MLB Selecciones
David Schoenfield | Escritor senior de ESPN 159d

Quince historias de primavera en la Liga Nacional

Bryce Harper y Manny Machado siguen sin firmar. A medida que los pitchers y receptores comienzan a reportarse esta semana en Arizona y Florida, esa sigue siendo la gran noticia en el mundo de las Grandes Ligas, una fea mancha en lo que, de otra forma, es un momento alegre del año: El regreso del béisbol.

A pesar de lo anterior, hay muchas otras historias que ver en esta primavera. Aquí les presentamos una por cada equipo de la Liga Nacional


División Este de la Liga Nacional

Atlanta Braves: Ronald Acuña Jr.. Los Braves firmaron a Josh Donaldson, trajeron de vuelta a Brian McCann y todos sus jóvenes pitchers abridores (tanto los ya presentes en las Mayores como los cercanos a llegar allí) serán argumentos convincentes; sin embargo, después de una temporada baja en la cual los Braves declinaron hacer apuestas grandes, todo gira en torno a Acuña. Inmediatamente, el novato se convirtió en uno de los jugadores más atractivos del béisbol y después de su monstruosa segunda mitad de temporada (fue tercero en las Mayores en la categoría de OPS) hay una interrogante que surge: ¿Podría alzarse con el Más Valioso?

Nivel de emoción: 5. Imagínense si hubieran firmado a Harper o hubieran hecho un canje por J.T. Realmuto, como debieron hacerlo.


Washington Nationals: La vida sin Bryce... la vida con Juan. Con un regreso al Distrito de Columbia cada vez más improbable para Harper, los Nationals ciertamente no evadieron movimientos a fin de mejorar su roster: $140 millones para Patrick Corbin, reemplazaron la inercia que tenían en la posición de receptor con Yan Gomes y Kurt Suzuki; pactaron con Anibal Sanchez y Brian Dozier y sumaron piezas a su bullpen tales como Trevor Rosenthal y Kyle Barraclough. Sobre todo, quiero ver batear a Juan Soto.

Nivel de emoción: 4. No es año electoral y los Nationals se muestran bien en teoría, pero ciertamente padecerán algunos dolores a medida que se ajustan a la era post-Bryce. Si ganan la división, Harper será periódico de ayer.


Philadelphia Phillies: ¿Firmarán a Machado o a Harper? Filadelfia, incluso después de haber adquirido en temporada baja a Realmuto, Andrew McCutchen, Jean Segura y David Robertson.

Nivel de emoción: 4. La afición de Filadelfia es complicada y éstos quieren ver a Machado o a Harper.


New York Mets: Todos los rostros nuevos. El pacto de Robinson Canó y Edwin Díaz recibió opiniones divididas por parte de muchos aficionados a los Mets, quienes aparentemente percibieron a Jarred Kelenic como la nueva reencarnación de Mickey Mantle o algo similar. Los Mets también contrataron a Jed Lowrie y Wilson Ramos y adquirieron a Keon Broxton. Cuentan con mayor profundidad que el año pasado (aunque la incorporación de otro pitcher abridor hubiera caído bien) y ciertamente, es un equipo más interesante.

Nivel de emoción: 4. El nuevo gerente general Brodie Van Wagener destella confianza y los aficionados de los Mets se están contagiando.


Miami Marlins: Probablemente no sea Neil Walker. En 2017, este desastre de franquicia contó con una alineación protagonizada por el Más Valioso de la Liga Nacional en 2017, el Más Valioso de la Liga Nacional en 2018, junto a Realmuto, Marcell Ozuna, Dee Gordon y Justin Bour. Ahora cuentan con... umm, Austin Dean, JT Riddle y Peter O'Brien. No es la idea criticar a jugador alguno entre los presentes, pero veamos por un momento a O'Brien. Aparentemente, será el primera base titular (aunque podría terminar siendo Walker o Garrett Cooper), tiene 28 años y si bien sumó OPS de .838 en 74 apariciones al plato con los Marlins en 2018, ligó para .216 en Ligas Menores. Bateó para .191 en Menores en la campaña previa. Su promedio de ponches durante esas dos temporadas fue de 34 por ciento... en Ligas Menores. Será otra temporada larga (aunque siendo justos, la rotación podría ser casi respetable si todo sale bien).

Nivel de emoción: negativo un millón.


División Central de la Liga Nacional

Milwaukee Brewers: La salud de Jimmy Nelson. Aquí están pasando muchas cosas, desde la batalla en la segunda base hasta ver a Brandon Woodruff y a Corbin Burnes con la posibilidad de pasar del bullpen a la rotación hasta la repetición del Más Valioso de Christian Yelich. Sin embargo, todas las miradas estarán puestas en Nelson, el mejor abridor del equipo en 2017 y quien se mantuvo ausente durante toda la campaña 2018 tras lesionarse el hombro corriendo las bases a finales de la temporada 2017. Recientemente, publicó en Twitter: "Estoy en la mejor posición en la que me he encontrado en los últimos 17 años" y que nunca se había sentido tan emocionado por la proximidad de los entrenamientos primaverales.

Nivel de emoción: 5. Quedaron a una victoria de alcanzar la Serie Mundial en la temporada pasada y el equipo de béisbol más subestimado del país está listo para tener un verano en grande.


Chicago Cubs: La salud de Yu Darvish. Los Cubs perdieron el partido de desempate en la División Central de la Liga Nacional ante los Brewers y hay pocas dudas de que con un Darvish sano, en primer lugar, ese encuentro jamás hubiera sucedido. Darvish sufrió una reacción al estrés en su codo y apenas alcanzó a hacer ocho aperturas, aunque ya se encuentra lanzando sesiones de bullpen en Arizona y ha afirmado sentirse bien después de haber hecho 45 pitcheos recientemente.

Nivel de emoción: 3. Cuatro apariciones consecutivas en playoffs y un promedio de 97 victorias por temporada y, sin embargo, para un grupo de gruñones aficionados de los Cubs, parece que ha pasado una eternidad desde 2016.


St. Louis Cardinals: ¿Dónde encajaría Alex Reyes? Cierto, el canje que trajo a Paul Goldschmidt debería aportar un buen impulso y Andrew Miller (asumiendo que sea capaz de evitar ir a la lista de lesionados) fortalecerá el bullpen. Sin embargo, será curioso ver a quien fuera considerado en una ocasión como súper prospecto tras haberse ausentado durante prácticamente la totalidad dedos temporadas. Incluso, si Reyes arranca la temporada como relevista, él cuenta con el potencial para convertirse en el abridor número 1 del equipo para la época de los playoffs.

Nivel de emoción: 5. Tras perderse los playoffs durante tres temporadas consecutivas, nada distinto al título divisional será suficiente para la Nación Cardenal.


Pittsburgh Pirates: El sinker de Trevor Williams. En su segunda temporada completa, Williams terminó con récord 14-10 y efectividad de 3.11, incluyendo un desempeño notable en sus 13 aperturas finales, cuando sumó promedio de carreras limpias de 1.29 y tuvo ocho apariciones en blanco. No es un lanzador demasiado potente o que acumule grandes cantidades de ponches, por ello, veremos si es capaz de repetir su historial de éxitos con bateadores haciéndole contacto débil. Si es capaz de hacerlo, quizás los Pirates tengan posibilidades de sorprender.

Nivel de emoción: 1. Tengo la sensación de que, por estos días, no hay otra afición más que la de Pittsburgh, y con buenos motivos luego que la gerencia no hiciera nada (otra vez), luego de una temporada con 82 triunfos, mientras vieron cómo otros equipos de la Liga Nacional. La asistencia decayó en casi 500,000 personas en 2018 a pesar de que el equipo se desempeñó mejor y ésta podría volver a bajar. Existen consecuencias a asumir cuando se mantiene el dinero guardado en una bóveda bancaria en vez de invertirlo en talento.


Cincinnati Reds: Yasiel Puig y sus nuevos amigos. Al contrario de los Pirates, los Reds ya se han cansado de perder e hicieron un montón de movimientos para "ganar ahora", siendo el más notable adquirir a los Dodgers los contratos de Puig, Alex Wood y Matt Kemp. Nick Senzel, principal prospecto de la organización también debería causar impacto. A pesar de ello, todas las miradas estarán puestas sobre Puig. Es difícil conseguir dos ciudades que contrasten más que Los Ángeles y Cincinnati, y la forma en la cual éste se adapte y rinda (¿lo asumirá bien o jugará sintiendo que tiene algo que demostrar?) será la historia a tener en cuenta durante toda la temporada.

Nivel de emoción: 3. Por primera vez en cinco años, los aficionados de los Reds mantienen optimismo cauto, aunque están conscientes de que será una división difícil.


División Oeste de la Liga Nacional

Los Angeles Dodgers: Corey Seager y Julio Urias. Lo sé, esto son dos cosas, ¡pero ambas son importantes! El regreso de Seager de la cirugía de Tommy John es obviamente una de las historias más importantes en el entrenamiento de primavera. Pero me fascina ver si Urías está listo para causar un gran impacto; recuerda, antes de su cirugía de hombro en 2017, era posiblemente el mejor prospecto de lanzadores en el béisbol. Regresó a fines de 2018 y los Dodgers lo pusieron en su lista de playoffs, a pesar de que solo había lanzado cuatro entradas en la temporada regular. Todavía tiene solo 22 años y podría ser una de esas muchas piezas de la rotación para los Dodgers.

Nivel de emoción: 4. Debería ser un 5, pero los fans de los Dodgers están teniendo muchas quejas por no haber firmado a Bryce Harper.


Colorado Rockies: Garrett Hampson. Soy un gran fanático de Hampson, el veloz jugador de cuadro que bateó .311 en dos niveles de las Menores y se robó 36 bases en 41 intentos. También ha jugado algunos juegos en el jardín central, y con Charlie Blackmon moviéndose al izquierdo, Hampson ciertamente tendrá algo de tiempo en los jardines. Francamente, me gustaría verlo ahí afuera y a Ryan McMahon en segundo lugar (presionando el fuerte hasta que Brendan Rodgers esté listo) y mucho menos de Ian Desmond.

Nivel de emoción: 4. Hay algunos nervios deshilachados esperando a ver si Nolan Arenado firmará una extensión, pero después de dos temporadas consecutivas de comodines, los fanáticos de los Rockies deben estar ansiosos para 2019.


Arizona Diamondbacks: ¿Quién es Merrill Kelly? Los D-backs esperan lograr un golpe de estado con Kelly, similar a lo que hicieron los Cardenales el año pasado cuando sacaron a Miles Mikolas de Japón. Kelly, un antiguo egresado de las fincas de los Rays, pasó las últimas cuatro temporadas lanzando en Corea, y obtendrá una oportunidad de reemplazar a Patrick Corbin en la rotación.

Nivel de emoción: 2. El ícono de la franquicia se ha ido. Corbin se ha ido. A.J. Pollock firmó con una división rival. Yo diría que esto afectará la asistencia, pero los Diamondbacks parecen llevar entre 2 y 2.2 millones, sin importar lo bueno o lo malo que juegue el equipo.


San Francisco Giants: La cadera de Buster Posey. . Se espera que el seis veces All-Star esté listo para el Día de apertura después de la cirugía de cadera en agosto. El poder de Posey se agotó la temporada pasada porque no pudo explotar a través de la zona con su swing, por lo que la esperanza es que regrese sano y vuelva a batear .300. Incluso cuando estuvo sano por última vez en 2017, Posey comenzó solo 96 juegos en el catcher y 30 en la primera base, por lo que probablemente se dividirá aún más tiempo entre las dos posiciones.

Nivel de emoción: 2. Los Gigantes son viejos y malos, y su sistema de fincas es débil. Pero Scottsdale en marzo sigue siendo un gran lugar para ir.


San Diego Padres: Todos los chicos. . Desafortunadamente, ha sido una temporada baja de muchas conversaciones y ninguna acción para los Padres. Han estado en Harper y Machado y han preguntado por Realmuto, pero su mayor movimiento fue contratar a Garrett Richards, quien quizás ni siquiera lance en 2019 mientras se recupera de la cirugía de Tommy John. Aún así, los Padres deberían tener uno de los campamentos más intrigantes debido a su sistema de fincas mejor calificado (en particular, a Fernando Tatis Jr.), además de los jóvenes ya en las mayores como Franmil Reyes y Franchy Cordero.

Nivel de emoción: 3.El entusiasmo se ha atenuado un poco por la falta de un gran movimiento, pero los Padres son, con razón, los más esperanzados en los últimos años.

^ Al Inicio ^