<
>

Batalla encarnizada por el Cy Young en ambas ligas

play
MLB entrega los premios Cy Young de la temporada (1:44)

Este jueves se conocerán los nombres de los ganadores y Enrique Rojas nos adelanta sus favoritos, tanto en la Liga Americana como en la Liga Nacional. (1:44)

Gerrit Cole y Justin Verlander fueron tan dominantes en el 2019 que lo más justo sería declarar un empate en la batalla por el Cy Young de la Liga Americana, algo que solamente ha ocurrido una vez, aunque nunca entre dos compañeros de equipo, en la historia del importante premio que entrega la Asociación de Escritores de Béisbol de América (BBWAA).

La BBWAA revelará el martes el reconocimiento al mejor lanzador en cada liga mayor, en el penúltimo día de la mini temporada de anuncios del gremio de escritores de pelota de Estados Unidos.

Los finalistas en la Liga Americana son Cole y Verlander, de los Houston Astros, y Charlie Morton, de los Tampa Bay Rays. En la Liga Nacional compiten Jacob deGrom, de los New York Mets; el coreano Hyun-Jin Ryu, de los Los Angeles Dodgers, y el caballo de los campeones Washington Nationals, Max Scherzer.

Cole (20-5, 2.50 EFE, 326 ponches, 212.1 IL) y Verlander (21-6, 2.58, 300 K en 223.0 IL) podrían convertirse en la cuarta pareja de compañeros (y quinta ocurrencia) que termina 1-2 en la carrera por el Cy Young. Las cuatro batallas fratricidas anteriores tuvieron como escenario la Liga Nacional, por lo que el par de Houston intenta hacer historia en el joven circuito.

Randy Johnson y Curt Schilling, de los Arizona Diamondbacks, fueron primero y segundo en años consecutivos (2001 y 2002), algo que había ocurrido en 1974 con Mike Marshall y Andy Messersmith y en 1956 con Don Newcombe y Sal Maglie, de los Dodgers.

La única vez que hubo un empate en la votación del Cy Young fue en 1969 en la Liga Americana, cuando compartieron el trofeo el cubano Mike Cuellar, de los Baltimore Orioles, y Denny McLain, de los Detroit Tigers. Hasta ese año, los miembros del jurado solamente emitian un voto de primer lugar, lo que aumentaba las probabilidades de que se produjera un empate en una carrera bien cerrada.

Pero en 1970 se creó un sistema de puntos por calidad del voto (más puntos si el voto es de primero, segundo o tercero) y en el 2010 se amplió la boleta a cinco espacios, lo que hace menos probable que se produzcan empates.

Para desigualar a Cole y Verlander hay que ir a otras estadísticas, que entonces dan la ventaja al primero. Además de ser apenas el segundo lanzador de la historia con 20 o más triunfos, 325 o más ponches y efectividad de 2.50 o menor, Cole lideró la liga en ponches por nueve entradas (13.8) y WAR (7.4) y solamente permitió 29 jonrones. Verlander tuvo 12.1 K/9 IP, 6.4 WAR y permitió 36 jonrones.

Morton (16-6, 3.05, 240 K, 194.2 IL) es simplemente un testigo de lujo en esa feroz contienda entre hermanos.

En la Liga Nacional, deGrom (11-8, 2.43, 255 K, 204.0 IP) busca su segundo Cy Young consecutivo, algo que han hecho otros seis pitchers en el circuito. El derecho de los Mets lideró a los lanzadores de la Liga Nacional en WAR (7.0) y en la segunda mitad de la campaña tuvo efectividad de 1.44 y ponchó a 117 bateadores.

Ryu (14-5, 2.32, 163 K, 182.0 IP) fue el amo en la primera mitad (10-2, 1.73), pero su desempeño después del Juego de Estrellas (4-3, 3.18) ponen en suspenso su plan de ser el noveno Dodger con un Cy Young.

Scherzer (11-7, 2.92, 243 K, 172.1 IP) busca su cuarto premio, pero tiene en contra el bajo total de entradas lanzadas. El único lanzador abridor que ganó el premio con menos innings fue David Cone, quien laboró 171.2 entradas en 1994, cuando la temporada fue recortada por una huelga.