MLB Selecciones
David Schoenfield | Escritor senior de ESPN 148d

¿Cuál de los récords más irrompibles del béisbol podrían romperse en 2019?

En los años transcurridos desde que Barry Bonds se retiró, los récords han sido reemplazados en su mayoría en el béisbol por hechos divertidos. Un record es algo que persigues. La gente sabe de qué se trata. Un dato divertido puede ser igual de impresionante, pero está hecho y descubierto solo después de que sucede. Mike Trout tiene la mayor WAR en la historia hasta la edad de 26 años. Jamie Moyer tuvo más victorias después de cumplir 31 años que Pedro Martínez en toda su carrera. Mark Grace una vez bateó .825 cuando hacia la banda contraria, el más alto de todos los tiempos. Hechos divertidos, pero no records.

Habrá algunos datos fantásticos y divertidos esta temporada de béisbol, unas pocas docenas solo de Trout, pero trata de encontrar un récord real que pueda romperse. Los records, después del retiro de Bonds, casi nunca se rompen. Aparte de que Aaron Judge rompió el récord de jonrones para un novato en 2017, y los Yankees que rompieron el récord de jonrones del equipo de todos los tiempos el año pasado, ambos de manera bastante extravagante, ¿pueden pensar en algún récord en la década de 2010 que (A) ¿del que estabas pendiente antes de 2010 y (B) se ha roto desde entonces? ¡Realmente no!

La razón principal es que las se establecen en entornos extremos, y el béisbol en su mayoría no es tan extremo como lo fue en la década de 1960 (cuando el pitcheo estaba fuera de control) o en la década de 1930 (cuando lo estaba la ofensiva) o en la década de 1880 (cuando solo había ocho los lanzadores y cada uno lanzó 600 entradas). En lugar de records, tenemos que conformarnos con ver a los mejores jugadores de béisbol en la historia del mundo, poniendo estadísticas no registradas.

Pero, ¿y si un fanático del futuro regresara y nos dijera que un récord se estableció este año? ¿Y si dijera que fue uno de los grandes? Digamos, ¿uno de los 20 records más significativos que se pueden establecer por completo en el transcurso de una sola temporada? ¿Cuál crees que sería?

A continuación se presentan ‘Los  20 grandes’, las 20 marcas que estimo son las más importantes, ordenados por la probabilidad de que se rompan este año. Estamos ignorando los records puramente anacrónicos, los que son de un estilo de juego tan antiguo que no hay oportunidad de que un jugador los rompa. Estamos tratando solo los records de bateo establecidos desde 1901, y solo los records de lanzadores establecidos desde 1920, como oficiales. Y no estamos debatiendo la composición de ‘Los 20 grandes’ en sí, porque existe solo para el encuadre de este artículo. Lo que es debatible es la pregunta que nos ocupa. Estamos empezando con lo menos probable.

20. 36 triples (Owen Wilson, 1912)

Amigo, sal de aquí ya. No hay manera de que alguien batee 37 triples.

Este está justo en la cúspide de ser descalificado de The Big 20 como un anacronismo.  Wilson, el poseedor del récord, bateó 36 triples en un campo de béisbol tenía 460 pies en lo profundo del central (su compañero Honus Wagner bateó 20 ese año, a los jugador de 38 años), en una era en la que los triples eran tres veces más comunes que hoy (Shoeless Joe Jackson estableció el récord de la Liga Americana el mismo año). Ponlo de esta manera: nadie ha bateado 24 triples en una temporada desde 1925; Wilson bateó 24 en casa, en el Forbes Field.

Pero la cuestión es que, incluso en el año en que ocurrió el récord, 36 triples fue demasiado atípico: nadie antes o después de que Wilson llegó a más de 26, e incluso en las menores (con estadios más raros, defensas insulsas y, en algunos casos, temporadas mucho más largas) nadie ha bateado más de 31. Wilson nunca llegó a más de 14 en una temporada. Nunca lideró la liga, aparte de esa vez. Si una temporada de espectáculos extraños como la de Wilson podría suceder una vez, tal vez pasaría en un estadio de béisbol rico en triples como Coors Field, Chase Field o Comerica Park.

(Aquí un dato divertido: el último triple de Wilson llegó en su último turno al bate de la temporada, cuando estaba en casa tratando de anotar en un jonrón dentro del parque).

Quién lo logrará y las probabilidades que tiene de alcanzarlo (totalmente inventadas por mí): Trea Turner, 1 en 2.9 millones.


19. Un promedio de bateo de .426 (Nap Lajoie, 1901)

Chico, sé real. La primavera pasada repasamos la casi imposibilidad de batear .400, y en pocas palabras: si combinabas la tasa de ponches más baja de la liga (Andrelton Simmons) el año pasado con la tasa de jonrones más alta de la liga (Khris Davis) y el mejor BABIP (JD Martinez) en un superhéroe con promedio de bateo perfectamente optimizado, incluso ese tipo hubiera bateado apenas .399. Nadie va a batear .400.

Pero bueno, tal vez. Podría pasar. La gente batea más de .400 durante un mes todo el tiempo, así que es solo una cuestión de juntar seis de esos meses en la secuencia correcta. (Tony Gwynn bateó más de .400 en un año calendario). Pero imagínate .426. Si le hubieras dado a Ted Williams 100 turnos extra para llevar su promedio de .406 a .426, habría tenido que batear .520 en esos 100.

Mookie Betts, quien lideró Las Mayores el año pasado, tendría que lograr hits en 73 turnos al bate consecutivos para llevar su promedio de .346 hasta .426. Lo más inteligente que hicieron los fanáticos del béisbol sería olvidar por completo cuál es el récord del promedio de bateo de una sola temporada, y solo concentrarse en el número .400. Deberíamos hacer más de eso, y este artículo no está ayudando.

Quién lo logrará y las probabilidades que tiene de alcanzarlo (totalmente inventadas por mí): Mookie Betts, 1 en 1.15 millones.


18. Una racha de 56 juegos bateando de hit (Joe DiMaggio, 1941)

Vamos, muchacho. No hay un jugador activo que haya juntado, en dos puntos en su carrera, dos rachas de bateo que sumen 57 juegos. Freddie Freeman tiene dos que suman 50, Ryan Zimmerman tiene dos que suman 49, y Brian Dozier ha llegado a 48. Eso es lo difícil que es imaginar esto. Es casi imposible imaginar que un jugador actual alcance 57 en fila. Solo un jugador desde Joe DiMaggio se ha quedado a dos semanas del récord.

Es mucho más fácil imaginar a un jugador nuevo. Tendría que ser alguien que raramente camine (para que no vea la racha frustrada por un juego de tres bases por bolas) y que rara vez se ponche, y que esté muy bien dotado de una manera diferente a cualquier pelotero que hayamos visto en las últimas siete décadas. Como escribió Jeff Sullivan de FanGraphs este invierno, tendría que ser alguien como... ¡Willians Astudillo!

O, tal vez más plausiblemente, otro nombre mencionado en ese artículo: Vladimir Guerrero Jr., quien el año pasado bateó para .402 en Doble-A cuando tenía 19 años y que, aparentemente, proyecta este año a los 20 a tener la cuarta tasa más alta de hits por aparición en el plato. Fundamentalmente: las probabilidades están en contra de que Guerrero se convierta en un jugador sin precedentes. Pero las probabilidades son mejores de lo que son para cualquier gran jugador actual, simplemente para reducir el tamaño de su muestra a través de 57 minas terrestres.

Quién lo logrará y las probabilidades que tiene de alcanzarlo (totalmente inventadas por mí): Vlad Guerrero Jr., 1 in 62,000.


17. Un OBP de .609 (Barry Bonds, 2004)

La buena noticia para un retador del OBP es que más que casi cualquiera de estos records, es una cuestión tanto de ejecución humana como de capacidad humana. Nadie va a batear 74 jonrones porque es casi imposible batear 74 jonrones, sin importar cuánto lo desees. Todo el mundo lo quiere. ¡Simplemente no pueden!

También es casi imposible tener un OBP de .610, pero en la medida en que pueda suceder, sucederá porque los lanzadores contrarios simplemente eligen hacer que suceda. Barry Bonds tuvo un OBP de .609 porque en 120 ocasiones recibió una caminata intencional. No requirió ningún esfuerzo. No había posibilidad de fracaso. OBP gratis.

También bateó .362. También trabajó 112 bases por bolas no intencionales. Y las posibilidades de que alguien sea tan bueno como para causar una histeria masiva, como lo hizo Bonds, son extremadamente bajas. Pero eso es lo que pasa con las histerias masivas: rara vez tienen sentido, incluso después de que sucedan, y predecir una de antemano es imposible.

Quién lo logrará y las probabilidades que tiene de alcanzarlo (totalmente inventadas por mí): Mike Trout, 1 en 61,800.


16. 13 blanqueadas (Bob Gibson, 1968)

¿De qué estamos hablando? No hay manera de que esto pueda suceder. Felix Hernandez tiene 11 blanqueadas en su carrera. Ninguna liga tuvo 13 blanqueadas el año pasado. El líder del año pasado en cada liga tuvo uno. Esta es la sugerencia más estúpida hasta ahora. Trece blanqueadas pertenecen claramente a la pila del anacronismo.

Pero está aquí. Está aquí porque, aunque el juego moderno ciertamente desalienta los juegos completos, no los hace imposibles. Los lanzadores son los que hacen los juegos completos. Cliff Lee tuvo seis blanqueadas en una temporada en esta misma década, y aunque es casi imposible acumular siete más después de eso, también tuvo:

Un juego completo con una carrera permitida.

Una apertura de 8 2/3-inning sin carreras permitidas Dos aperturas de ocho entradas sin carreras permitidas Dos aperturas de ocho entradas con una carrera permitida Dos aperturas de siete entradas sin carreras o una carrera permitida

Hizo todo eso sin superar los 126 lanzamientos, por lo que se encuentra de lleno en la era moderna del uso del lanzador. Seis no son tan cercanos a los 14, pero si pudiera voltear, digamos, 25 resultados a su favor, apuesto a que podría convertir esos ocho juegos ‘cerrados’ en cierres de juegos completos.

Por supuesto, esto nunca sucederá. Ya ni siquiera dejan que los lanzadores completen a sus no-hitters. Jacob deGrom acaba de tener la segunda efectividad más baja de este siglo y (¡probablemente no sea por casualidad!), Solo le permitieron completar un juego.

Quién lo logrará y las probabilidades que tiene de alcanzarlo (totalmente inventadas por mí): Trevor Bauer (quien no tiene blanqueadas en su carrera), 1 en 51,799.


15. 262 hits (Ichiro Suzuki, 2004)

De todos los records de bateo en esta lista, este y el registro de OBP se establecieron más recientemente, en 2004, pero no, no está sucediendo, y deberíamos superarlo rápidamente. Ningún otro jugador activo ha tenido más de 225 hits en una temporada, y pocos bateadores de élite son tan reacios a caminar como se le permitió a Ichiro. El año pasado, el líder de Grandes Ligas en turnos al bate (Trea Turner) solo obtuvo 664; un bateador tendría que batear .396 en esos turnos al bate para llegar a 263. El límite extraordinario de los turnos al bate -digamos un primer bate de un equipo de anotación alta que juega todos los juegos y tiene una tasa de 10 por ciento de caminatas- es quizás 725 turnos, nueve más alto que es el récord de todos los tiempos. Incluso para 725 turnos tendría que batear .363, una marca que ningún bateador ha alcanzado en esta década.

Quién lo logrará y las probabilidades que tiene de alcanzarlo (totalmente inventadas por mí): Vlad Guerrero Jr., 1 in 36,500.


14. 73 jonrones (Barry Bonds, 2001)

Amigos, simplemente no lo sé. No hay forma de que un jugador pueda batear 74 jonrones, ¿verdad? Pero considere: Barry Bonds bateó 73 en un temporada en la que se pegaron menos jonrones que los que tuvimos en año pasado -y mucho menos de los que se pegaron en 2017- y en el estadio de béisbol para lanzador, mientras se dieron 177 pasaporte, y mientras faltando nueve partidos por competo y bateando tercero y cuarto en la alineación.

¡73! ¡61! ¡37!?

Bonds tuvo 664 apariciones en el plato, unos 100 menos que los bateadores líderes de los Boston Red Sox el año pasado. Lo sé, lo sé, los esteroides, pero ¿es tan difícil imaginar a una súper estrella que es casi tan buena bateando como lo fue Bonds, jugando en un entorno de jonrones más favorable, con más protección en la alienación, con más de 100 apariciones en el pato y tal vez unos 175 turnos más que él, bateando jonrones en un 80% de la frecuencia que lo que hizo Bonds?

¿Es correcto? Es tan difícil de imaginas. Nadie en la última década ha bateado tantos jonrones en la primera mitad como lo hizo Bonds, o tantos en la segunda mitad como lo hizo Bonds.

Quién lo logrará y las probabilidades que tiene de alcanzarlo (totalmente inventadas por mí): Aaron Judge, 1 en 24,000.


13. 130 bases robadas (Rickey Henderson, 1982)

No, en serio, ¿qué estamos hablando aquí? Nadie en la década de los 2000 está ni siquiera en el top 25 de todos los tiempos.

Nadie en la última década tiene más de 70 en una temporada. El juego ha cambiado: valoramos los outs más que las bases adicionales ahora. Mientras que Rickey Henderson pudo intentar 172 bases robadas en 1982, nadie en 2018 intentó siquiera un tercio de esto. Henderson fue atrapado en 42 ocasiones en 1982. Ningún corredor en la Liga Americana intentó más de 42 robos en 2017.

Es estúpido que esto sea tan alto como el décimo tercero. Excepto que el que teníamos décimo cuarto también era estúpido y también por esto: Billy Hamilton robó 155 bases en las menores en 2012, lo que estableció un récord histórico. Una razón importante por la que estableció el récord de todos los tiempos es que fue tras el récord de todos los tiempos, y el robo es uno de esos récords a los que se puede ir después. Una consideración importante para cualquier búsqueda de récord es: ¿la persecución en sí aumenta la probabilidad de que se establezca un récord (como en la racha del hombre del hierro de Cal Ripken), disminuye la probabilidad de que se establezca un récord (como en, quizás, una carrera de jonrones, en la que cuando más te acerques, menos probable será que te lancen), o es irrelevante (por ejemplo, el registro de ERA)?

A veces, se puede argumentar de cualquier manera: el estrés y la tension de llevar una racha de 56 días con imparables seguramente desgastarán a un bateador, pero también lo mantendría (probablemente) y evitaría que su manager lo trajera en la sexta entrada de un juego. Por no hay duda acerca de las bases robadas: un corredor puede decidir con qué frecuencia va y cuál es su umbral de riesgo. En algún punto a lo largo de la línea, Hamilton decidió que iba a romper un record, y hasta cierto punto, podría lograrlo: intentó 192 robos de bases, 70 más que el año anterior y 90 más que el año siguiente.

Un corredor que intente romper el récord de Henderson en Las Mayores se enfrentaría a mucha resistencia. Habría muchas quejas de que estaría persiguiendo las estadísticas. Habría robos de tercera con dos outs con ventaja de cinco carreras en la octava entrada y nadie lo apreciaría. Él probablemente tendría que ser más exitoso que Henderson, ser echado menos, para convencer a su equipo que esté de acuerdo. Y, obviamente, no es fácil robar bases contra las baterías modernas: Hamilton, quien se suponía iba a romper el béisbol, nunca ha logrado ni siquiera 60 en Las Mayores y sus tasas de éxito no son tan impresionantes. Un corredor tendría que promediar 22 robos por mes, una marca que solo un corredor de base ha logrado en un mes en la última década: Trea Turner, 22.

También está esto: Henderson lideró la liga en robos y tuvo un OBP de .400. Él alcanzó la primera base -sin contar las opciones de los jardineros- pero incluyendo sencillos, bases por bolas, golpes y errores, 233 veces, más que cualquier jugador de béisbol en el año pasado, más de 70 veces más que Hamilton en su mejor temporada. A menos que un equipo haga la cosa más estúpida que hayas escuchado en tu vida -como comprometerse a usar un speedster como corredor emergente al principio de cada juego y decirle que robe todas las veces-. ¡Esto no va a suceder!

Sin embargo, es más probable que 74 jonrones. La ambición humana es una fuerza más fuerte que la habilidad humana. Además, con el tiempo, 90 pies realmente no serán suficientes, aunque parece ser que los jugadores de beisbol actuales que todos conocemos.

Quién lo logrará y las probabilidades que tiene de alcanzarlo (totalmente inventadas por mí): Trea Turner, 1 en 18,500.


12. Una racha ganadora de 26 partidos (Giants de 1916)

No, no, NO, pero… tal vez. Estamos en la tierra del tal vez.

Este es realmente bastante simple: el mejor equipo de beisbol este año probablemente ganará unos 100 juegos y si somos generosos y decimos que 105, entonces ganarán el 65% de sus juegos. Si somos realmente generosos, porque sabemos que cada registro inicia con una premisa generosa (años de carrera, todo se rompe a la derecha), digamos que 110. Ese equipo tiene una probabilidad de 1 en 35,000 de lograr 27 victorias seguidas, si tratamos a cada juego como igualmente ganable, con 136 secuencias de 27 juegos para probarlo: aproximadamente 1 de cada 250. Si hubiera un equipo de 110 victorias, esperamos que ese equipo ganara 27 en fila cada dos siglos y medio.

¿Todos los juegos son ganables? No. Un equipo puede tener un calendario particularmente suave, lo que mejora la probabilidad de un buen agrupamiento de eventos. Una racha ganadora podría comenzar con nueve partidos seguidos en casa, luego desviarse a un viaje por carretera a través de Baltimore y Toronto, y luego volver a casa: todos los juegos tienen más probabilidades de no ser ganados. (Cleveland, con 22 victorias seguidas en 2017, tuvo solo cuatro contra equipos ganadores). El éxito en el Día X podría traer ventajas para el Día X + 1, si las fuertes presentaciones del lanzadores abridor mantienen fresco al bullpen. Y eso es todo sin el misterioso fenómeno del impulso: ¿cada victoria haría que un equipo confíe o aumentara la presión y daría a sus rivales más valor a cambio? ¡Quién sabe!

Quién lo logrará y las probabilidades que tiene de alcanzarlo (totalmente inventadas por mí): Yankees, 1 en 2,300.


11. 1.12 ERA (Bob Gibson, 1968)

No tengo idea de cómo llegó a ser tan alto como el número 11. Gibson se estableció como uno en 1968, cuando bien podría haber estado jugado en la oscuridad para las posibilidades de los bateadores. Desde ese año- después de que el béisbol bajó el montículo, nadie ha tenido una efectividad inferior a 1.53 (Dwight Gooden, 1985), lo que suena muy cerca de 1.12 hasta que lo piensas así-: Gooden habría tenido que lanzar 11 completos para bajar de 1.53 a 1.13. Jacob deGrom tuvo una efectividad de 1.70 el año pasado, la tercer más baja desde Gibson; si convirtieras sus cuatro peores salidas en salidas sin anotaciones, solo te llevaría a 1.16.

O piense así: ocho entrada, una carrera = 1.125 ERA. No es suficiente.

Este es uno de los pocos récords, sin embargo, que el béisbol moderno se está moviendo a favor, en lugar de alejarse de él. Los lanzadores abridores se enfrentan a menores bateadores por juego, lo que ayuda sus ERA. Y los lanzadores abridores lanzan menos innings por año, lo que aumenta la probabilidad de un rendimiento atípico. (Los tamaños de muestra más pequeños ayudan a cualquiera en la búsqueda atípica). Sabemos que, en los últimos 50 años, el piso de la efectividad del lanzador es alrededor de 1.50, 1.60. Pero también sabemos que el piso para un lanzador de revelo es mucho más bajo -un puñado de relevistas han tenido efectividad por debajo de uno durante un año completo, hasta 70 u 80 entradas-. Entonces, si deGrom puede tener una efectividad de 1.70 en 210 innings, y Blake Treinen puede tener 0.78 ERA en 80 entradas, ¿estos finalmente se encontraran en el medio a medida que los roles de pitcheo se fusionen? ¿No puedes imaginar a un lanzador as que lance 165 entradas, cinco entradas a la vez? Blake Snell tuvo una efectividad de 1.33 en sus últimas 124 entradas el año pasado. Esto es más alto que 1.12, pero definitivamente más bajo que 1.53.

Quién lo logrará y las probabilidades que tiene de alcanzarlo (totalmente inventadas por mí): Chris Sale, 1 en 1750.


10. 191 RBIs (Hack Wilson, 1930)

Esta inició en el número 18 de la lista, pero sigue subiendo. Y este es el argumento para ubicarse 18: las nueve temporadas de más RBI’s de todos los tiempos se produjeron en un periodo de 12 años entre las décadas de los 1920 y 1930, y nadie se ha acercado a menos de 25 impulsadas de la marca de Hack Wilson desde 1938. Ningún jugador activo ha llegado a 140. Eso… no es mucho más cerca del récord que los 23 triples de Curtis Granderson en 2007 comparado a los 36 de Owen Wilson.

Pero, este es el argumento para situarse en el No.10: el béisbol no ha cambiado mucho desde las décadas de los 20 y los 30, cuando todas esas absurdas marcas de impulsadas fueron establecidas. Ese año de 1930 –si, el de Wilson- fue la temporada más favorable a la ofensiva en la historia. Pero Lou Gehrig remolcó 185 carreras en 1931 cuando apenas se anotaron 4.81 carreras por juego ese año –igual que en 2004, mucho menos que en el 2000, y apenas poco más que en 2017-. Incluso, la temporada es ocho juegos más larga ahora de lo que era entonces.

Por intuición, las piezas están en su lugar para un reto real a esa marca. Más allá, sin embargo, también estan los datos concretos. Wilson, cuando remolcó 191 carreras, vino a batear con un total de 524 corredores en base. Remolcó al 22.7 por ciento de ellos. Y se impulsó a si mismo 56 veces. Esos son los tres componentes de un total de RBI’s, por completo: corredores en base, multiplicado por el porcentaje de los impulsados, más los cuadrangulares.

En ninguno de esos tres componentes era Wilson alguien tan especial, ni tampoco esa era fue tan especial. Wilson tuvo 524 corredores embasados ante sí, Albert Pujols tuvo 526 en 2016 (hace apenas tres años, y un porcentaje más alto de los corredores que dispuso Pujols estaban en posición de anotar). Justin Morneau tuvo 558 corredores en 2008. Derek Bell tuvo 573 en 1996. Los 524 de Wilson apenas lo colocan en el 69no. lugar de todos los tiempos.

Cierto, pero remolcó al 22.7 por ciento de sus corredores, lo que es muy alto –pero, nuevamente, no tan alto-: apenas el 66to. de todos los tiempos. Incluso, hace el número 2 en la carrera del propio Wilson. Allen Craig tuvo un mejor porcentaje en el 2013. Will Clark y Pedro Guerrero ambos lo superaron en 1989, una temporada de baja ofensiva.

Y entonces están los cuadrangulares. Cincuenta y seis son muchos, pero todos hemos visto jugadores batear 56 jonrones, incluso esta década. Y la diferencia entre 56 (muchos) y 47 (una cifra más realista) es una porción relativamente pequeña de 191 impulsadas.

Por tanto: sabemos qué jugadores pueden tener tantas oportunidades de impulsar carreras como las tuvo Wilson, en una temporada aislada. Y sabemos que pueden traer al plato tantos de esos corredores como lo hizo Wilson, en una temporada particular. Asi que es cuestión de que ambas se den a la vez. Y, para ser honesto y optimista al respecto, hay probablemente un par de docenas de jugadores capaces de hacerlo. ¡Allen Craig, amigos!

Quién lo logrará y las probabilidades que tiene de alcanzarlo (totalmente inventadas por mí): Manny Machado, 1 en 1,675.


9. Cuatro cuadrangulares en un juego (Lou Gehrig, Scooter Gennett y otros)

Una historia rápida sobre Willie Mays, uno de los 16 jugadores que han conectado cuatro jonrones en un partido: un día de 1956, Mays se robó cuatro bases frente al zurdo Vinegar Bend Mizell. Tras el juego, le dijeron a Mays que la marca era de cinco. Mays lo lamentó. “De haberlo sabido, me robaba la tercera, fácil”.

Eso encierra una lección: conocer el récord es una gran parte de romper el récord. Pero eso es cada vez menos cierto. Del mismo modo que quebrar un récord disminuye en probabilidad, también lo es el perseguir un récord. El pasado año Matt Carpenter conectó tres jonrones en las primeras seis entradas de un juego. También tuvo dos dobles, empatando la marca histórica de extra bases en un juego. Más importante, estaba en un camino razonable a sumar cinco jonrones, un récord que hubiese hecho que su nombre fuese recordado por décadas. Estaba como equipo visitante, y el rival habría de usar jugadores de posición como lanzadores el resto del partido, por lo que casi seguro tendría dos turnos más al bate, y contra no-lanzadores.

En cambio, Carpenter tomó libre el resto del juego. “No habría mucha gloria en eso, de todas maneras”, dijo en cuanto a enfrentarse a jugadores de posición fungiendo de lanzadores. “Ni siquiera sabía al momento que era algo histórico, honestamente”.

Así que Carpenter dio dos explicaciones, y contradictorias entre si. Una era que Carpenter y los St. Louis Cardinals no se interesaban por el record. La otra era que Carpenter y Cards no sabían del récord, lo que… bueno, es increíble. ¿Quién no sabe que la marca de jonrones en un juego es de cuatro? ¡Pero está bien, quizás!

Hace toda la diferencia del mundo. Cinco jonrones en un juego no debería ser tan difícil. Estoy de acuerdo: es muy, muy difícil. En toda la historia, nadie ha conectado de jonrón en cinco turnos consecutivos al bate. Y en toda la historia, solamente ha habido cuatro turnos al bate en que un jugador buscaba su quinto jonrón del juego.

Pero no debería ser así. En la pasada temporada, hubo 4,456 bateadores que tuvieron cinco turnos al bate en un juego a nueve entradas, y fueron bateadores desproporcionadamente buenos.  (Giancarlo Stanton bateó cinco veces o más en 68 ocasiones, incluyendo 54 partidos a nueve entradas). Las oportunidades de batear de jonrón en cinco turnos consecutivos es aproximadamente de una en un millón para un bateador de primera línea, así que ciertamente no es probable que alguien lo logre (véase: La historia) pero eso significa muchos swings.

Hubo, incluso, 177 bateadores que tuvieron seis turnos. Y las posibilidades de conectar cinco en seis turnos es de alrededor de una en 100,000. (Cinco tuvieron siete turnos. Muchos otros bateadores tuvieron seis, siete u ocho en juegos a entradas extra, pero es poco probable que un juego en el que alguien tenga cuatro cuadrangulares esté empatado en la entrada 13). Y esos turnos quinto y sexto se producen, casi por definición, ante lanzadores terribles, que están lanzando terriblemente.

No se necesitan seis meses de una actuación maravillosa para tener cinco jonrones en un juego. Tampoco se necesitan 56 partidos. Solamente se necesitan cinco turnos consecutivos en los cuales ocurra un evento que no es tan improbable. Ocurrirá… a no ser que lo que Carpenter realmente lo que quiso decir fue que no le interesaba hacerlo teniendo de frente en la lomita a un jugador de posición. Cualquier juego donde se presente la oportunidad de un quinto jonrón probablemente sea una paliza; cualquier paliza a finales de esta década probablemente implique tener un jugador de posición fungiendo de lanzador, y las reglas no escritas de cuan seriamente se debe intentar batear ante jugadores de posición están todavía en evolución.

Quién lo logrará y las probabilidades que tiene de alcanzarlo (totalmente inventadas por mí): Giancarlo Stanton, 1en 1,400.


8. 383 ponches (Nolan Ryan, 1973)

Se han producido dos tendencias lineales, en direcciones opuestas, desde que Ryan estableció esta marca en 1973. Una va en ascenso: las tasas de ponches por lanzador. La otra va en descenso: las entradas totales que trabaja un lanzador. No son independientes una de la otra, pero tampoco estan perfectamente correlacionadas y ocasionalmente la línea de una registra un ángulo más agudo que el de la otra. Usualmente, el total de entradas trabajadas disminuye con más rapidez que el aumento de la tasa de ponches, y la cifra de 383 de Ryan, o los 382 de Koufax, se han visto amenazados esta década. Pero a veces, para ciertos lanzadores, la línea se ponches se ha movido con más velocidad. En el 2001, Randy Johnson ponchó 372 bateadores en 250 entradas. El líder de las mayores de la pasada temporada apenas sumó 220 entradas -esa línea sigue en descenso- pero, mientras tanto, Chris Sale estableció un record, o quizás deba considerarse como un dato curioso, de ponches por cada nueve entradas, con 13.5.

El total de entradas probablemente siga disminuyendo. Los ponches probablemente sigan en aumento. Un lanzador abridor que abanique 15 bateadores por cada nueve entradas es algo imaginable. Un lanzador abridor que acumule 230 entradas es imaginable. Que el mismo lanzador combine ambas cosas en una misma temporada es imaginable. No probable, pero predecir tendencias en la liga es tan difícil como predecir jugadores.

Quién lo logrará y las probabilidades que tiene de alcanzarlo (totalmente inventadas por mí): Noah Syndergaard, 1en 1,340.


7. Una racha de 84 partidos consecutivos embasándose (Ted Williams, 1949)

El argumento en contra: nadie se ha acercado a diez juegos de la marca de Williams, y nadie después de Williams se ha acercado a 20 juegos.

El argumento a favor: el record post-Williams es de 63, establecido por… Orlando Cabrera. Eso significa que ninguna de las grandes figuras en porcentaje en base ha logrado acercarse a la cifra de 84 –no lo hizo Bonds, ni Rickey, ni Mays, ni Votto- pero también significa que un gran bateador apenas tendría que ser un 30% mejor que Orlando Cabrera. Pienso que ese jugador tiene que existir.

Quién lo logrará y las probabilidades que tiene de alcanzarlo (totalmente inventadas por mí): Bryce Harper, 1 en1,195.


6. 14.1 de WAR (Babe Ruth, 1923)

Les recordamos que Ruth impuso el récord en WAR en una de esas temporadas de Babe Ruth que la mayoría de nosotros realmente ni recuerda: la de 1923, cuando, en vez de imponer un récord de cuadrangulares, hizo todo lo demás sumamente bien. En la era moderna, podemos disfrutar a dos de los mejores jugadores de todos los tiempos a la hora de hacer todas las cosas bien, como lo son Mike Trout y Mookie Betts y el año pasado, cada uno jugó a ritmo para alcanzar WAR de 14.2 durante periodos de tiempo extendidos: Trout durante los meses de abril y mayo:

Abril: 13.7 WAR (prorrateado para 162 partidos)

Mayo: 14.6 


Junio: 12.2


Julio: 6.5


Agosto: 3.2 


Septiembre: 13.8

Y Betts lo hizo durante los dos últimos meses de la campaña:

Abril: 11.5


Mayo: 15.9


Junio: 7.5 


Julio: 11.5


Agosto: 14.4


Septiembre: 15.0

La persecución del récord por cada pelotero se vio frustrada por ausencias (lesiones para Betts, lesiones y un periodo de duelo para Trout), pero pudieron terminar con un WAR superior a 10.0, siendo apenas la segunda ocasión desde 1948 que dos peloteros pudieron alcanzar dicha hazaña. El WAR de Trout se prorratea a aproximadamente 12 en 162 partidos, lo cual sería el sexto WAR más alto de todos los tiempos; mientras que el de Betts se prorratea a 13 de WAR, lo cual representaría la segunda mejor temporada de todos los tiempos.

Esto implica, entonces, que quizás habría terminado con un WAR más alto de lo que vimos. Pero esa cifra final de triunfos que incluso un Betts jugando durante toda la temporada habría requerido, es sumamente difícil de obtener. El WAR de 14.1 de Babe Ruth es mucho más alto que el 12.9 de Ruth (segunda mejor temporada de todos los tiempos), cuando conectó 59 jonrones. Piensen con respecto a las mejores campañas de la historia (son fáciles de recordar) y se dan cuenta que cada una de ellas vale más de un triunfo y en casi todos los casos, representan dos, tres o cuatro triunfos por encima de 14.1. Considerando los elementos implícitos en ese WAR de 14.1 (defensiva, corrido de bases y efectos de los parques en el béisbol que se jugaba hace 95 años), es sencillo imaginar que hay un amplio margen de error en dicho número. Quizás, Ruth realmente no fue jugador para WAR de 14.1, sino uno de WAR de 12 con muchos errores en medidas que inflaron el total. Lo cual nos sugiere que quizás nadie ha llegado a ser un pelotero con WAR de 14.1 y que, siendo realistas, nadie puede alcanzar semejante cifra.

Excepto que acabamos de ver a Trout y a Betts hacerlo durante cuestión de meses por un buen tiempo.

Quién lo logrará y las probabilidades que tiene de alcanzarlo (totalmente inventadas por mí): Trout y Betts, 1 en 875 para cada uno.


5. 67 dobletes (Earl Webb, 1931)

Este récord parece ser retado prácticamente durante cada final de primavera: David Ortiz tenía ritmo para ligar 72 dobletes en junio de 2016. Manny Machado tenía ritmo suficiente para junio de 2013. Chuck Knoblauch lo tenía en agosto de 1994, cuando una huelga puso fin prematuro a dicha temporada. Y muchos otros bateadores han conectado una docena de dobles por mes durante el mes de abril o entre abril y mayo. No existe nada dentro del béisbol que aplaste el bateo de dobletes, mientras que los promedios de tubeyes el año pasado fueron prácticamente los mismos de 1931, cuando Webb impuso este récord. El segundo año con mayor producción de dobletes en la historia de la liga fue en 2007, seguido por 2006 y 2008, razón por la cual está claro que “muchos dobletes conectados” es algo que cabe dentro de los parámetros del béisbol moderno.

Siendo claros, este récord no será roto. Durante los últimos 10 años, la mejor primera mitad de temporada fue para Machado (39) en 2013 y la mejor segunda mitad en dobles fue para Jose Ramirez (29) en 2017. Sumamos estas cifras y tenemos 68, un récord. Sin embargo, esas son las dos mejores mitades de los últimos 10 años, entre miles de mitades de campañas de cientos de muy buenos bateadores. No es algo probable de imitar.

Quién lo logrará y las probabilidades que tiene de alcanzarlo (totalmente inventadas por mí): Conectar dobletes es algo muy aleatorio y hay 50 nombres que pudieran estar aquí. (Webb nunca sumó más de 30 en el resto de sus temporadas en las Mayores). Digamos, puede ser Xander Bogaerts, con 1 en 3,700 y 49 otros lanzadores con 1 en 3,701.


4. 62 salvados (Francisco Rodríguez, 2008)

Pues bien, el récord es de 62. A fin de superar esta marca, se requieren de por lo menos 62 oportunidades. ¿Saben ustedes cuántos lanzadores han tenido 62 oportunidades de salvamento en una temporada?

¡Solamente dos! ¡Dos! Edwin Diaz tuvo 61 el año pasado, tercer pitcher en la historia que ha superado los 60. Obviamente, no se puede tener suficiente calidad para sumar 62 rescates en 61 oportunidades y si piensas en tener unos cuantos blown saves por aquí y por allá, requerirás entonces muchas oportunidades más.

He aquí el otro elemento: Francisco Rodríguez, quien sumó 62 rescates, tuvo siete blown saves. ¡Tuvo 69 oportunidades de rescates! Y Bobby Thigpen, cuyo récord de 57 fue superado por Rodríguez, sumó ocho blown saves. Por ello, hay solo dos pitchers en la historia quienes han tenido por lo menos 62 oportunidades de salvar, pero uno tuvo 65 y el otro sumó 69; por ello, no sólo conseguir 62 oportunidades es posible, sino que también es posible conseguir una fuerte dosis adicional.

No quiero menospreciar lo hecho por Thigpen y Rodriguez, pero lo siguiente ciertamente lo menosprecia un poco: La historia del récord de salvados se trata realmente de la historia del récord de la oportunidad de salvados. Rodríguez contó con una cifra récord de oportunidades. Antes de que K-Rod lo lograra, Thigpen era dueño del récord de oportunidades. Antes de él, lo tenía Dave Righetti: el año en el cual él impuso el récord de salvados anterior, con 46. Antes de él, lo tenía Dan Quisenberry, en el año en el cual éste impuso el récord de salvados anterior, con 45. Por ello, podría parecer difícil romper este récord; sin embargo, realmente se trata de una de esas cosas y nunca piensen que el béisbol no es capaz de permitir cosas así.

Quién lo logrará y las probabilidades que tiene de alcanzarlo (totalmente inventadas por mí): Seranthony Dominguez, 1 en 770.


3. Una racha de 59 innings sin permitir carreras (Orel Hershiser, 1988)

Algún relevista tendrá una temporada sin permitir carreras un día de estos. He allí la totalidad de mi argumento: Son relevistas. Zach Britton tuvo un periodo de 63 entradas en el cual permitió una carrera limpia. Definitivamente, esa no es una cadena de innings en blanco. Sin embargo, hay demasiados relevistas capaces de sumar una efectividad de 0.60 como para que nos sorprendamos muchísimo cuando uno de estos consiga una temporada sin tolerar carreras. Sin duda ocurrirá. Quiero decir, obviamente es probable que no, pero sí pasará.

Quién lo logrará y las probabilidades que tiene de alcanzarlo (totalmente inventadas por mí): Literalmente, aún no han escuchado hablar de este tipo. Es el sexto hombre en la tabla de profundidad del bullpen de Tampa Bay en este momento y antes de que comience la temporada será puesto en waivers, tomado por los Reds, comenzará el año en Triple-A e impondrá este récord luego de ser ascendido el 14 de abril. Sus probabilidades de lograrlo serán de una en un millón, aunque también existen 2,000 pitchers profesionales en activo con probabilidades igual de buenas.


2. Un pitcher abridor invicto

Esperen, ¡esto ni siquiera es un récord! Originalmente, esta cápsula sería la de los 31 triunfos para un lanzador y originalmente, se incluiría cerca del puesto 19, pero al final se determinó que sería algo demasiado anacrónico, incluso, más de 13 blanqueos. Por el contrario, declaramos que el récord sería entonces de una temporada invicta para un pitcher abridor.

Nadie jamás lo la logrado. La mayor cantidad de triunfos en una temporada invicta es apenas de 12 y el récord de un pitcher que no sirvió como relevista es apenas de nueve. El mejor récord de victorias y derrotas por un pitcher que calificó para el título de efectividad (un inning por cada partido jugado por su equipo) es de 15-1 por Johnny Allen en 1937. Eso no lo sabían, porque no es un récord real, porque no es un buen récord. Sin embargo, sí lo sería una temporada invicta, especialmente si también impone un récord de triunfos consecutivos en una temporada (19).

Tal como lo mostró deGrom el año pasado (cuando tuvo marca 10-9 con una efectividad históricamente baja), esta hazaña es difícil de controlar. Una vez me creé una hipótesis con una repetición partido por partido de la temporada 1999 de Pedro Martínez, la cual probablemente sea la mejor temporada de todos los tiempos para un pitcher, en un mundo en el cual Cleveland, en vez de Boston, lo adquiriera por la vía del canje. (En 1999, Cleveland fue el equipo que anotó más carreras desde 1950). Mi conclusión es que él habría terminado con registro 23-1.

Ahora es más sencillo, con salidas más cortas y menos aperturas. Es más difícil conseguir los triunfos, pero también es más difícil cargar con las derrotas. En la presente campaña, podríamos tener una temporada 18-0 y creo que sería algo sumamente grande.

Quién lo logrará y las probabilidades que tiene de alcanzarlo (totalmente inventadas por mí): Chris Sale, 1 en 460.


1. 20 ponches en un partido de nueve innings (Roger Clemens, Kerry Wood, Max Scherzer y Randy Johnson)

Aquí tenemos otro artículo que trata únicamente sobre por qué los 21 ponches propinados en un partido es el mejor récord que tiene verdaderas probabilidades de ocurrir. Esta es la sección clave:

Un partido con 21 ponches encaja perfectamente entre los límites establecidos del desempeño humano y la variación natural dentro del béisbol. Scherzer y Clemens abanicaron cada uno a 20 bateadores quedando al menos un out para completar el partido (ambos fueron roletazos) y Johnson, Ramón Martínez y Wood todos comenzaron sus novenos innings con 18 ponches en su haber. Corey Kluber y Johnson ambos poncharon a 18 bateadores en ocho innings antes de ser removidos de sus respectivas aperturas. Hemos estado cerca, muy cerca. De hecho, se han producido 26 aperturas en las cuales un pitcher ha abanicado al menos 10 toleteros y mantenido ritmo para sumar por lo menos 21 ponches antes de haber sido removido del encuentro y muchos otros lanzadores han sido sustituidos con sendas oportunidades aún matemáticamente intactas de sumar 21 ponches.

Y lo más importante: hemos visto pitchers abanicar a 21 (o más bateadores) en 27 outs; o sea, partidos de 21 ponches “escondidos”, distribuidos en múltiples salidas. En mayor medida, han sido relevistas, tales como Ken Giles (quien sumara 23 ponches en 27 outs en 2016) y Edwin Diaz (24 ponches en 27 outs ese mismo año). (Un lanzador de Ligas Menores llamado Jacob Webb incluso tuvo 25 ponches en 27 outs en Clase A). Kluber logró hacerlo, ponchando a los tres bateadores enfrentados en la primera entrada después de su apertura con 18 ponches, para así sumar 21 ponches en nueve innings. Se ha demostrado que la secuencia de eventos necesaria para sumar 21 ponches en un partido es posible. Casi todos los récords son producto del ambiente en los cuales se generan. Nadie va a conectar 73 jonrones en un ambiente que propicia una baja producción de jonrones, al igual que nadie salvaba 62 encuentros antes de que se consolidara el uso moderno de los bullpen. Esta es una era de ponches. Durante la pasada semana, hemos visto tres alertas creíbles de actuaciones que podían alcanzar los 21 ponches: James Paxton sumó 16 en siete innings, faltando seis outs; Gerrit Cole tuvo 12 en seis entradas, aunque terminó con apenas 16 y Scherzer sumó 15 ponches en 6 1/3 innings antes de ser removido del encuentro. Los medios se encuentran presentes.

Quizás habrán notado algo importante en esa cita tan larga: “James Paxton sumó 16 en siete innings, faltando seis outs”. Luego fue sustituido, con apenas 105 lanzamientos en su haber. Este récord está muriendo, mis amigos. Ni siquiera les importó esta cosa tan maravillosa que bien pudo haber logrado.

Paxton sumó 31 strikes con swings, la mayor cifra para cualquier pitcher en cualquier apertura el año pasado. Un hecho que puede ser considerado legítimamente como curioso.

Quién lo logrará y las probabilidades que tiene de alcanzarlo (totalmente inventadas por mí): Max Scherzer, 1 en 80.

^ Al Inicio ^