MLB Selecciones
Jay Jaffe | Especial para ESPN.com 23d

MLB: prospectos listos para ayudar a sus equipos a ganar ahora

Como un joven tercera base de 23 años, ligero en destrezas defensivas y que acaba de cumplir una suspensión de 80 partidos por uso de sustancias prohibidas, Michael Chavis no formaba parte preponderante de los planes de pretemporada de los Boston Red Sox. No obstante, la desesperación (además de la tendencia que se inclina por restar énfasis en la defensiva del infield en una era de promedios de ponches en perpetuo ascenso y el posicionamiento asistido por el análisis estadístico) los llevó a probar al fogoso jugador de 5 pies, 10 pulgadas de estatura y 216 libras de peso en la segunda base cuando lo ascendieron a finales de abril. Los campeones defensores de la Serie Mundial apenas tenían récord 6-13 en ese entonces y por segundo año consecutivo, contaban con un vacío del tamaño de Dustin Pedroia en la intermedia. Los peloteros de reemplazo que habían colocado en esa posición bateaban para .136/.186/.152. Boston colocó a Chavis para tratar de llenar el vacío y lo que ha hecho desde entonces es colocarse en el segundo lugar del equipo en porcentaje de slugging (.558) mientras que los Red Sox han sumado registro de 20-10.

Esa clase de impacto es algo que un contendiente sólo puede aspirar cuando asciende a un joven jugador. Hasta el mejor prospecto podría tambalear mientras tiene su primera experiencia dentro de la acción de las Grandes Ligas, o podría requerir tiempo para conseguir su nivel; el cual, en ocasiones, puede ser mucho mayor a las dos semanas que requirió Vladimir Guerrero Jr. El joven de 20 años, catalogado como prospecto No. 1 de forma unánime, ligó apenas para .146/.222/.171 sin conectar cuadrangular en sus primeros 11 partidos y después bateó para .370/.469/.852 con cuatro jonrones en sus ocho encuentros siguientes.

Los Toronto Blue Jays, equipo donde juega Guerrero, no se muestran como contendientes por un puesto en los playoffs. A continuación, les presentamos ocho novatos (algunos recién ascendidos a Las Mayores, o han visto acción limitada en Grandes Ligas, mientras otros aún no han subido al nivel máximo) que podrían jugar un rol significativo en los esfuerzos de sus equipos por clasificar a la postemporada. Hay que tomar en cuenta que no estoy cubriendo a candidatos al Novato del Año que han estado presentes desde el Día Inaugural, como son los casos de Pete Alonso de los New York Mets o Chris Paddack de los San Diego Padres (aunque Dios bendiga a sus respectivos equipos por no jugar con sus tiempos de servicio), ni tampoco prestamos atención especial a su potencial a largo plazo (para eso existen los rankings del Top 100).

2B Keston Hiura, Milwaukee Brewers

Considerado por muchos como el mejor bate universitario disponible en el draft 2017, en el cual fue elegido en el noveno puesto general, Hiura ha continuado destrozando la pelota en su breve carrera como profesional. Bateó para .333/.408/.698 con 11 cuadrangulares en 37 partidos con el San Antonio en Triple-A hasta su ascenso el pasado 14 de mayo en reemplazo de Travis Shaw, quien se desgarró su muñeca derecha. Los primeros siete partidos de Hiura han incluido cuatro ocasiones en las cuales conectó más de un imparable al igual que su primer jonrón, producto de un enfrentamiento con Mike Fotynewicz de los Atlanta Braves. Con un swing compacto y poderoso, Hiura proyecta batear para altos promedios con poder encima del promedio, aunque no representa nada especial a la defensiva. Siendo justos, tampoco es el caso de Mike Moustakas, quien jugaba a la segunda base hasta que la lesión de Shaw le permitió regresar a la antesala. Si bien Shaw se encuentra a punto de iniciar una asignación de rehabilitación, sus dificultades cion el madero (.163/.266/.281) y la necesidad de los Brewers de contar con un bate diestro productivo podrían darle cierto tiempo a Hiura para así tener una oportunidad más amplia.

1B Nate Lowe, Tampa Bay Rays

Sin confundir con el prospecto del jardín central Josh Lowe (quien es su hermano menor) o el segunda base Brandon Lowe (quien no tiene parentesco y cuya pronunciación inglesa del apellido rima con “now”), este Lowe debutó a finales de abril pasado, aunque se vio limitado a jugar en ocho partidos antes de regresar al Durham Triple-A, cuando Austin Meadows terminó su paso por la lista de incapacitados. El zurdo de 6 pies, 4 pulgadas de estatura y 245 libras de peso cuenta con poder en categoría plus, una percepción avanzada de la zona de strike y es un defensor decente; siendo percibido como quien eventualmente se convertirá el inicialista diario de los Rays; a pesar de que cuenta con apenas siete jonrones en 238 apariciones al plato en dos temporadas con el Durham. Por ello, necesita demostrar mayor poder antes de un ascenso definitivo a Grandes Ligas. Mientras tanto, los Rays ya cuentan con un primera base con madero zurdo, el surcoreano Ji-Man Choi; sin embargo, está bateando actualmente para .264/.336/.403 con tres jonrones y wR+ de 106 y no tiene la misma calidad a la defensiva que Lowe.

PZ Jesús Luzardo, Oakland Athletics

Aquí estamos arrojando una flecha a la diana, ya que Luzardo, con 21 años, está trabajando para regresar a la lomita después de sufrir un desgarre en su manguito rotatorio a finales de marzo pasado, cuando se mantenía en la carrera por un puesto en el equipo grande de los Athletics en el entrenamiento primaveral. Luzardo ha comenzado a pitchear contra bateadores nuevamente y si todo progresa bien sin experimentar retrocesos, podría debutar antes del receso del Juego de Estrellas. Ostenta una recta que oscila entre 92-95 millas por hora y que puede rozar las 98, su cambio de velocidad es considerada por algunos como un pitcheo a nivel plus y cuenta con una curva plus también. Todos sus envíos son hechos con un dominio excepcional.

Asimismo, Oakland cuenta con otro abridor de alto impacto que podría aportar al equipo durante la segunda mitad, como lo es A.J. Puk, zurdo de 6 pies, 7 pulgadas de estatura quien actualmente se recupera de una cirugía Tommy John practicada en abril de 2018 y se encuentra en su etapa de lanzar partidos simulados, con la posibilidad de una asignación en Ligas Menores para el mes próximo.

LF/3B Austin Riley, Atlanta Braves

Si bien juega regularmente como antesalista, Riley, de 22 años, ha jugado en mayor medida en el jardín izquierdo desde su debut el pasado 15 de mayo, con Ronald Acuna Jr. pasando a la pradera central en sustitución del lesionado Ender Inciarte. Riley causó grata impresión de manera inmediata en su debut, soltando cuadrangular contra el lanzador Michael Wacha de los Cardinals en su segunda aparición al plato. Riley ha sumado tres jonrones adicionales y su encendido bate liga para .367/.406/.800 en sus primeros ocho compromisos. La tarjeta de presentación de Riley es su poder a nivel plus-plus; se poncha lo suficiente para convertirlo en motivo de preocupación; sin embargo, había disminuido su promedio de ponches en Triple-A de un 29.3 por ciento el año pasado al 19.1 por ciento antes de su ascenso. Sólo contaba con cuatro partidos de experiencia profesional en el outfield antes de llegar al equipo grande y a largo plazo debería regresar a defender la tercera base, posición en la cual ha trabajado fuertemente para convertirse en defensor a nivel entre promedio y plus. Considerando que las molestias en la espalda de Inciarte no le han permitido regresar a la actividad en el béisbol, Riley debería permanecer en las Mayores por un buen tiempo y adicionalmente, podría aportar un seguro en caso de que Josh Donaldson siga fiel a su historial de tendencia a sufrir lesiones.

2B Brendan Rodgers, Colorado Rockies

Tomando en cuenta sus apariciones consecutivas en el comodín de la Liga Nacional, le doy el beneficio de la duda a los Rockies (22-25), considerándolos como contendores. Una razón (más no la única) por la cual Colorado ha confrontado dificultades recientes es el juego de sus camareros, cuya línea ofensiva combinada apenas suma para .203/.263/.285 y wRC+ de 33 con WAR de menos-0.9. Por esa razón, los Rockies acaban de ascender a Rodgers, tercer seleccionado general del draft 2015 y campocorto por oficio; aunque Trevor Story bloquea sus probabilidades en dicha posición. Por ende, probablemente sea mejor opción a largo plazo cubrir la intermedia. Rodgers debería ser capaz de batear para promedio y poder, a pesar de contar con una mentalidad agresiva al plato que podría limitar su promedio de boletos.

CF Nick Senzel, Cincinnati Reds

A primera vista, parece ser un exceso de optimismo denominar a los Reds contendientes; no obstante, antes de la jornada del jueves, Cincinnati ostentaba el cuarto mejor diferencial de carreras de la Liga Nacional y una expectativa pitagórica de récord 27-22. Por ello la inclusión de Senzel, considerado de forma unánime como prospecto Top 10, quien ha bateado para .240/.321/.427 desde su debut el pasado 3 de mayo. Senzel, elegido en el segundo puesto del draft 2016 proveniente de la Universidad de Tennessee jugó a la tercera base en sus primeras dos campañas como profesional. No obstante, pasó a la intermedia después que Eugenio Suarez se estableciera en la esquina caliente para después pasar al center field (después de haber quedado limitado a jugar 44 partidos en 2018 por diversas lesiones) una vez que Scooter Gennett se apoderara con su madero del segundo cojín en los planes a largo plazo de los Reds. Si bien sigue siendo una obra en progreso en el jardín central, su ofensiva bastará para que juegue en cualquier posición. Tal como lo escribiera Keith Law en enero pasado: “Es más probable que batee para .320 con un montón de dobletes, que termine convirtiéndose en un toletero de 35 jonrones”.

OF Kyle Tucker, Houston Astros

Ubicado entre los puestos 8 y 17 en los diversos rankings importantes de prospectos y percibido como eventual bate a ubicarse en mitad del orden ofensivo, Tucker, de 22 años, ya ha participado en cierta acción de Grandes Ligas; bateando para una mediocre línea ofensiva de .141/.236/.203 en 72 apariciones al plato el año pasado. Sin embargo, ningún experto dentro del béisbol considera que esa cifra sea representativa de su talento, particularmente cuando sus números dentro del sistema Statcast sugieren que regularmente fue robado de buenos batazos. Es un toletero que puede conducir la pelota a todos los rincones del terreno que está conociendo su poder a nivel plus en los partidos, tal como lo sugiere su cifra de 36 cuadrangulares en 141 encuentros en Triple-A (2018-19). Capaz de jugar en los jardines izquierdo y derecho al igual que en la pradera central, Tucker le aportará a los Astros un bate extra que les ayude a compensar la discreta producción en las posiciones de bateador designado y primera base, posición en la cual trabajaron durante esta primavera el jardinero izquierdo Michael Brantley y el right fielder Josh Reddick para sumar a sus repertorios.

El diestro de 21 años Forrest Whitley, principal prospecto de los Astros, también podría causar impacto esta temporada. No obstante, actualmente ostenta efectividad de 10.48 carreras limpias, tolerando 2.8 jonrones por cada nueve innings en Triple-A; por ello deberá corregir ciertos aspectos de su pitcheo antes de convertirse en legítima opción para subir a las Mayores.

2B Luis UrÍas, San Diego Padres

Al igual que Tucker, Urias, de 21 años (ubicado en el puesto 56 del Top 100 de ESPN y el 24 para FanGraphs) ha confrontado fuertes dificultades en su limitada exposición en Grandes Ligas (.167/.256/.278 producto de 82 oportunidades al plato esparcidas entre finales de septiembre y abril pasado), al punto de ser descendido de vuelta a El Paso en Triple-A. No obstante, con Ian Kinsler a sus 36 años patrullando la intermedia en San Diego y mostrándose como un pelotero en el ocaso de su carrera, mientras que Urias se mantiene encendido en la Liga de la Costa del Pacífico (.350/.441/.764 con 12 cuadrangulares en 30 partidos), esta situación podría cambiar pronto. Urias, con 5 pies, 9 pulgadas de estatura y 185 libras de peso, quizás no mantenga esa clase de poder en Grandes Ligas; siendo más un pelotero al estilo de Cesar Hernandez, quien puede batear para promedio con cierto poder ocasional por el hueco mientras juega de forma eficiente en la segunda base.

Jugadores mencionados en orden alfabético.

^ Al Inicio ^