<
>

Carlos Santana, Jorge Polanco y Ketel Marte cumplen meta de estar en ASG

play
Así lucieron los peloteros en la alfombra roja de la MLB (1:05)

El Juego de Estrellas 2019 tuvo su entrada de gala y peloteros como Aroldis Chapman, Mookie Betts y Pete Alonso mostraron que no solo les apasiona la pelota. (1:05)

CLEVELAND -- A Carlos Santana le tomó una década, una salida forzada y un regreso inesperado, mientras que Ketel Marte necesitó dos cambios de posición y una mudanza de ciudad y Jorge Polanco tuvo que reponerse mentalmente de una suspensión.

Tardaron, pero finalmente alcanzaron una de las metas que se propusieron desde que firmaron para el beisbol profesional a los 16 años de edad en República Dominicana: el Juego de Estrellas de Grandes Ligas.

Del grupo de jugadores seleccionados para abrir en el clásico de mitad de temporada de este año, que incluye cuatro debutantes, nadie tenía menos probabilidad de hacer el viaje a Cleveland cuando arrancó la campaña que Santana, Marte y Polanco. El otro abridor debutante en las formaciones de Liga Americana y Liga Nacional es el jardinero venezolano Ronald Acuña Jr., de los Atlanta Braves, unas de las jóvenes estrellas más espectaculares de la actualidad.

Santana, de 33 años de edad y 10 temporadas de experiencia en las Mayores, alineó como primera base y cuarto bat, y Polanco, de 26 años y seis campañas, como torpedero y noveno en el orden del joven circuito, en tanto que Marte, de 25 años y cinco temporadas, fue el intermedialista y octavo bateador en el lineup de la Nacional.

“El tiempo de Dios es perfecto”, dijo Santana, quien regresó a Cleveland, el único club para el que había jugado en ligas mayores hasta que firmó como agente libre por tres años y $60 millones con los Philadelphia Phillies antes de la temporada pasada.

“Cuando me marché de Cleveland, me dolió en el alma, pero así es el negocio. Nunca imaginé que estaría de regreso un año después y justo a tiempo para ser parte de todo lo que significa el Juego de Estrellas de Grandes Ligas”, señaló Santana, quien se ganó su convocatoria con .297 de promedio al bat con 19 jonrones, 17 dobles, 60 carreras anotadas y un porcentaje de embase de .418 en la mejor primera mitad de temporada de su carrera.

“Es muy especial para mi estar en el Juego de Estrellas, abrir, batear cuarto. Es una bendición para mí. Cleveland ha sido mi casa desde que llegué a Grandes Ligas y representar el equipo y la ciudad en el Juego de Estrellas es algo muy bonito, una tremenda experiencia”, destacó Santana.

El ambidextro toletero, además, representó a Cleveland en el emocionante Derby de Jonrones del lunes, en el que fue eliminado por el novato Pete Alonso, de los New York Mets y eventual ganador del evento.

Polanco, de los Minnesota Twins, bateó para .312 con 111 hits, incluidos 23 dobles, 13 jonrones y cinco triples y con 57 carreras anotadas para liderar al equipo más ofensivo de todo el beisbol en los primeros tres meses de la serie regular.

Minnesota, que llegó a la pausa del Juego de Estrellas con ventaja de 5.5 juegos sobre Cleveland en el primer lugar de la División Central de la Americana, encabeza las Mayores en jonrones (166) y está empatado en el tope de la lista con los Boston Red Sox en bateo (.272) y carreras (509).

“Cuando los aficionados te eligen para estar aquí, tiene un significado más importante”, señaló Polanco, quien bateó para el ciclo contra los Phillies el 5 de abril y tuvo dos juegos de cinco imparables en la primera mitad.

El año pasado, Polanco se perdió media temporada por una suspensión de 80 partidos por violar el programa antidopaje de las Grandes Ligas. Lejos de bajar la cabeza, el caribeño bateó para .288 con 27 extrabase y siete robos en 77 juegos en la segunda mitad de 2018 y durante los entrenamientos primaverales, acordó un contrato de cinco años y $26 millones con Minnesota.

“Una de las cosas que más me hacen sentir orgulloso es poder compensar a los Twins por el gran apoyo y confianza que pusieron en mi después de la suspensión. Estoy feliz por ambos”, dijo Polanco.

Marte, torpedero desde que fue firmado por Seattle Mariners en 2010, llegó a los entrenamientos primaverales con la novedad de que los Arizona Diamondbacks querían verle jugar en el jardín central. El año previo, los Diamondbacks movieron a Marte del campo corto a la segunda base.

“Lo único que me importa es tener un turno en la alineación. Puedo jugar en cualquier lado”, dijo Marte, quien esta temporada suma 356 innings en el jardín central, 346.2 en segunda base y 49.1 en el campo corto. Lo que ha sido consistente es su bat, sin importar la posición defensiva, y fue la mayor razón que tomaron en cuenta los aficionados que le eligieron para ser titular en el Juego de Estrellas.

“Estoy viviendo un sueño desde que gané la elección para ser titular. Esto es lo que uno sueña desde que firma para jugar pelota. Todavía no me lo creo”, dijo Marte, quien bateó para .311 con 20 cuadrangulares, 20 dobles, 58 anotadas y 53 impulsadas en 87 juegos en la primera parte de la temporada.

Marte sumó 22 cuadrangulares y 72 dobles en los primeros cinco años de su carrera, pegó jonrones a ambos lados del plato en tres ocasiones y se convirtió en el cuarto miembro de Arizona con 20 jonrones y 20 dobles antes del Juego de Estrellas.

“Quizá mucha gente esté sorprendida, pero que busquen mis números en ligas menores, todo el tiempo había hecho lo que estoy haciendo ahora”, aseguró Marte. “Todos los años no van a ser iguales, así que me enfoqué siempre en hacer lo mío, lo que tenía que hacer. Quizá alguien se sorprenda y voy a seguir callando bocas, como estoy haciendo”.

“Estoy feliz por todos los muchachos, por Polanco, Marte y también por Gary Sanchez, el primer cátcher dominicano que comienza jugando en un Juego de Estrellas. Todos se ganaron estar aquí”, sentenció Santana.