MLB Selecciones
Eric Gómez | ESPN.com 47d

Orgullo mexicano corre por las venas del ejecutivo de Houston Jeff Luhnow

MÉXICO - De niño viviendo en Lomas de Chapultepec, un vecindario elegante en el sector noroeste de la capital mexicana, Jeff Luhnow pasaba horas en casa jugando béisbol sobre un pedacito de pasto con su hermano menor, David. Cuando las bolas de béisbol o de tenis que utilizaban se perdían, usualmente rodando por la calle o terminando en el patio de un vecino, los hermanos utilizaban una solución más local, con un balón diseñado para las patadas.

"Me lanzó un balón de fútbol, y yo le di un gran golpe con un bate de aluminio", contó David, quien hoy trabaja en la Ciudad de México como jefe de redacción para The Wall Street Journal, una de los periódicos más prestigiosos. "Le pegué a la pelota y el bate rebotó hacia mi cara, y me dejó el ojo morado".

Pese a eso, el béisbol ofrecía más felicidad que dolor para los Luhnow en ese entonces, y la pasión que desarrolló Jeff en particular lo impulsó para ser un ejecutivo campeón en Grandes Ligas. Luhnow, de 52 años, está a la mitad de su octava campaña como Gerente General y Presidente de Operaciones de Béisbol para los Houston Astros. El 4 y 5 de mayo, la novena tejana disputará dos juegos en Monterrey ante los Angelinos de Los Ángeles, la primera vez que el equipo de Luhnow sostendrá duelos de temporada regular en el país que lo vio nacer [Astros vs Angelinos, domingo 4PM ET por ESPN Deportes].

"Creo que va a ser grandioso", dijo Jeff. "Vi los duelos de los Cardenales ante los Rojos [14 y 15 de abril en Monterrey] y fueron buenos. Pero creo que va a ser mejor para nosotros. Los Ángeles y Houston tienen grandes conexiones con México".

Ambas ciudades tienen las más altas concentraciones de hispanos en los Estados Unidos, y tanto los Astros como los Angelinos tienen conexiones directas a México. Arte Moreno, dueño de los Angelinos, es de ascendencia mexicana. Los Astros tienen a Roberto Osuna, nacido en Guasave, Sinaloa, como su cerrador. Luhnow nació en la Ciudad de México y vivió ahí más de 15 años, cursando hasta la preparatoria en The American School, institución para estudiantes extranjeros.

"Mi abuela se había mudado [a México] y cuando mi papá tuvo la oportunidad de trabajar ahí, brincó", dijo Jeff. "Él se enamoró del país".

El plan era vivir dos años en la Ciudad de México, trabajando para la compañía global de publicidad, McCAnn Erickson. Pero Chris Luhnow, el papá de Jeff, ya tiene más de 50 años en el país, viviendo la mitad de la semana en la capital, y el fin de semana en Tepoztlán, Morelos.

"Le digo a mis amigos que llegué a México porque iba a San Antonio [Texas] y me equivoqué al tomar otro camino", bromeó Chris.

Al llegar a México, a Chris se le ocurrió la idea de escribir una guía para turistas que querían viajar al país. Lo llamó The Travelers' Guide to Mexico, y se convirtió en el motor para que los Luhnow se quedaran a vivir en Latinoamérica. De niños, Jeff, David y su hermano mayor Christian pasaban fines de semana y vacaciones en los mejores destinos turísticos de México.

"Íbamos a Acapulco, Cancún, Puerto Vallarta y nos quedábamos en hoteles bonitos, comíamos en restaurantes hermosos", dijo Jeff. "Era casi una tarea para nosotros hacer estas cosas increíbles".

Los hijos de Chris y Barbara Luhnow se hicieron aficionados al deporte por su madre, quien los impulsó jugarlos desde niños. "Mi mamá fue la que nos enseñó a lanzar una bola de béisbol", dijo David. "Era una gran aficionada de fútbol americano, le gustaban mucho los deportes. A mi papá no le gustaban para nada".

De niños, los Luhnow eran aficionados de los Yankees, y después, de los Dodgers y Rojos. Competían en la ahora extinta Liga Azteca de la Ciudad de México, dentro de la liga infantil de béisbol del país. "Recuerdo haber competido en algunos otros estados, pero nunca llegamos [a la Serie Mundial de Ligas Pequeñas]", dijo Jeff.

Ya como adolescente, mientras pasaba sus veranos en campamentos de tenis, el futuro ejecutivo de los Astros vio a su equipo por primera vez, en el histórico Astrodome. "Esa época de los Astros era fantástica. Vi a Alan Ashby, J.R. Richards, José Cruz, Terry Puhl. Recuerdo entrar al estadio y ver el pasto artificial y pensar que era lo más padre que había visto en mi vida".

Jeff Luhnow se mudó de México en 1982, yendo a California para terminar la escuela secundaria. Después, estudió en la Universidad de Pennsylvania, estudiando economía e ingeniería.

En el 2003, comenzó en el béisbol como ejecutivo de los Cardenales de San Luis, y luego, los Astros. Pese a que su padre no seguía el deporte, ahora es un gran aficionado.

"Es chistoso, creo que he visto más juegos de los Cardenales y Astros en los últimos 15 años que cualquier otra persona", dijo Chris. Después de una victoria, manda un mensaje a Jeff por WhatsApp para felicitarlo. Cuando pierden los Astros, manda un mensaje de apoyo. "Es un gran padre, muy orgulloso", dijo Jeff.

Después de la temporada de béisbol, Jeff visita a su familia en México al menos dos o tres veces al año. Se sigue sintiendo chilango y disfruta de los mejores restaurantes de la capital mexicana. "Tengo muchas ganas de ir a Pujol la próxima vez que vaya a México", dijo sobre el restaurante del Chef Enrique Olvera, votado entre los 50 mejores del mundo.

Si le hacen caso a Luhnow en Grandes Ligas, sus familiares en México podrán eventualmente tener un equipo local. "Creo que hay una clase media que está creciendo en México que puede pagar para ir al estadio", dijo Jeff. "El béisbol sigue siendo el segundo deporte en el país", continuó.

Agregó que ha hablado con el Comisionado Rob Manfred sobre la iniciativa, y que éste le interesa a la larga una franquicia en México. "Sabe que soy mexicano y que me apasiona este tema", dijo Jeff.

En marzo, en el nuevo Estadio Alfredo Harp Helú, un juego entre los Diablos Rojos y un grupo de prospectos de los Padres llenó el inmueble. El mismo Harp Helú es dueño minoritario del equipo de San Diego. En Monterrey, donde jugarán los Astros de Luhnow, el Estadio de Béisbol Monterrey fue expandido para albergar juegos de Grandes Ligas. Desde 2018, ha sido sede de siete juegos de temporada regular de Grandes Ligas y dos juegos de exhibición. Todos vendieron el cien por ciento de los asientos.

El sueño de Luhnow, de tener un equipo con sede en México, no parece resolverse a corto plazo. Mientras, décadas después de que él y sus hermanos jugaban en el patio de su casa mexicana, Jeff Luhnow está contento de llevar la bandera mexicana en Estados Unidos y buscar paisanos para ser jugadores y aficionados de los Astros.

"A lo largo de mi carrera, he buscado que mi equipo sea un hogar para jugadores mexicanos", dijo Jeff. "Los Astros representan lo mejor del béisbol latinoamericano. Tenemos un cerrador mexicano, un campocorto puertorriqueño, un segunda base de Venezuela y un primera base cubano. Nuestro jugador de tercera base es estadounidense pero habla español muy bien. Somos uno de los equipos más internacionales y será muy divertido que los aficionados en Monterrey nos conozcan mejor".

^ Al Inicio ^