MLB Selecciones
David Schoenfield | Escritor senior de ESPN 124d

Ketel Marte y otros peloteros que han sorprendido con su poder

Estamos a 18 de junio y Ketel Marte tiene 20 jonrones.

No sé si esa es la estadística más alocada en una temporada llena de locuras; aunque ciertamente se trata de una de esas cifras que salta a la vista, como si fuera una pintura de Jackson Pollock. Marte mantiene ritmo para terminar la temporada con 44 jonrones, después de haber iniciado el año con 22 cuadrangulares de por vida en 1,399 turnos al bate. Hablamos de un jonrón por cada 63.6 turnos al bate. En 2019, conecta cuadrangular cada 14.5 turnos. Ese es el promedio de por vida de Sammy Sosa y es mejor que los promedios de Manny Ramírez, Mickey Mantle y Ken Griffey Jr.

Marte ascendió a Las Mayores en 2015 como un campocorto conocido primero por su velocidad a quien los Seattle Mariners percibían como su primer bate del futuro. En sus dos campañas con Seattle, conectó tres jonrones en un total de 656 oportunidades, aproximadamente en una temporada competa de tiempo de juego y cuando su disciplina al plato deterioró en su segunda temporada y confrontó dificultades a la defensiva, los Mariners lo incluyeron como su segunda pieza junto a Taijuan Walker en el canje que llevó a Jean Segura y a Mitch Haniger a Seattle.

Ese fue el primer cambio importante hecho por Mike Hazen como gerente general en Arizona y si bien Walker aportó a que los Arizona Diamondbacks clasificaran al comodín en 2017 antes de sufrir una lesión de codo en la pasada temporada, la insurgencia de Marte hace que el negocio se vea mucho mejor para Hazen de lo que parecía en las dos temporadas anteriores.

El bateador ambidiestro de 25 años ha trabajado en su físico antes delgado para agregar masa muscular y fuerza. Mostró signos de poder potencial con 14 jonrones en 2018; sin embargo, nadie podía haber vaticinado esta clase de explosión ofensiva.

“Los resultados están igualando su potencial”, comentó el manager de los Diamondbacks, Torey Lovullo, al diario Arizona Republic. “Dinámico, emocionante. Esas son las palabras que puedo usar. Él es un pelotero maduro hoy en día, comparado a cuando lo conocí… Ha madurado en una forma en la cual siente que es uno de los principales jugadores y eso es evidente con solo verle. A pesar de ello, se mantiene humilde y jamás expresaría semejante cosa”.

Gracias a su trabajo con el nuevo coach de bateo Darnell Coles, Marte ha aprovechado su fuerza cambiando (es cierto) su ángulo de lanzamiento. Su ángulo promedio ha pasado de 5.7 grados a 11.2, lo cual implica más elevados y una mayor producción de jonrones.

El poder de Marte proviene de una sólida base de bateo para contacto. En la pasada temporada, Marte se ubicó en el puesto 19 entre los peloteros calificados con menor promedio de ponches. Sus promedios de ponches y boletos fueron prácticamente idénticos a los de Anthony Rendon. Marte ha sido más agresivo este año y si bien eso le ha llevado a una menor cifra de ponches y perseguir un poco más fuera de la zona, ha rendido dividendos en el departamento de bateo para poder.

Marte apenas conectó seis cuadrangulares durante la gira de 10 partidos de los Diamondbacks, soltando seis jonrones en los ocho partidos finales (y ponchándose en apenas dos ocasiones de un total de 38 apariciones al plato). Hablamos de un pelotero inspirado. A principios de junio, soltó este jonrón de 482 pies de distancia.

Ese jonrón también produjo muchos chistes al estilo de “el béisbol está más ciclado que el concurso Mr. Olympia de 1975”. De hecho, estamos viendo un ritmo para totalizar 1,150 jonrones el mes de junio, la mayor cifra en un mes calendario, superando los récords previos de 1,144 de abril de 2019 y 1,135 de mayo de 2019.

Eso significa que Marte no es el único pelotero con desempeño sorpresivo en el liderato de jonrones. En honor al explosivo arranque de temporada de Marte, elegimos el equipo de Estrellas Ketel Marte 2019, concentrándonos en los bateadores para poder sorpresivos que jamás han logrado ser invitados a un Juego de Estrellas.

C – Mitch Garver, Minnesota Twins (11 jonrones)

¿Sólo 11 jonrones? Pues bien, la producción de Garver se ha originado en apenas 116 turnos al plato, considerando que ha compartido tiempo detrás del plato con Jason Castro y Willians Astudillo, además de pasar un tiempo en la lista de lesionados. Batea para .310/.394/.664 después de ligar para .268 con siete jonrones en 302 apariciones al plato en 2018.

1B – Josh Bell, Pittsburgh Pirates (19 jonrones)

Bell surgió como un prospecto unánimemente considerado entre los 40 mejores y disparó 26 jonrones en su campaña de novato en 2017. Sumó apenas 12 cuadrangulares en 2018 y parecía que todos se olvidaron de él. Es líder de la Liga Nacional en bases totales, dobles e impulsadas, bateando para .321/.388/.653. Su clave más importante: ha sido más agresivo en los conteos apropiados. Hace swing en un 7 por ciento de mayor frecuencia, un 11 por ciento más contra pitcheos dentro de la zona y un 11 por ciento más contra los primeros lanzamientos.

2B – Brandon Lowe, Tampa Bay Rays (15 jonrones)

Lowe (rima con “au”, onomatopeya del dolor que está infringiendo a las pelotas) bateó 28 jonrones el año pasado entre Doble-A, Triple-A y Grandes Ligas, por eso, es probable que su actual producción no sea del todo una sorpresa. Aún así, no se le garantizaba un puesto regular después de los entrenamientos primaverales; no obstante, la lesión sufrida por Joey Wendle le dio cierto tiempo de juego. Lowe no es un pelotero muy grande (con 5 pies, 10 pulgadas de estatura y 185 libras, lo cual parece ser una cifra generosa); sin embargo, logra conectar muy bien la pelota con un fuerte movimiento de caderas. Esa mentalidad se traduce en muchos ponches (33.5 de promedio de ponches); sin embargo, logra batear para .289 gracias a un BABIP de .393.

SS – Dansby Swanson, Atlanta Braves (13 jonrones)

Swanson está a un jonrón de igualar su total de 2018. Sus estadísticas del sistema Statcast se salen de lote: velocidad de salida (de 86.8 millas por hora a 90.5), ángulo de lanzamiento (de 12.9 grados a 13.9) y promedio de fuerza a la hora de batear (de un 34.0 por ciento al 42.7). Esto podría tratarse, simplemente, de un caso de un pelotero joven que ha sumado fuerza y madurado (persigue menos pitcheos fuera de la zona). O podría ser la pelota. O ambas cosas.

3B – Tommy La Stella, Los Anteles Angels (15 jonrones)

En su temporada de novato, La Stella bateó un jonrón en 319 turnos al bate. Ese fue su juego y desde entonces, se ha convertido en un sólido suplente y bateador emergente, con 10 jonrones en 828 turnos al bate de por vida antes de 2018. Ahora, obviamente, suma 15 cuadrangulares. La velocidad de salida promedio de La Stella, de hecho, se encuentra acorde con su promedio de por vida y su promedio de roletazos no ha cambiado. Ha conectado unos jonrones más y no se poncha tanto; sin embargo, parece ser un buen ejemplo de alguien que se ha beneficiado de la llamada “pelota de conejo”.

OF – Ketel Marte, Diamondbacks (20 jonrones)

Una de las cosas más molestas de la revolución de los ángulos de lanzamiento es la sugerencia implícita de que los bateadores están haciendo algo que nunca habían hecho antes; o sea, cambiar su swing para generar una mayor cantidad de elevados. Eso no tiene sentido. Un ejemplo que salta a la mente es el de Kirby Puckett. La leyenda de los Twins bateó cuatro jonrones en sus primeras dos temporadas antes de hacer explosión con 31 en 1986. ¿Qué creen que hizo para lograrlo? ¿Hay más peloteros haciéndolo hoy en día? Sí, claro. En parte, porque la pelota viva recompensa esa forma de trabajar en el plato. Aunque también es cierto que los peloteros son más grandes y fuertes. Si Marte hubiese jugado en la década de los 89, probablemente seguiría siendo un campocorto delgado que conectaba líneas ocasionalmente e intentaba batear para .275. Ahora, es un fornido bateador de poder.

OF – Hunter Renfroe, San Diego Padres (23 jonrones)

Renfroe bateó 26 jonrones en las dos temporadas anteriores y fue elegido en la primera ronda del draft; por eso, su poder en bruto nunca ha sido puesto en tela de juicio. Pero, ¿están bromeando? ¡Tiene ritmo para sumar 52 jonrones en apenas 466 turnos al bate! ¡Su porcentaje de slugging es de .647! Es líder de las Mayores en turnos al bate por cada cuadrangular (9.00), superando a Christian Yelich y Gary Sanchez. Sigue siendo el mismo bateador de siempre (OBP bajo, alto promedio de ponches); sin embargo, después de un partido en el cual ligó tres jonrones y otro con dos cuadrangulares en Colorado el pasado fin de semana, ahora se encuentra empatado con Cody Bellinger y Peter Alonso, solo superado por Yelich en jonrones.

OF – Jorge Soler, Kansas City Royals (19 jonrones)

Soler, quien fuera considerado prospecto de alto nivel oriundo de Cuba, nunca ha bateado lo suficiente o permanecido sano por suficiente tiempo para sumar 400 turnos en una temporada. Conectó 11 jonrones en las dos temporadas previas; no obstante, ha permanecido en el lineup y podría retar el récord de la franquicia de 38 jonrones, propiedad de Mike Moustakas.

BD – Dan Vogelbach, Mariners (17 jonrones)

Sin otras opciones a mano, los Mariners tenían que mantener a Vogelbach en su roster; no obstante, apenas fue titular en uno de los siete primeros cotejos del equipo. Después, soltó jonrones en cuatro encuentros consecutivos y ahora podría terminar como el representante de la franquicia de Seattle en el Juego de Estrellas. El tope de por vida de Vogelbach en Ligas Menores es de 23 jonrones; por ello, a pesar de su contextura física que recuerda al fallecido comediante Chris Farley, Vogelbach ha sido un bateador de contacto, más que un hombre con poder puro. Ahora, ostenta ambos elementos. Qué divertido sería verlo en el Derby de Cuadrangulares.

UT – Derek Dietrich, Cincinnati Reds (17 jonrones)

No ha ligado cuadrangular desde el 28 de mayo (cuando soltó tres en un mismo partido), descansa cuando su equipo se enfrenta a pitchers zurdos… y sin embargo, mantiene ritmo para totalizar 39 jonrones. Ted Williams sumó 39 cuadrangulares una vez en su carrera. (Enfatizo que no estoy comparando a Derek Dietrich con Ted Williams).

^ Al Inicio ^