por eso." Aaron Judge

Sánchez podría estar de vuelta en el transcurso de la próxima semana. El receptor, según informes, podría reportarse nuevamente al equipo grande este lunes tras haber pasado aproximadamente tres semanas en el complejo primaveral de los Yankees en Tampa, sometiéndose a un proceso de rehabilitación tras sufrir una lesión inguinal. El manager Aaron Boone comentó a los periodistas este domingo que Sánchez correría en el terreno del Yankee Stadium, previo al partido del lunes contra los New York Mets, además de efectuar prácticas de bateo en jaulas techadas y “acelerar” sus actividades como cátcher.

Sánchez está tomando con calma su regreso, tras haberse lesionado la ingle nuevamente el mes pasado enfrentando a los Rays en Tampa, donde sufrió dicho esguince por primera vez un mes antes, mientras corría tras un roletazo.

A Judge le podrían quedar pocos días antes de hacer swing a un bate nuevamente para así comenzar su regreso completo a las actividades de béisbol tras haber sufrido una fractura en su muñeca derecha por un pelotazo propinado el 26 de julio. Judge se acerca a las tres semanas luego de experimentar la lesión (el diagnóstico original estimaba un periodo de recuperación de tres semanas para Judge) y el slugger ha comenzado a experimentar cierta mejoría en su rango de movimiento.

Igualmente, lanzó pelotas a distancias muy cortas la semana pasada en Boston y ha seguido efectuando sus actividades de acondicionamiento físico. Una vez que tenga una muñeca completamente recuperada, podrá hacer swing y en ese momento, su recuperación podría cobrar mayor ímpetu.

Debido a que ambos peloteros han estado fuera de acción en semanas recientes, los Yankees han perdido valioso poder artillero. Si bien Sánchez ha confrontado dificultades en gran parte de la temporada, lidiando con anémico promedio de bateo de .188, ha sumado 14 jonrones y 42 remolcadas en 66 partidos. Judge ha bateado para .285 con 26 cuadrangulares, 20 dobles y 61 impulsadas. Ha sido una de las amenazas ofensivas más consistentes y peligrosas en la presente temporada.

Giancarlo se enciende

El viernes pasado, mientras conversaba con MLB.com durante un evento celebrado en Manhattan, Judge comentó sobre el deseo de los Yankees de seguir peleando por la corona del Este en la Americana.

“Siempre estamos en la cacería por el título de división”, expresó el jardinero derecho. “El mes de agosto acaba de comenzar. Aún nos quedan agosto y septiembre. Muchas cosas locas han ocurrido. Para nosotros, la meta siempre ha sido (ganar) la división. No importa cuantos juegos tengamos de diferencia. Seguiremos luchando por ello”.

El compañero jonronero de Judge, Giancarlo Stanton, ha seguido bateando como si él quisiera, por sí sólo, meter a los Yankees de nuevo en la pelea por la corona del Este. Ha explotado en el plato recientemente, soltando cuadrangulares en cinco de sus seis últimos partidos. En los 16 juegos desde la lesión de Judge, Stanton se ha mostrado particularmente efectivo, bateando para .281 (64-18) con 15 anotadas, 7 jonrones y 15 carreras impulsadas.

Su éxito ha representado un crítico impulso a la ofensiva de los Yankees, la cual se encuentra experimentando un periodo de 14 encuentros al hilo en casa en los cuales han anotado al menos cinco carreras. Algo que no habían logrado los del Bronx desde hace 80 años.

Los Yankees aspiran que este sea el inicio de una explosión como la vivida por Stanton en agosto pasado, cuando sumó 18 cuadrangulares en ese mes para la causa de los Marlins.

Sin embargo, hay un problema: Stanton ha lidiado con molestias en un tendón de su corva, lo cual le ha limitado de cierta forma en la semana anterior. Recientemente, Stanton ha sido bateador designado en vez de jugar en los jardines, porque los Yankees desean darle un poco de descanso a sus piernas.

Pros de centrarse en el comodín

Los Medias Rojas están enrachados

Incluso cuando el itinerario de los Yankees se considera más fácil que el de Boston, el hecho es que los Medias Rojas han estado prácticamente imbatibles.

Boston tiene marca de 17-5 desde el Juego de Estrellas, incluida la reciente barrida a los Yankees.

Gran parte de lo que ha hecho que los Medias Rojas (85-35) hayan sido tan exitosos han sido los batesde Mookie Betts y J.D. Martinez. Betts lidera las Grandes Ligas en promedio de bateo con .350, mientras que Martínez está haciendo un fuerte empuje para la Triple Corona. Martínez lidera las Grandes Ligas en jonrones (37) y remolcadas (104) y solo está detrás de Betts en promedio de bateo (.333).

Boston ha superado sus problemas de lesiones y sigue teniendo éxito a pesar de que jugadores como Betts, Dustin Pedroia, Rafael Devers, Xander Bogaerts, Chris Sale y Eduardo Rodríguez, entre otros, han pasado tiempo en la lista de lesionados esta temporada.

Entonces, si los Medias Rojas van a manejar la adversidad y seguir ganando juegos del modo en que lo han hecho desde el Juego de Estrellas, tal vez los Yankees estarían mejor enfocados en alejarse de Atléticos y Marineros, los equipos que Nueva York supera por cinco juegos en la carrera de comodín. Mientras los Yankees tienen marca de 12-10 desde el descanso, Oakland y Seattle tienen marca de 15-6 y 11-11, respectivamente.

Los Marineros y los Atléticos abren una serie de tres juegos en Oakland el lunes. Es la primera de las 10 reuniones restantes entre los equipos. La buena noticia para los Yankees es que estas contiendas les dan a Marineros y a A’s varias oportunidades de vencer al otro.

Chris Sale acaba de regresar

Batear no ha sido el único atributo positivo de Boston esta temporada. Su pitcheo abridor ha sido en gran medida dominante. En la serie en el Fenway Park la semana pasada, los Yankees vieron de cerca ese dominio, sumando solo cuatro hits en 17 entradas en juegos consecutivos contra Rick Porcello y Nathan Eovaldi.

Tan buenos como esos dos fueron en la serie de rivalidad reciente, ninguno es el as del equipo de Boston. Y aunque un período de lista de inactivos mantuvo fuera a ese as recientemente, parece que Sale se recuperó bastante bien. En una salida de cinco entradas en Baltimore el domingo, Sale ponchó a 12.

Esto marcó la séptima salida consecutiva de Sale con nueve o más ponches sin permitir más de una carrera. En los últimos 100 años, ningún otro lanzador tiene una racha de cinco de esos juegos.

Además, Sale ha permitido solo cinco carreras limpias y tiene 109 ponches en sus últimas 10 aperturas. De acuerdo con el Elias Sports Bureau, desde 1912, cuando las carreras limpiasse convirtieron en estadística oficial en las mayores, ningún otro lanzador ha tenido 100 o más ponches y permitido cinco o menos carreras en un lapso de 10 aperturas.

El punto es el siguiente: Sale ya era dominante, y ahora ha vuelto, aparentemente no es peor por el desgaste. Con él lanzando, los Medias Rojas son aún más difíciles de vencer.

Fenway: La casa de los horrores de 2018

Como locales esta temporada, los Medias Rojas son los mejores en las Grandes Ligas con 42-15. A los Yankees les ha ido bien en casa, con el segundo mejor récord como local en el béisbol, con marca de 41-17.

Esos números muestran cuán difícil ha sido para cualquiera que haya visitado Fens o el Bronx esta temporada. Esa tendencia también se ha extendido a los rivales. El equipo local ha ganado 10 de los 13 juegos que han jugado los Medias Rojas y los Yankees.

Eso es un mal presagio si los Yankees aún están intentando ganar el Este de la Liga Americana. ¿Por qué? Porque si de algún modo están a corta distancia de la división hasta el último fin de semana de la temporada regular, los Yankees probablemente tendrán que hacer algo que aún no han hecho esta temporada: ganar múltiples partidos en Fenway Park.

Los Yankees no solo tienen marca de solo 1-6 en Fenway, sino que han estado en el lado corto de un par de derrotas abrumadoras allí. Perdieron 15-7 a principios de este mes y cayeron 14-1 en abril. El hogar del Monstruo Verde ha sido realmente horrible para este equipo.